Para tener sexo ya pedimos certificado de vacunación
Ilustración de @fridishart
Sexo

Para tener sexo pedimos el certificado de vacunación

El confinamiento modificó muchas conductas e incluso el sexo.
11.8.21

¿Han disminuido las relaciones sexuales por el coronavirus? ¿Somos más reacios a conocer gente para tener sexo? ¿Se está allanando la curva del placer sexual después del confinamiento? Ante el miedo al contagio, todas estas cuestiones están siendo planteadas por expertos en salud para poder comprender cómo la gente está reaccionando frente a la oportunidad de tener sexo y un posible contacto con las personas.

Publicidad

“Hace año y medio que no tengo sexo con nadie”, me cuenta Alberto (nombre ficticio porque no quiere que nadie lo sepa) de 30 años de Sevilla. Él volvió a las discotecas y bares para conocer gente, pero “no me veo preparado para dar un beso a alguien o tener sexo. Mi padre murió por coronavirus y creo que me marcó mucho. No quiero que mi madre sufra más”.

Guía de juguetes sexuales para personas con pene

Jen Gunter, ginecóloga en San Francisco publicó el 1 de abril del año pasado un informe preliminar sobre la salud en tiempo de Covid-19. La doctora afirmaba en este análisis, “la ansiedad o depresión serán dos factores que tendrán un efecto muy negativo en el deseo sexual. Muchas personas se verán con deudas económicas y sin empleo y su mayor preocupación no será tener sexo”.

A día de hoy, Tenga, firma de productos sexuales, publicó 'Barómetro del Autoplacer 2021', donde se analizó a mil hombres y mujeres de diferentes países -uno de ellos España-, el nivel de placer sexual. El 73% afirmó que aprovechó cuarentenas o momentos de aislamiento para comprar nuevos juguetes sexuales y el 40% se masturba con mayor frecuencia después del confinamiento. 

Lelo tiene una gran variedad de opciones para disfrutar de la masturbación, y por ese motivo pregunté a Adriana Di Ippolito, Marketing & Communications Manager para España y Portugal de LELO, cómo había notado la firma el aumento de las ventas y me respondió que “ha habido un incremento de un 40% en la pandemia, probablemente porque la gente al haber pasado más tiempo en casa ha tenido la oportunidad de experimentar”.

Publicidad

En España, el mercado de la juguetería erótica se revolucionó en el 2019 con el boom del succionador de clítoris “nuestro SONA 2 Cruise llegó a tener un crecimiento del 300%, siendo nuestro best seller hasta la fecha. El empoderamiento y la visibilización del placer femenino se han convertido en el tema central de la sociedad, y por lo tanto estos factores han provocado el crecimiento en este sector”, describe Adriana. LELO lanzó un producto destinado hacia la masturbación masculina con el nuevo F1S V2.

Con respecto a las pocas posibilidades de conocer menos gente en sitios habituales (como eran antes): discotecas, viajes, bares, restaurantes… Las personas están recurriendo a la masturbación, y tal y como me señala Andrea M, Psicóloga y sexóloga y voluntaria en COGAM (Colectivo LGBTI de Madrid) “es difícil llegar a una conclusión de por qué se están vendiendo más juguetes ahora que no estamos en confinamiento, pero quiero pensar que para muchas personas este cambio les está ayudando a descubrir nuevos gustos y prácticas”, e indica que está mejorando y “enriqueciendo la sexualidad. Antes se tenía pensando que el sexo estaba ligado a interactuar con más personas cuando, en realidad, va más allá”.

Para saber cómo están actuando las personas para tener sexo con desconocidos, Marta me contó que pide test negativos a todas sus citas. “Siempre que quedo con un chico, le pido que se haga un test o PCR. Soy dependienta en una tienda y estoy en contacto con mucha gente”, explica, y aunque ella me confirma que también se los hace por responsabilidad individual “estoy un poco cansada de esta situación. Rompí con mi pareja durante el confinamiento y quiero conocer gente nueva sin miedo”.

Publicidad

Second Love, red social Latinoamericana para ligar con desconocidos realizó una encuesta. La encuesta dice que 9 de cada 10 declararon que se animaron a tener sexo en sus citas a pesar de la pandemia. Al 60% de argentinos sostuvo no tenerle miedo al contagio en sus encuentros y aseguran que aumenta el deseo si hay más confinamientos.

Sofía tiene 20 años y es estudiante de periodismo en Chile. Durante la segunda ola en su país, quedó con algunas chicas y tuvo que hacer cuarentena. “A través de Tinder quedé con dos chicas y una de ellas tenía el virus, y por lo tanto tuve que hacer cuarentena durante 14 días. Mi madre lo pasó muy mal, porque también se contagió,” relata y me hace hincapié en que después de lo sucedido “creo que no quedaré con nadie hasta que esté vacunada y que la otra persona también lo esté”.

