Cultură

¿Ada Colau mola o no?: lo debatimos viendo su nuevo documental

El documental 'Alcaldesa' de Pau Faus, retrata el paso de Ada Colau del activismo político a la cabeza del ayuntamiento de Barcelona. Lo vemos y mientras debatimos sobre la nueva política.
3.5.16

En dos semanas el equipo de Barcelona en Comú dirigido por Ada Colau cumplirá un año al frente del ayuntamiento de Barcelona. Un año en el que el "gobierno del cambio" en la ciudad de Condal no ha sido capaz de poner en práctica -al menos aún- buena parte de lo que prometía y en el que más que las acciones, de momento solo podemos juzgar los gestos.

Eso es lo que han criticado precisamente partidos como la CUP- la alternativa dentro del ámbito de la extrema izquierda- para quienes las medidas de Colau son pocas, lentas y mal encaradas, o los medios y partidos moderados y conservadores, que han aprovechado las continuas contradicciones internas de Barcelona en Comú -algo lógico por otra parte en un partido recién constituido- para criticarlos.

Publicidad

El caso es que desde hace meses existe entre Anna Pacheco —de Broadly en español y firme defensora del proyecto de Barcelona en Comú— y Gonzalo Herrera —de VICE España— un debate continuo al respecto, acompañado de pullas, comentarios e insultos velados durante las comidas del trabajo. Por eso, cuando nos enteramos de que Pau Faus había hecho un documental, "Alcaldesa", retratando el paso de Colau y los suyos del activismo social a la conquista de las instituciones, no pudimos decir que no a la idea de verlo y comentarlo, aunque eso significase quedarse dos horas más en la oficina y quizás el final definitivo de nuestra amistad.

El documental, que se estrenó en el Festival de Cine de Málaga, sin ser una oda a la actual alcaldesa de Barcelona, nos intenta meter dentro de su cabeza y hacernos testigos de los cambios y las contradicciones que surgen cuando un grupo de personas desvinculadas de las instituciones se tienen que convertir en una alternativa real al poder político establecido y tienen que adoptar sus tácticas para poder sobrevivir.

Acabamos divagando, así que hemos decidido agrupar nuestro debate por temas para que quedase más claro.

La PAH, el activismo social y la "gente"

Anna Pacheco: A ver, este documental me puede gustar, no lo niego, pero también hay una parte de él que me da como cosa. Personalizar a alguien que no lleva ni un año gobernando da miedo, es como dar el premio Nobel a Obama. Tú ya ves de por sí horrible la idea, ¿no?

Gonzalo Herrera: Hombre es que el trailer promete un film puro y duro de propaganda y política… ¿Tú cómo te definirías políticamente?

Publicidad

A: A mi me han educado siempre en las ideas de la clase obrera, el socialismo…

G: ¿Y entonces esto qué te parece?

A: A mí me parece mejor. Esto es mucho mejor.

G: Pero el socialismo, no sé, era otra cosa. Tenía un fin, tenía un método, esto es como algo mucho más difuso…

[El documental empieza con escenas de varios desahucios grabados desde dentro]

G: Da mucha impresión ver los desahucios desde dentro, eh…

A: A mí me parece muy bien que empiecen con esto, es donde comenzó todo, es el inicio de Barcelona en Comú.

G: ¿Crees que si la gente no hubiese estado tan jodida económicamente hubiesen apoyado todos estos movimientos? Al final no los están apoyando porque se los crean sino porque quieren sacar algo de ellos, ¿no?

A: No, probablemente no, pero ahí está el encanto y la grandeza de todo esto. Que por primera vez un movimiento así ha conseguido hacer algo. Ellos fueron los que se pusieron en contacto con la calle para hacer algo que la gente necesitaba de verdad y que luego se ha convertido en algo que ha llegado a las instituciones. ¿Tú por qué no te crees nada de esto?

G: Bueno porque la gente no se ha movilizado ni se moviliza hasta que no les pasan las cosas a ellos. No es que sientan que tienen que hacerlo es que creen que si lo hacen podrán volver a tener lo que tenían antes o conseguir algo más. Mi madre estuvo toda la vida en un sindicato y al final era lo mismo: cuatro que hacen huelga porque se lo creen, cinco que las siguen para que no las echen y diez que se benefician de todo eso. La gente no se preocupa de las cosas hasta que no les toca a ellos en concreto. Por ejemplo, les daba igual que la educación pública sea una mierda desde hace décadas, en cambio salen a la calle cuando va a haber recortes "materiales". A la mayoría, mientras haya algo, ya les vale. Pero los problemas vienen de antes.

