FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

No hay peligro de que Belén Esteban se convierta en presidenta

Partido X tienen todas las bases cubiertas.
4.11.13

Fotos de Fernado Capdepon

Hace un mes se anunció el programa del Partido X, un nuevo partido político cuyo intento es ni nada más ni nada menos que cambiar el sistema electoral para instigar una democracia más directa, participativa y transparente. Que no es poca cosa.

Detrás del diseño gráfico y de un nombre realmente guay, esconden un plan bastante convincente de cómo se podría cambiar el sistema, utilizando una mezcla de votación online y aprobatorio público. Hablé con uno de sus portavoces esta mañana sobre cómo les está yendo y si hay algún peligro de que la democracia directa puede hacer que Belén Esteban sea la próxima presidenta de España.

Publicidad

VICE: Hola, ¿de dónde viene esto? ¿Por qué un partido político?

Partido X: El arranque, por así decirlo, surge por parte de unas personas que estuvimos muy cansadas de cómo los políticos pasaban de los ciudadanos, y hartos de no tener ningún mecanismo que nos permitiera revertir esta situación. Nos pusimos a pensar en qué mecanismos necesitábamos para tener control de las instituciones. [Partido X] Nació con la idea de ser un grupo de presión ciudadano para impulsar la democracia del siglo XXI, pero enseguida nos dimos cuenta de que era muy difícil que te escucharan. Por eso lo hemos inscrito como partido político, para tener un poco más de fuerza y para que tengan nuestro trabajo en cuenta. No queremos que haya más gobiernos que puedan gobernar a espaldas de la ciudadanía, que tengan otros intereses por encima de los del ciudadano, y que no se pueda intervenir si esto pasa.

¿Cómo irá el tema de las listas? ¿Ya tenéis gente en mente o va ser un proceso abierto?

La democracia española ahora permite listas que son, por así decirlo, ‘chapadas’. Hay que dar una lista con un número de personas… Lo que hemos pensado es un método abierto para hacer estas listas. Se crean mediante dos vías entrantes de candidatos. Una vía son candidatos que vienen de la red ciudadana, que están trabajando en los varios proyectos, y otra vía son personas que todo el mundo pueda proponer a través de internet. Puede ser cualquiera, pero tienen que ser apoyadas por el 5% de la comunidad online. Luego nos encargamos de verificar una serie de criterios como que no tengan antecedentes criminales, de corrupción, que estén de acuerdo con las propuestas de contenido, y también que quieran serlo, obviamente. Ya pasados, entran en un primer grupo de posibles candidatos.

Publicidad

¿Y los requisitos son públicos?

Sí, de hecho ya están en la web. Entonces esta gente pasa una serie de ‘fogueos’ que son públicos en los que toda la gente de la comunidad puede poner a prueba a estos candidatos a través de preguntas, para ver realmente quién es más competente.

Seamos sinceros. Va a ganar Ada Colau…

Ja ja. Seguro que la proponen. Pero ella tiene su situación y lo tiene complicado para ser candidata de cualquier partido. Pero tiempo al tiempo. Ya lo veremos.

Vale, tomo eso como un sí.

Bueno, somos conscientes de que la gente suele votar a las personas que son más mediáticas, o conocidas, y por eso aseguramos que en los puestos impares esté representado el ciudadano de a pie. Usamos la técnica de ‘ponderación’ para tener un criterio más equilibrado. También hay el criterio de paridad, que hay que tener por ley.

¿El proyecto electoral y el modo de definir las leyes estarán sujetos a un proceso parecido a esto?

Sí, nosotros creemos en la transparencia total en la esfera pública, es decir, acceso directo a toda la información que tiene implicación sobre los ámbitos públicos en todo momento. Esto también afecta a la manera en que están hechas las leyes, ya que ahora se deciden en despacho cerrado. Nosotros queremos ver todos los informes, todo el proceso, y además poder intervenir. No queremos que las leyes se hagan a mesa cerrada sino que cuenten con la intervención de expertos de la ciudadanía. También defendemos el derecho de votar las leyes. Ahora mismo no tenemos el derecho de voto, tenemos el derecho de votar las personas que deciden las leyes, que votan las leyes por nosotros.

Publicidad

¿Esto no significa que la gente estará votándolo todo, todo el rato?

No se trata de que participe todo el mundo todo el tiempo, pero sí de que tengan la opción de intervenir. Y si hay un ley que afecta a la totalidad de la ciudadanía, como un cambio en la constitución para aumentar la deuda, tendrían el derecho de votar, o en persona o por internet. Además, el mero hecho de tener esos mecanismos hará que los diputados tengan que hacer bien su trabajo.

Suena bien, pero esto ya queda lejos. ¿Cómo estáis desarrollando el programa electoral?

Efectivamente, lo que defendemos a gran escala es lo que estamos implementando a pequeña escala para definir nuestro programa. Nosotros lo elaboramos mediante el método que defiende la red ciudadana. Esto es trabajar tema por tema. Cogemos un tema, lo miramos a fondo de manera abierta y participativa, lo cerramos y pasamos al siguiente. Planteamos distintas posibilidades de cada uno y estudiamos los pros y los contras de cada uno. Elaboramos un imagen del estudio que hemos hecho, nos ponemos en contacto con ciudadanos expertos en la materia, y hacemos un primer borrador. Este borrador lo sometemos a la red ciudadana para que hagan las aportaciones y con esto tenemos una hoja de ruta para implementar lo que sería la legislación. Ya hemos anunciado el plan de contingencia para salir de la crisis, y el plan anticorrupción

Joder, sí que lo habéis pensado. ¿Cuánto tiempo os ha llevado llegar a este punto?

Publicidad

Registramos el partido el 17 de Diciembre de 2012, pero ya llevábamos más de un año desarrollando el proyecto. Básicamente lo que hacemos es pensar mecanismos que hagan operativas las cosas. Hay mucha demagogia, creo, en torno a lo que es la democracia – ahora hasta Esperanza Aguirre está a favor de las listas abiertas. Lo que hacemos nosotros es dar la oportunidad a ciudadanos competentes para responder y dar soluciones a los problemas que surgen desde la sociedad.

Con todo este tema de la democracia participativa, ¿no hay peligro de que Belén Esteban acabe siendo presidenta?

Precisamente se trata de pensar los mecanismos para que esto no ocurra. Esta es un poco nuestra responsabilidad. No podemos desarrollar un mecanismo que acabe con un resultado tan malo.

Qué alivio. Una última pregunta, ¿por qué habéis tardado tanto?

¡Porque nos estábamos encontrando! Hemos tenido que encontrarnos y organizarnos, pero ya estamos aquí, y vamos ha hacer lo que decimos que vamos a hacer, hasta las últimas consecuencias.