Arte con dildos de Jen Stein
Todas las fotos cortesía de Jen Stein
Sexo

Esta artista convierte dildos en poderoso arte político

Jen Stein transforma dildos en diferentes objetos, desde cocteles hasta cupcakes, para luchar contra siglos de cosificación femenina en el arte.
SJ
Mumbai, IN
ÁG
traducido por Álvaro García
20.11.20

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Fue durante una sesión casual de doomscrolling en Instagram cuando me encontré por primera vez con uno de los diseños de dildos de Jen Stein. Encerrado en un frasco de vidrio, su juguete sexual cambió el vello púbico natural por uno hecho de pasto verde neón, con una puerta de piedra y las figuras de un hada y un gnomo de jardín con mascarillas puestas como una oda a la temporada de cuarentena.

Inmediatamente me intrigó el extraño descaro de su arte, lo que me impulsó a revisar su perfil @adultartsandcrafts2. Lo que encontré fue una colección que me impactó.

Desde cocteles hasta cupcakes y cactus, el perfil de Instagram de Stein es una exploración deliciosa del mundo extraño, salvaje y maravilloso del arte con dildos. Pero un vistazo rápido por esta fuente de ingenio caprichoso revela que sus juguetes sexuales no son solo formas de diversión fálica. Cada dildo va más profundo de lo que aparenta.

Tomemos, por ejemplo, su pieza “Don’t be a Pandemdick” (No seas un idiota con la pandemia), una señal de advertencia llena de banderas rojas para protegerse de la gente que no quiere usar mascarillas. 

Dildo art

La pieza 'Pandemdick' es la declaración de Stein contra la gente que no quiere usar mascarillas y los negacionistas del COVID-19.

O la pieza “Shoot cum, not guns” (Dispara semen, no armas), una postura humorística contra el alarmante número de casos de violencia armada en Estados Unidos.

El arte de Stein se destaca no solo porque son dildos exquisitamente diseñados, sino también por el significado que ella le asigna a cada diseño: un significado que explica con comentarios caprichosos, cada uno adornado con divertidos juegos de palabras.

Entonces, decidí hablar con la artista de 28 años radicada en Los Ángeles para averiguar por qué diseña penes para ganarse la vida, cómo reacciona la gente a sus diseños y cómo su arte ha afectado su vida amorosa.

(Entrevista editada por su extensión y para obtener mayor claridad)

IMG_4263.jpeg

VICE: ¡Hola Jen! Tus dildos tienen toneladas de big dick energy. ¿Cómo empezaste a diseñar juguetes sexuales?
Jennifer Stein: Trabajaba en marketing musical y viajaba mucho. Siempre tuve un lado artístico y muchas ideas en la cabeza. Entonces, un día del año pasado, en algún momento de febrero de 2019, una amiga y yo estábamos relajándonos en su casa mientras ella me hacía un tatuaje. Noté un frasco de vidrio y un dildo en la mesa de su cocina, e inmediatamente pude imaginarme poniendo el dildo en el frasco y convirtiéndolo en un hongo. ¡Y eso fue lo que hice!

Después de eso, varias ideas alocadas llegaron a mí. Comenzó como un pasatiempo divertido que hacía junto con mi trabajo. Ya tenía una cuenta de Instagram separada para algunas de mis obras de arte, así que decidí convertirla en una página dedicada a mi arte con dildos aproximadamente un mes después, y creció mucho más de lo que esperaba. Empecé con la simple intención de mantener las cosas divertidas, pero creo que siempre quise que la gente fuera más abierta sobre su sexualidad.

¿Pueden las personas usar estos dildos para masturbarse?
A nivel sanitario, nadie debería usarlos como un juguete sexual. Estoy usando alfileres y pegamento, no hay forma de que sean estériles. He trabajado con prótesis para personas trans, intentando que aún puedan usarlas porque en ese caso es algo que puede definir la identidad de alguien. Pero en general, mis dildos son solo una forma de arte. 

Entonces, ¿qué esperabas lograr a través de tu arte con dildos?
Siempre he sido abierta sobre mi sexualidad, pero hay mucho estigma contra las mujeres que intentan expresar su lado sexual. Por un lado, los cuerpos femeninos han sido cosificados en el arte durante siglos, y decir que una mujer tiene buenas tetas o un gran culo está muy normalizado. Cualquier cosa que no sea lo que quiere un hombre heterosexual no se acepta comúnmente. Pero convertir penes en piezas de arte es mi intento de equilibrar esa disparidad.

Muchas de tus piezas artísticas también generan fuertes comentarios sociopolíticos. ¿Pretendías que fuera de esa manera?
Aunque comencé a hacer estos dildos más como un pasatiempo, poco a poco me di cuenta de que era una excelente manera de empaquetar mis opiniones sociopolíticas. Solía ser muy activa en Twitter, pero cuando tuiteaba ciertas cosas, la gente encontraba formas de no estar de acuerdo conmigo o de hacer preguntas intrusivas. Pero me di cuenta de que en lugar de un tuit, si pongo lo mismo como un comentario junto a una obra de arte, se traduce en algo completamente diferente para las mismas personas.