A: Sí, los problemas vienen antes pero la mayor parte de la gente no podía saberlo hasta que les afectó directamente a ellos.

G: Bueno, no sé, acuérdate que hace cuatro años el PP ganó por mayoría absoluta, no sé hasta qué punto la gente se da cuenta o simplemente apoya a quien cree que le va a tirar un salvavidas.

Publicidad

A: Pero yo no creo que eso lo invalide todo, no puedes predecir cómo va actuar la gente, no puedes decirles "habéis sido tontos, habéis sido unos necios y hasta que no os han quitado la casa no os habéis dado cuenta de nada". Es muy cínico. No puedes decir que toda esa gente es culpable de la situación.

G: En última instancia, yo creo que lo son. Al menos en parte. No estoy diciendo que los que salen en el vídeo concretamente lo sean, me refiero a, en general, muchos de los que han pasado de votar a los candidatos del PSC a votar a Barcelona en Comú, la clase media venida a menos… ya sabes a que me refiero, esa gente que ha vivido mucho tiempo sin querer cambiar nada. En Barcelona durante en el boom existían créditos para comprarse coches de lujo, como el Porsche Cayenne, ¿esa gente no es culpable?

A: No, esa gente no es culpable, esa gente son víctimas de unos bancos que les dijeron "sí, podéis hacer esto, no tendréis ningún problema", es como a los que le colaron preferentes. Los bancos se aprovecharon.

Lo único que van a hacer es el felipismo 2.0, que es lo que necesitaba el sistema de partidos en España para seguir adelante

G: Bueno, depende qué gente. Las personas mayores que no se enteraban de qué iba el asunto y simplemente se fiaron de los banqueros o fueron engañados totalmente, no tienen culpa, pero hay gente joven que se ha metido en esos marrones porque han intentado sacar un beneficio.

A: A ver, una pareja de veinte años, que iba superilusionada a comprarse un piso, va al banco a pedir un préstamo y les dicen ahí que pueden ganar algo de beneficio si hacen eso, también han sido engañados.

Publicidad

G: Yo creo que esa gente se creyó el juego del capitalismo, jugó y perdió. ¿Tú te meterías en algo así?

A: No, pero yo solo puedo hablar por mí.

G: Pues eso, hay un montón de personas que deberían hablar por ellas mismas, ni tú ni nadie es responsable de lo que decidieron. Pero no es eso lo que más critico de ellos. Yo critico que lo único que van a hacer es el felipismo 2.0, que es lo que necesitaba el sistema de partidos en España para seguir adelante.

Institucionalización del activismo

A: Esto es lo que siempre se le ha reprochado últimamente, que haya institucionalizado un movimiento de la calle, pero yo creo que era necesario para conseguir que las cosas cambiasen.

G: Bueno, pero ahora está hablando de que en la política institucional la gente se mete por vanidad, y ella fue la que puso una pantalla gigante en medio de Plaza Sant Jaume para que la viesen bien todos el día de su nombramiento. Si eso no es vanidad…

A: No me parece lo mismo, había mucha gente fuera para verla.

Yo creo que ella ha caído en las contradicciones que entraña el poder, que una vez dentro no todo es tan fácil, que hay competencias que ni siquiera tiene

G: Yo lo que quiero decir es que hay una parte de ego en lo que hace, como cuando no se sentó ha hablar con TMB, por ejemplo. Además de que yo creo que, como decía la CUP, lo que está haciendo es darle más combustible al sistema, para que aguante más, no está rompiendo.

A: No, yo creo que ella ha caído en las contradicciones que entraña el poder, que una vez dentro no todo es tan fácil, que hay competencias que ni siquiera tienen, etc. Mira Mujica, que se fue sin haber conseguido todo lo que quería, levantando las manos y diciendo "he hecho lo que he podido"…

Publicidad

Además la CUP lo está dificultando todo, mira los presupuestos ahora. En realidad les importa una mierda todo lo que se pueda conseguir, solo les importa llegar ellos al poder. Me parecen lo peor que hay porque ya incluso la campaña la hicieron CONTRA Barcelona en Comú. Ya sé que tú les votaste aunque ahora te arrepientes.

