BUSCADORAS DESAPARECIDOS_006_MONICA GONZALEZ
Fotografía de Mónica González.
VICE NOTICIAS

¿Dónde están los miles de desaparecidos que hacen falta en México?

A pesar de lo grave de la situación, los gobiernos de Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Querétaro y Yucatán se negaron a dar información de sus fosas clandestinas.
14.11.18

Artículo publicado por VICE México.

"¿Dónde están?" Es la pregunta que no deja dormir a miles de familias en México, la que mantiene buscando huellas y contrastando pruebas con peritos, activistas y expertos en ir tras los rastros de los que un día simplemente ya no están; la que motivó a un grupo independiente de periodistas a realizar una investigación para entender y develar las lógicas de la maquinaria impune de la desaparición de personas en el país.

La respuesta completa no la tiene nadie, sólo hay fragmentos de ella por todo el país: debajo de la tierra; olvidada en lotes baldíos, o minas, o tambos de metal; en las listas de nuevos miembros del crimen organizado, que viven esclavizados; en fosas comunes; en expedientes abiertos; en cifras maquilladas.

1542137928890-F-Tamaulipas_MONICA-GONZALEZ

Fotografía de Mónica González.

Alguien tenía que unir las piezas. Al gobierno le tocaba por obligación, y se quedó corto en muchos sentidos. Las madres de miles de desaparecidos han hecho lo suyo por cuenta propia, pero ni el dolor, ni los recursos con los que cuentan, les han permitido darse abasto.


Relacionado: Estas mujeres centroamericanas encuentran migrantes desaparecidos en México.


El equipo detrás de A dónde van los desaparecidos se ha unido a la consigna y este lunes lanzó una primera entrega —de siete que tienen planeado publicar— con la información que al respecto acopiaron durante un año y medio, y que abarca todo lo ocurrido entre 2006 y 2026. Tras los pasos de estas personas, encontraron muchas cosas.

Catálogos de ausencias

Los resultados de esta iniciativa coordinada por las periodistas Alejandra Guillén, Mago Torres y Marcela Turati, y que fue posible gracias al trabajo de cerca de una treintena de colaboradores en distintos rubros, así como el financiamiento de la asociación de investigación periodística Quinto Elemento Lab, fueron presentados en una plataforma digital del mismo nombre.

En ella se incluyen historias, un mapa interactivo de fosas clandestinas, un diario de campo y un blog en el que se habla de la problemática desde una perspectiva científica.

1542137823835-adondevan-captura03

Fotografía de adondevanlosdesaparecidos.org

Y también se deja constancia de cifras sin precedentes. Por ejemplo: durante el mandato del expresidente Felipe Calderón y los primeros cuatro años del de Enrique Peña Nieto se han encontrado mil 978 fosas en México —una cada dos días—, en ellas se halló un total de dos mil 884 cuerpos, de los cuáles sólo mil 381 han sido identificados.


Relacionado: 'Cartas' en Facebook para no olvidar a un hijo desaparecido.


Este registro también asienta que los estados con más puntos de entierros ilegales son Veracruz (332), Tamaulipas (280), Guerrero (216), Chihuahua (194) y Sinaloa (139). A su vez, los municipios con mayor incidencia son otra vez Veracruz (152), San Fernando (139), Acapulco (108), Ahome (85) y Ciudad Juárez (58).

De acuerdo con las coordinadoras del proyecto, entre los principales problemas con los que se encontraron en el camino están la mala disposición de los gobiernos locales para proveerlas de datos, las omisiones y errores en los que sí les proporcionaban, la falta de homologación en la forma de nombrar y sistematizar las fosas clandestinas y, en ocasiones, hasta la incapacidad de poder procesar tanta desgracia.

1542137998624-busqueda_MONICA-GONZALEZ

Después de verter todas las cifras que obtuvieron por solicitudes de información en bases de datos inteligibles, el equipo que participó en esta investigación también dejó constancia de los ocho estados que se negaron a dar información de las fosas encontradas en sus territorios: Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Querétaro y Yucatán.

Y así, las inconsistencias y secretos de Estado podrían seguirse enumerando.

"Ellos no saben lo que es perder a un hijo"

Según Lucy Díaz, directora del colectivo de búsqueda Solecito y colaboradora de A dónde van los desaparecidos, "una fosa clandestina es la negación total de que una persona estuvo en el mundo. Ya que no sólo las asesinan, sino que les quitan el nombre, las disuelven y, lo peor, las esconden."

A eso se debe que el proyecto esté tan comprometido con la contabilidad de las ausencias. Porque los investigadores entienden que los desaparecidos no son números, ni gráficas, ni tablas de excel: son personas. Porque les consta que el duelo de sus familias, de las madres que abren la tierra con sus propias manos en busca de sus hijos, se acrecienta conforme pasa el tiempo y los gobernantes.

1542138086085-fosa-carrizalillo2_Pedro-Pardo

Fotografía de Pedro Pardo.

El levantamiento de datos sigue en curso. Más que nunca. Sumado a las seis entregas periodísticas adicionales que tienen planeadas, también está en desarrollo una app para registrar las nuevas fosas que se encuentren.


Relacionado: Enganchadas por Facebook y Xbox en Ecatepec.


"Y eso es algo que vamos a exigirles hasta que se cansen de escucharlo. Tanto las administraciones pasadas, como la entrante, tienen aún muchas respuestas que darnos. Nosotros sólo queremos que se haga justicia, que cambien las cosas. Ellos no saben lo que es perder a un ser querido de esta forma", asegura Mirna Nereida Medina, lideresa del grupo Las Rastreadoras de El Fuerte, en Sinaloa, y a quien le desaparecieran y asesinaran a un hijo en 2014.

Sigue a Ollin Velasco en Twitter e Instagram.