Publicidad
Cultura

Ilustración, años 90 y obsesiones: Sussylopp tiene 'Todo lo bueno'

Hablamos con la ilustradora Susana López sobre 'Todo lo bueno', su primer libro editado por Hidroavión Ediciones.

por Guillermina Torresi
26 Abril 2017, 8:01am

Una de las ilustraciones de 'Todo lo bueno', editado por Ediciones Hidroavión

Cuando abres el libro de Susana López (también conocida como Sussylopp), en cualquiera de sus páginas, verás color, estampados, personalidad, iconos de los años noventa y una galaxia a la que, sin duda alguna, querrías transportarte. Todo lo bueno —editado por Ediciones Hidroavión— es el primer libro de esta ilustradora a la que le obsesionan muchas cosas: los Backstreets Boys, las orcas, el arte egipcio y, sobre todo, John Hanning Speke, un explorador barbudo que descubrió el nacimiento del río Nilo.

Susana prefiere dibujar antes de hablar porque la ilustración es su forma de comunicarse. Aún así, nos ha contado detalles de ella, del "amor de su vida" Speke y de todos los proyectos en los que está trabajando.

Broadly: Hola Susana. Me flipan tus dibujos y tu estilo. ¿Quién eres realmente? ¿Cómo te describirías?

Susana López: Me describo como alguien normal, que disfruta con las pequeñas cosas. Diría que ser feliz es mi objetivo. Muchas veces me pone triste esa gente que piensa que soy rebuscada en las cosas que me gustan, pero soy así. Me gustan los cómics de Crumb, contar chistes a mis amigos y lloro con Papa Piquillo de Chiquito de la Calzada. Me flipa el trap pero me muero con una canción de Morrissey, me gusta dibujar con tres lápices encima de la mesa, soñar despierta... ¡Lo dicho, soy una chica de las que te cruzas a diario!

¿Qué te llevó a dibujar? ¿Dirías que tu profesión es la de ilustradora?

Dibujo desde pequeña, siempre se me ha dado mal escribir y prefería pedir los regalos con dibujos. Para mí dibujar es algo diferente. Me refiero a que es mi modo de comunicarme, así que no creo que llegara a un punto en que pensara "tía, dibuja y trabajas de eso". De hecho, no pensaba que fuera una profesión, yo quería ser patinadora de supermercado. Luego, cuando estudié moda, me di cuenta que alguna gente quería mis dibujos, así que me abrí un blog y dibujé para mí y para el resto.

¿Qué es Todo lo bueno?

Todo lo bueno es un regalo que he querido hacerle al amor de mi vida: John Hanning Speke. La persona que, aunque no conozco, más me inspira y me hace seguir dibujando día a día. Es muy loco, pero es así.

¿Quién es Speke?

Speke era un explorador inglés al que se le daban fatal los idiomas, así que dibujaba antes de hablar y eso es muy mi rollo. Viajó por toda África hasta descubrir el lago Victoria, donde nace el río Nilo, y en ese momento sus ojos vieron algo por primera vez y eso me hace soñar a diario. Como te he dicho antes este libro es para él, así que cada vez que alguien busca quién fue me hace muy feliz.

¿Cómo surgió la idea del libro?

Hace cuatro años fui a una mesa redonda de fanzine y cómic y ahí me lo propusieron. Como pensaba que no sabía hacer historia, dibujé mi vida con altas dosis de fantasía y luego lo guardé en un cajón hasta que llegó Ediciones Hidroavión y quiso publicarlo.

Te puede interesar: La web que nos recuerda lo durísimos que fueron los años 2000

En tu libro hay muchas alusiones a elementos fundamentales de los noventa y los dos mil. ¿Por qué?

Al igual que Bárbara (la protagonista del libro), nací en el año 85 y viví los 90 muy fuerte, de lleno, y me flipan. No sé por qué motivos más pero esa época está presente en todo mi trabajo.

¿Te tatuarías un dibujo tuyo? ¿Cuál? Si ya tienes, ¿por qué?

Sí, de hecho tengo tres y son dibujos míos. Uno es Speke; otro una chica que hace referencia a unas canciones y un egipcio que me recuerda diariamente que "art is hard".

¿Estás trabajando en algún proyecto nuevo?

Sí, estoy con mil cosas que me apetece mucho que salgan a la luz. Lo primero que saldrá es una colección cápsula con Krizia Robustella para este verano, a principios de mayo la presentaremos con un montón de color y estampados míos. Estoy trabajando también en un proyecto muy diferente, es una revista basada en el scanner MS-200 que me apetece mucho que salga pronto.

Un deseo para el futuro

Ser muy feliz viendo orcas en libertad.