A medida que aprendí más sobre la situación política del país, tuve más ideas sobre cómo integrarla en mi arte. Cuando Trump fue impugnado, hice un Trump Impeached Tea (té de Trump impugnado), y antes de eso hice un butt plug de Trump. Cuando Amy Coney Barrett fue nominada a la Suprema Corte, hice un consolador que decía “Justice, not just dicks” (Justicia, no solo penes).

La idea era hablar sobre temas de actualidad que nos afectan a todos, pero hacerlo de una manera atractiva para las personas. Lo más importante para mí es iniciar una conversación, y eliminar la vergüenza y el estigma que rodean estas ideas generales.

¿Cómo reacciona la gente a los diseños de tus dildos? ¿Cómo son tus clientes?
Creo que la gente disfruta y aprecia la capacidad de impacto de mi arte. En mi primera página de Instagram tenía alrededor de 7.000 seguidores, pero cada publicación generaba muchas interacciones y la gente las compartía miles de veces. Creo que eso se debe a que no todos se sienten cómodos siguiendo una página de arte de dildos, pero aún así la comparten y hablan de ella con sus amigos.

Creo que mis clientes son tanto mujeres como hombres, incluyendo hombres gay. En una ocasión se me acercó una liga deportiva y me pidió que les hiciera dildos personalizados. A muchos maestros y activistas del VIH les gusta mi trabajo y creen que es una buena manera de brindar educación sexual a las personas y defender la positividad sexual.

He tenido algunas conversaciones interesantes con mis clientes o seguidores sobre si pueden exhibir los dildos en su oficina. Exhortaría a la gente a hacerlo para recuperar su identidad sexual, pero entiendo que no todo el mundo se siente cómodo con eso. Luego tengo casos como el de esta chica, a cuyo novio le encantó el dildo, y luego preguntó si podían esconderlo cuando tuvieran invitados.

Entonces, ¿cómo afecta esto tu vida amorosa?
¿Qué vida amorosa? (se ríe).

Cuando comencé este proyecto, estaba en un punto de máxima motivación por mi carrera, enfocada únicamente en el sexo. ¡Incluso guardé el nombre de un chico en mi teléfono como Uber porque todo lo que hacía era subirme en él! Me encantan los penes, pero no necesariamente la persona que los porta. Para mí, el sexo es solo sexo. Soy lo suficientemente madura como para mantener las cosas separadas. De hecho, es probable que corra a un chico de mi casa con un dildo si comienza a sentirse demasiado cómodo después de tener sexo. Mi prioridad era mi trabajo, y aunque tuve algunas citas, sentí que las intenciones de muchas personas no eran puras.

Pero desde el COVID-19 he estado aislada, porque no voy a arriesgar mi vida por un posible mal encuentro sexual. También le insisto a quienquiera con el que salga que se haga la prueba o se ponga en cuarentena durante dos semanas, y no mucha gente está dispuesta a hacerlo. La cuarentena me ha dejado en un lugar extraño y me ha hecho querer algo real.

Creo que cualquier chico que salga conmigo tiene que aceptar mis dildos. Si alguien no puede manejar mi arte con penes, no podré tener una relación con esa persona. Pero no quiero a alguien solo para conversar nimiedades. Si voy a salir con alguien, quiero tener una intimidad real.

25AC861A-08AE-425B-8C6E-5D3D27A104DD-1.jpg

Me gusta bromear diciendo que estoy haciendo estos penes para poder manifestar uno para mí. El otro día, alguien revisó al azar mis mensajes directos y dijo que le mostró el arte a su novio y querían que yo saliera con un amigo suyo.

¿De qué manera has podido evitar la censura en Instagram?
Creo que nunca he sido alguien que haya sentido la necesidad de censurarse a sí misma, así que nunca pensé dos veces en lo que publicaba en mi Instagram. En octubre, justo antes de que pudiera empezar a publicar algunos diseños para “Cocktober” cerca de Halloween, vi que mi cuenta había sido desactivada. No recibí ninguna advertencia, así que no estoy segura de por qué mi página fue deshabilitada. Sé que un troll que apoya a Trump me denunció varias veces porque no estaba de acuerdo con mis opiniones.

Perder mi primera cuenta de Instagram fue difícil. No se trata de los seguidores o las reacciones positivas, sino perder una comunidad entera y las conversaciones que compartíamos. Estoy censurando algunas cosas y no comparto todo lo que TikTok tiene permitido subir. Ahora estoy compartiendo todo en todas las plataformas, así que espero no volver a tener este problema nunca más.

¿Qué hay en el horizonte?
Después de vivir en cuarentena durante la pandemia, no estaba tan motivada creativamente como de costumbre. Quería tomarme este tiempo para educarme y apoyar a los necesitados. De hecho, abrí una cuenta de OnlyFans en la que intercambiaba firmas de peticiones por fotos donde salgo desnuda, y también donaba dinero de mis suscripciones a la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, donde trabajaba como voluntaria. También estoy intentando investigar qué podemos hacer por la libertad en internet.

Respecto a mi arte con dildos, quiero comenzar a encontrar opciones más sustentables, porque no es amigable con el medio ambiente utilizar materiales como silicona o plástico. Tengo muchas ideas, tal vez empiece a hacer carteras con penes.

También estoy trabajando en una colaboración y un sorteo llamado “12 Days of Dickmas” con esta página llamada @dildonightmares en Instagram, así que vienen muchas cosas emocionantes.

Sigue a Shamani en Instagram.