Identidad

'Princesa de almohada': ¿Sexualidad legítima o estereotipo dañino?

En un contexto queer, las mujeres que solo "reciben" durante el sexo a menudo son vistas como perezosas, egoístas o una "señal de alarma", pero hay mucho más detrás de estas definiciones.
15.8.20
Persona en la cama con gafas de sol
Foto: Getty

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

La hermana mayor de una amiga me destapó como bisexual en la escuela secundaria. Para mis compañeros de un pequeño pueblo del sur de Gales, fue una revelación impactante, incluso en 2008.

Tenía 13 años en ese momento y aún no había tenido sexo, pero estaba consciente y segura de mis inclinaciones sexuales, lo que probablemente fue algo bueno, porque de repente tenía que estarlo. Mis sentimientos se vieron reforzados por un cántico en los vestuarios de la clase de educación física: “Gina es bisexual, le gustan las tetas, las nalgas y los testículos”. (Con la melodía de “Bare Necessities” de The Jungle Book, en caso de que quieran insertar su propio nombre y divertirse un poco).

Publicidad

Obviamente, al igual que con todas las revelaciones que uno tiene a los 13 años, la identidad sexual que había descubierto comenzó a desarrollarse a medida que pasaron los años, empecé a tener sexo y me sumergí en la psicología de las comunidades de tumblr. Descubrí más sobre mí a medida que descubrí las etiquetas “lesbiana de lápiz labial”, “femme” y la que más ha afectado mi psique y mi vida sexual, “princesa de almohada”.

“Una princesa de almohada es alguien que exclusivamente quiere ser la parte receptora en la actividad sexual”, dice sin rodeos la doctora Ruth L. Schwartz, psicóloga, coach de relaciones lésbicas y cofundadora de Conscious Girlfriend.

Es una etiqueta polémica, cargada de estereotipos. Muchas mujeres queer consideran a una princesa de almohada como una "señal de alarma” sobre ser lesbiana. Una mujer entrevistada en un artículo de Cosmopolitan el año pasado equiparó el título con ser “bastante egoísta, un ‘no’ inmediato para mí”. Zara Barrie, escritora de Elite Daily, fue tan lejos como para imaginar que ser una princesa de almohada significa que una chica no puede “en realidad” ser lesbiana.

Este es un caso flagrante de control queer: esencialmente, el acto de decidir quién es “lo suficientemente gay” para ser incluido en la comunidad LGBTQ, y uno que mis conocidos bisexuales a menudo enfrentan.

Faye, una princesa de almohada de 20 años, a menudo se ve discriminada tanto dentro como fuera de la comunidad. “Existe un gran estigma de que las princesas de almohada son amantes egoístas, perezosas y no están dispuestas a enterarse de lo que quiere su pareja, pero no es el caso en absoluto”, dice Faye. “En cambio, se trata de comprender cómo te gusta que sean tus relaciones, comunicarte con tu pareja y viceversa”.

Publicidad

“Anteriormente, escuché que el término se usaba para mujeres heterosexuales que solo quieren tener una experiencia con una mujer pero no quieren entender lo que la otra quiere, ya sea por inseguridad o pereza, mientras que yo simplemente lo llamaría una mala experiencia”.

Si bien ninguna de las princesas de almohada con las que hablé me contó de alguna experiencia única o previa que las hubiera llevado a su preferencia sexual, la doctora Schwartz me recuerda que los deseos sexuales nunca existen en un vacío. “Nuestras preferencias sexuales se forjan a través de una mezcla muy compleja de experiencias y respuestas a esas experiencias”, cuenta. “Así que probablemente hay razones más profundas detrás de todas nuestras preferencias. Pero no es una razón para creer que existe una patología en las princesas de almohada, las stone butch (quienes son dominantes y no disfrutan de ser estimuladas directamente) o las mujeres que prefieren una reciprocidad más activa. Hay muchas formas de experimentar el placer sexual y todas son hermosas”.

La doctora Schwartz también me pide que cuestione por qué mis sentimientos negativos hacia ser una princesa de almohada solo existen en relación con mis sentimientos queer, una correlación que realmente no había considerado antes. “La pregunta sobre si hay algo 'malo' con una mujer que solo quiere recibir sexualmente, en lugar de ser activa, solo surgiría en la comunidad de mujeres lesbianas o queer”, señala. “Muchas mujeres heterosexuales son princesas de almohada sin tener que definirse como tales, y muchos hombres heterosexuales prefieren que sus parejas simplemente reciban. Como mujeres LGBTQ, deberíamos llegar a encarnar toda la diversidad de la expresión sexual humana”.

Si bien estoy de acuerdo en que la raíz de la culpa que siento como princesa de almohada puede provenir de la lesbofobia, encuentro que las reflexiones de Kasandra Brabaw en Refinery29 profundizan el tema y esencialmente señalan que los sentimientos de culpa asociados con ser una princesa de almohada provienen de la culpabilidad de ser mujer, inducida de manera patriarcal.

“A veces me siento culpable de concentrarme en mi propio placer”, escribe Brabaw. “Siento que le estoy quitando placer a mi pareja, como si complacerme a mí no la complaciera también a ella, pero va más allá. Es la idea de que ser sumisa me pone en un papel "femenino" en el sexo, lo que a su vez me debilita. Es la misma razón por la que escuchamos chistes sobre hombres gay pasivos. Es más fácil burlarse de un pasivo que de un activo, porque el pasivo está asumiendo el papel de una 'mujer' y la sociedad equipara la feminidad con la debilidad”.

Ya sea que la vergüenza radique en mi identidad como mujer, como bisexual o más probablemente en una fusión de ambos roles, sin duda se necesita valor para que una chica admita abiertamente lo que quiere. Más que eso: cómo lo quiere, cómo lo anhela, cómo lo toma pero no siente la necesidad de devolverlo.

No hay nada más aterrador para una sociedad misógina que una mujer que toma. Combinando eso con el odio hacia la sexualidad femenina abierta, el rechazo de la princesa de almohada como una expresión sexual legítima hace que la idea de ser una, en mi opinión, sea aún más ambiciosa.

@GINATONIC