G:

Sí, a mi también me engañaron (risas). Aunque yo me arrepiento por otras cosas. Pero entonces, ¿tú crees que es posible romper todo esto? Porque ahora míralos a todos, se están moderando, se están adaptando al poder y están sacando provecho personal. Es algo que creo que viene del tipo de activismo que hacían que yo creo que constituía una especie de pseudoestablishment político en paralelo. De hecho antes de que se presentase ya había gente que decía que lo que estaban montando era una plataforma para lanzarse a la política institucional.

A: ¡Como puedes decir esto! Yo creo que el activismo es mucho más noble que la política, no tiene nada que ver en las formas. Es normal que ahora se den situaciones en las que parezca que trabajen juntos o se moderen porque realmente ellos no tienen experiencia en esto, pero no creo que, por ejemplo, Ada Colau mintiese cuando decía que no iba a presentarse a ser alcaldesa, ¡mírala! Está muerta de miedo, no me digas que no te puedes creer a esta mujer en estos momentos. Si de repente Ada Colau se convierte en una persona horrible, pues ya votaremos a otra persona.

Publicidad

G: Pero mira a Pisarello, es como un "maquiavelito" (risas). Oye, y ahora que están hablando y votando la confluencia de partidos, ¿qué piensas de que buena parte de la lista de Barcelona en Comú viniesen de Iniciativa? Ada Colau los había criticado mucho y además son un partido que tiene una buena deuda con los bancos…

A: Bueno hay muchos más partidos y organizaciones dentro. No creo que se pueda decir que Barcelona en Comú sea un subproducto de ICV o que sea ICV con otra cara más visible.

G: ¿Y no crees que hubiese sido mejor ir con la CUP? Ahora es imposible y siempre han estado muy enfrentados pero tendría sentido.

A: A mí el discurso de la CUP me parece en muchos casos muy coherente, muy transparente, no simpatizaba con ellos por el tema de la independencia, pero tal y como están actuando ahora, me alegro de que no estén juntos.

Ada Colau llorando MUCHO

Vale, esto no es del documental, pero ya os hacéis a la idea

A: Me parece muy fuerte que salga en el documental. Nunca he visto a ningún político llorar, y menos así. Bueno, a Junqueras. (risas)

G: Junqueras fue lamentable. Yo creo que los políticos tienen que dejar de ser "humanos", tienen que ser capaces de separar lo que hacen de lo que sienten, tienen que dejar de hacer política desde los sentimientos y hacer lo que es necesario, por eso mostrarse así… no sé, no me convence. Yo no bebo ni me drogo, estoy "sentimentalmente" en contra de las drogas, pero si gobernase las legalizaría y las regularía porque creo que es lo que hay que hacer. Hay que separarse de los sentimientos.

A:

A nivel documental está muy bien que tengan esto registrado, pero tampoco creo que sea bueno. No sé si a ella le va a gustar verse así, ahora, como alcaldesa. No creo que le haga ningún favor. Joder es que está llorando mucho, lleva muchos minutos llorando.

Publicidad

G: Acaba de decir que esto es feminizar la política…

A: Yo creo que eso está muy bien.

Está bien que quiera mostrar sus contradicciones y a ella como un personaje muy sincero que o bien acabas queriendo mucho o acabarás pensando que está demasiado cansada para tirar con todo este lío

G: Bueno, yo no creo que feminizar la política sea llorar todo el rato y mostrarse como una líder sensible, y mucho menos creo que dar una imagen fuerte e incluso a veces arrogante sea o deba ser algo solo de los hombres.

A: No, feminizar la política no es llorar todo el rato. Por eso creo que el documental no refleja bien esa idea. Sobran muchos minutos de Colau llorando. Pero creo que sí faltan mujeres en la política. Y mira lo que pasa cuando hay. Piensa en las declaraciones de "pescadera" o que Ada Colau tendría que estar fregando sueltos.

G: Yo creo que eso es clasista y elitista, pero no es machista.

A: Claro que es machista. Son las tres cosas, no se lo dirían si no fuese una mujer.

G: A Kichi, por decir un "alcalde del cambio" hombre, también se le han dicho cosas así.