Echando memoria atrás, seguro que te acuerdas de noticias sobre “cómo tener sexo con mascarilla” o “consejos para tener relaciones sexuales con desconocidos y no contagiarse”. ¿Si hay miedo al coronavirus y se está (supuestamente) reduciendo el sexo, también estará pasando esto con las enfermedades de transmisión sexual? Los profesionales están advirtiendo que las ETS en España han vuelto a los números de otras décadas. Con datos certificados - pertenecientes al 2018 y revisados en mayo del 2020- España ha multiplicado la incidencia.

“No es que no me den miedo las ETS, generalmente uso preservativo en mis relaciones sexuales y más si es con un desconocido”, explica Zoel Hernández, periodista de moda ubicado en Londres. Zoel respondió a una encuesta que realicé en Instagram sobre el tema principal de este texto y me comenta que cuando tiene sexo es muy complicado protegerse del coronavirus “es imposible mantener la distancia de seguridad. Con una ETS me preocupo por mí, con la Covid me preocupo por mi círculo más cercano, a quien se lo puedo transmitir. Desde que mis padres tienen la pauta completa de vacunación, mi situación cambió un poco, pero sigue siendo un factor importante”.

Por el lado contrario que Zoel, Lucía de 24 años, profesora de música opina: “sabemos que algunas ETS no tienen cura (aunque se pueden tratar los síntomas), y eso de tener una enfermedad crónica lo llevaría muy mal. Personalmente el tema de la ETS me da más miedo que el Covid. Eso sí, hay que protegerse y mantener la distancia”.

Publicidad

Aunque no tenga que ver mucho con el miedo de practicar sexo por el covid, Óscar de 27 años, ejecutivo de cuentas en agencias de marketing me comentó que el coronavirus es un problema mundial, que no distingue de clases, orientación sexual u otros aspectos “la vacuna está demostrando el abismo que hay entre la Covid-19 y el VIH. Hay que tener miedo a ambas, pero el estigma que existe hacia personas portadas de enfermedades crónicas (ETS) es mayor de lo que imaginamos. Ojalá yo hubiera tenido más información sobre las ETS y no crecer tan desinformado”.

¿Es cierto que se está usando más la mascarilla que el preservativo?

Según Andrea “de la misma manera que hemos escuchado discursos antimascarillas que apelaban a la libertad personal, en el uso de los preservativos se está generalizando el poner la comodidad antes el riesgo (e incluso incurrir en el abuso sexual)”, y acentúa en su argumentación añadiendo que “antes de la pandemia ya había datos que alertaban del aumento de la incidencia e ITS. Todo está relacionado con la educación sexual incompleta que se está dando”.

La revista científica Leisure Science lanzó Menos sexo pero más diversidad sexual en junio del 2020. Si durante esos meses se pensaba que se había reducido el sexo entre desconocidos, en esta encuesta respondida por 1.550 personas aseguraron que un 13,6% mejoró en sus relaciones con su pareja y que un 42,8% afirma que se mantiene igual que antes de la pandemia. 

Publicidad

Jose y Alberto son de México, ambos tienen 30 años y tienen una relación abierta. “Desde que comenzó la pandemia, hemos dejado de tener sexo con otras personas y nos gustaría volver a recuperar esa pasión de antes”, comenta Alberto y me explica que no acuden a locales de intercambios de pareja por el covid.

“Ójalá que la vacuna recupere toda la situación y volvamos a la vida de antes”, dice Jose. Pedí a Andrea que diera un consejo a esas personas que no practican sexo por miedo al covid y me respondió que “creo que el ser consciente del riesgo que supone podrá ayudar a crear un filtro a la hora de elegir con quiénes se quieren sexo. Y si aun así prefiere esperar un tiempo, por supuesto puede hacerlo; tener sexo con otras personas no es obligatorio”.

El sexo, desde la masturbación hasta el coito, tiene grandes beneficios para la salud física, emocional y psicológica. Según la ciencia: potencia el sistema inmune, regula la presión arterial, ayuda a la prevención del cáncer de próstata o reduce la sensación de dolor o estrés.

Por todos estos motivos, practicar sexo es muy recomendable, tanto solo o acompañado y aunque está el factor del miedo, la gente sigue practica´ndolo asumiendo riesgos como el contagio, aunque se han olvidado del condón. “Los orgamos producen oxitocina conocida como la hormona de la felicidad. La salud mental y los niveles de ansiedad de muchas personas se han visto afectados y es lógico pensar que tanto mujeres y hombres han buscado vías alternativas para liberar tensiones y vivir nuevas experiencias”, concluye Adriana.