FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

¿Qué pasaría si Ronaldo o Messi salieran del armario?

Poca cosa, según el sociólogo Eric Anderson.
3.7.13

Foto AFP

En los últimos meses ha saltado por los aires el eterno tabú sobre la homosexualidad en el deporte profesional. En apenas un mes, los testosterónicos lectores de prensa deportiva se han enfrentado a la revelación de Jason Collins, el primer jugador de la NBA en activo que reconoce ser gay, y la de Robbie Rogers, el primer futbolista que lo hace en la Premier League inglesa. ¿Y España? ¿Acaso el deporte español es el último gran armario? ¿Quedan muchos futbolistas dentro? Para hablar de ese armario, el miedo al outing de las estrellas y la homofobia en los vestuarios, entrevistamos al sociólogo estadounidense Eric Anderson, autor de “In the game: Deportistas gays y el culto a la masculinidad”, uno de los mayores expertos del mundo en la homosexualidad en el deporte. Aunque reconoce que sus estudios están más centrados en el mundo anglosajón, acepta nuestro reto de describir lo que pasaría en la Liga, por ejemplo, si Cristiano o Messi salieran del armario. ¿Crees que España está preparada para que empiecen a salir del armario jugadores gays?
Eric Anderson: Felizmente, España ha ignorado por completo la homofobia que predica la Iglesia Católica contra el matrimonio gay. Es un ejemplo de cómo España es un país que muestra una actitud tremendamente favorable hacia la homosexualidad. Así que creo que sí, ¡por supuesto que España está lista para que empiecen a salir deportistas del armario! ¿Incluso los más mayores del lugar? Una cosa son entrenadores como Guardiola y otra distinta son ejemplares como Luis Aragonés y su “por el culo no me cabe ni el pelo de una gamba”.
El movimiento moderno en favor de los derechos de los homosexuales tiene una historia larga y complicada, pero es justo decir que desde mediados de la década de 1990 vivimos una aceptación cada vez mayor de toda la sociedad, una aceptación que no ha dejado de incrementarse en la última década. Fundamentalmente han ocurrido dos cosas: Las nuevas generaciones crecen aceptando lo gay con naturalidad y, sorprendentemente, los más mayores están cambiando de mentalidad. Es algo que sorprende incluso a los sociólogos. ¿A qué se debe?
Es imposible decirlo con certeza, pero parece ser que tiene mucho que ver con la caída de la influencia de la Iglesia, que está perdiendo su control sobre las masas, gracias a Dios. Además, la llegada de Internet ha sido decisiva. La red ha sido especialmente útil para que los homosexuales conozcan a otros en su situación, lo que ha ayudado a muchos a salir del armario. Internet también ha servido para que gente de mente abierta pueda responder a los mensajes de odio que lanzan desde sectores represores, que ahora tienen más problemas para diseminar su mensaje. La Iglesia trasladó su mensaje a los canales de televisión para difundir su repugnante odio a millones de espectadores, pero Internet ha democratizado la difusión de los mensajes y está permitiendo defenderse a los sectores LGTB. ¿De verdad hay un cambio de mentalidad?
Claro que sí. Por ejemplo, la mayoría de los estigmas sexuales han desaparecido casi por completo. La masturbación, el sexo prematrimonial, el sexo oral, el sexo anal… ¡¡Quién va a criticar a los homosexuales cuando todo el mundo está follando por el culo hoy en día!! Si todo es tan favorable, ¿por qué se resisten a salir del armario en España?
Hay un problema cuando se asume que hay muchos jugadores en el armario. Sólo el 2,8% de los hombres es homosexual. ¿Cuántos se sienten atraídos por el fútbol desde muy pequeños como para convertirse en profesionales? Por lo general, a los homosexuales les atraen otro tipo de deportes más estéticos. Incluso aquellos que están interesados ​​en el fútbol suelen dejarlo después de salir del armario, porque se dan cuenta de que pueden tener una vida gay, con amigos gays, y que ya no necesitan el fútbol para pertenecer a una comunidad. Los pocos gays que llegarán a un nivel profesional probablemente se lo digan a sus amigos, a su entorno, pero salir del armario en público es una historia diferente. ¿Son los directivos y los entrenadores el principal foco de problemas para los deportistas homosexuales?
Cuando surgen problemas, casi exclusivamente la fuente de conflicto son los entrenadores y directivos. Esto sucede por dos razones: primero, porque los entrenadores y los directivos son más viejos, pero también porque temen erróneamente que cualquier singularidad perturbará al vestuario, en lugar de promover la cohesión del equipo. Si alguien como Cristiano Ronaldo saliera del armario, ¿le seguirían muchos más?
No va haber un jugador que abra las puertas al que le siga una avalancha. Robbie Rogers es ahora abiertamente gay, lo anunció jugando en la Premier League (Inglaterra) y ahora ha fichado por Los Ángeles Galaxy (EEUU). Recibió una ovación en pie por parte del público en su debut, pero eso no ha abierto las puertas a otros, ni siquiera a uno más. Es que son muy pocos. Es un error creer que hay tantos homosexuales en el mundo del fútbol como en el resto de la sociedad. Es como suponer que hay tantos homosexuales en la sociedad como en el patinaje artístico.

Javier Salas escribe en la página web Materia