A: Pero se usan otros términos más grandilocuentes para decir "este señor no sirve para esto". No puedes negar que en en los casos de Colau y otras mujeres de esta nueva política les están cayendo más insultos por ser mujeres. No he oído decir de ningún político hombre "este tío tendría que estar en un taller arreglando ruedas de coche" por decir algo igualmente clasista y elitista.

Publicidad

G: ¿Has visto lo cansada que sale?

A: Sale muy cansada, MUCHO, demasiado.

G: Yo me lo esperaba más propagandístico, la verdad.

A: ¡Pero menos mal que no es así! Está bien que quiera mostrar sus contradicciones y a ella como un personaje muy sincero que o bien acabas queriendo mucho o acabarás pensando que está demasiado cansada para tirar con todo este lío. ¿Tú a ella no te la crees?

G:

Es que es exactamente lo que pasó hace 40 años con el movimiento vecinal en Barcelona, pero al revés. En vez de meter los partidos políticos a sus cuadros dentro del movimiento vecinal como hicieron entonces para ganarse a la gente, se constituyen desde el activismo social ellos mismos y se forman como una determinada fuerza política, pero el resultado será el mismo, reformas de mínimos y continuismo. Se cambiará los proyectos alternativos al modelo actual de la ciudad y todas las propuestas de máximos por un parche en el neumático que haga que el sistema funcione veinte años más.

A: Pero no puedes pensar que las cosas van a volver a pasar de la misma forma simplemente porque ya hayan pasado así, no es funcional porque si piensas así al final no se cambia nada, ni grande ni pequeño. Está claro que no va a llegar a cambiar todo lo que proponía, es lo que decía antes y si te fijas aquí ya se estaba dando cuenta de que eso no iba a ser tan fácil como parecía, pero es la primera persona se va a sentar con bancos o con quien sea a intentar rascar todo lo que pueda. A la SAREB ya le ha quitado 200 pisos. Lo va a hacer mucho mejor que Trías, eso está claro. Y además, está gobernando una ciudad como Barcelona y solo lleva un año, joder no podemos juzgarla aún.

Se han pasado la campaña vendiendo humo y luego no pasa nada

G: Sí, pero el problema de fondo es creer que eso va a servir para cambiar las cosas a un nivel más global. Sirve para comprar la conciencia de la gente y que la gente tenga cuatro cosas solucionadas y no se preocupen por cambiar las cosas en profundidad, es clientelismo. ¿Cuántos años ha gobernado el PSOE España? Era la misma izquierda socialdemócrata que esta con un origen de activismo (en ese caso antifranquista) y no cambiaron nada.

A: Bueno, si acaban convirtiéndose en lo mismo la gente les dejará de votar. Yo seré la primera en volver a cabrearme.

Publicidad

G: ¿Y otra vez a sentarse en una plaza con las manos en el aire a que venga otro con el mismo cuento y que nos lleve otra vez al mismo punto?

A: Pero es muy nihilista pensar eso, ¿cual es tu alternativa? ¿Nada?

G: Cuanto más inoperante sea el sistema actual, mejor. Hace falta que todo se vaya a la mierda de verdad, cuando se colapse y la gente se tenga que buscar las habichuelas de verdad, ahí empezarán a salir las ideas interesantes porque todo el mundo estará obligado por la necesidad a hacer algo. El estado del bienestar sirve para eso, para evitar que la gente se mueva, es ponerle parches continuamente a una rueda pinchada. Eso no es política.

A: Joder, Gonzalo, tus ideas nos llevarían a la NADA. Yo creo que las elecciones municipales son muy importantes. Creo que desde la política local se pueden hacer muchas cosas.

G: ¡Qué va! Si tú misma has dicho que no tienen todas las competencias que necesitan para llevar a cabo sus planes.

A: Puede que ellos sobredimensionaran lo que podían hacer, pero más vale eso que nada.

G: Es que joder se han pasado la campaña vendiendo humo y luego no pasa nada.

A: Sí que pasa mira, ahora están hablando de propuestas que tenían en la campaña y por ejemplo, la de transparencia sí que la han hecho y otra de las de vivienda urgente también, que es para los casos más extremos. Han parado muchos desahucios… Claro que se hacen cosas, pero tú no las ves todas.

El runrun

[Aparece un making off del vídeo de campaña de Barcelona en Comú]

A: ¡NO! No me puedo creer que estén poniendo esta parte. Es fatal.

Publicidad

G: Joder, yo voté a Guanyem en Hospitalet y en aquel momento no sabía cómo defender aquello.

A: Es material maravilloso del documental (risas). Está muy bien que tengan esta parte de enseñar el vídeo al equipo.

G: Mira las caras, no les gusta ni a ellos. Hay un tipo que no sabe qué cara poner, joder, no sabe ni dónde mirar.

A: A ella parece que le gusta mucho… Ahora que están en el mitin de Sant Andreu con Wyoming recuerdo que fui con mi madre y cuando acabó la pusieron. Yo me fui, pero ella se quedó ahí, bailando.

Personalismo y jerarquía

G: ¿Has visto que cada vez que tienen que decidir algo hay un grupito de gente tomando las decisiones y debatiendo?

A: Sí, pero realmente, siempre hay una voz que se acaba imponiendo. El que más sabe o el que más poder tiene, no es como la CUP que es totalmente asamblearia.

G: Bueno, en teoría. A mí me sigue pareciendo muy raro que empatasen en aquella votación para investir a Mas (risas).

A: Ella como persona, como figura, es una líder. Y sigo pensando que tiene unas formas y una oratoria en la que se aleja del resto de líderes "normales".

G: ¿A ti te molaría ser líder?

A: ¡Qué va! A mí me elegían para ser delegada de clase y yo no quería (risas). Ahora están decidiendo si ponen en la papeleta o no la cara. Me parece muy interesante que existiese ese debate y que lo muestren. Yo estoy a favor, ¿y tú? Con lo que eres tú con la imagen, tienes que estar a favor.

Publicidad

G: Está claro. Además a Pablo Iglesias le salió bien.

A: Sí, pero ella lo criticó en ese momento, ¿te acuerdas?

G: No tenía ni idea… Pero es que es eso, mira luego Catalunya Si Que Es Pot, un señor sin ninguna imagen, que nadie sabía quien era, un nombre terrible… Fue una hostia de campeonato.

A: Es que encima les quitaron el nombre, había gente confundidísima con este tema. Aparte de bueno, era lógico que pusiesen su cara que era lo más reconocible.

¿Ada Colau mola o no?

G: Mírala, reuniéndose con el poder en la radio.

A: Todos los candidatos dicen lo mismo… ¿Has visto que no se dirigen ni a ella?

G:

No, no, ¡mira ahora! La están intentando integrar y es ella la que no quiere hablar. Más que no querer, parece que no sabe cómo relacionarse.

A: ¡Que momento tan incómodo! No quiere hablar con ellos.

G: La quieren integrar y ella no se deja, pero no es que le hagan el vacío porque es incómoda o es una mujer, simplemente, no quiere estar con ellos.

A: ¡Eso demuestra que es diferente!

G: Bueno… Una vez dentro ha metido a sus amiguitos cómo iban a hacer los demás.

A: A ver, no creo que sea lo mismo, porque no se puede comparar que meta a gente con la que lleva años trabajando o en proyectos similares en el mundo del activismo con el enchufismo de los otros partidos que metían a gente a dedo para conseguir favores. Pero aún así creo que era una situación muy complicada y no quedaba bien. Uno de los fundamentos del derecho dice un poco eso: que las cosas que son legales no sólo lo sean sino que también tengan la apariencia de legalidad, y aquello era un poco incómodo de ver y aceptar.

G: ¿Has visto que han obviado completamente a la CUP y a Ciudadanos? No existen. A la izquierda de ellos no hay nada y el otro partido nuevo que ha destacado, tampoco.

A: Es verdad, no han salido en todo el documental… Esto habría que preguntárselo al director. Por cierto, hacia el final la he visto más motivadilla. Empieza normal, va bajando y acaba arriba. Tiene sentido para que no acabes pensando "nuestra alcaldesa es una depresiva', pero por otro lado nunca has visto a ningún otro político así. Con el final hay que emocionarse un poquito.

G: Tengo que decir que ha habido un momento en el que iba a emocionarme, pero luego me ha empezado a dar un asco total.

A: ¿Cómo has podido pasar de emocionarte a que te de asco? Si el hijo de Colau lleva una trompeta en las manos y la gente la va felicitando por el camino al colegio electoral…

G: Pues por eso (risas).

A: Ahora están en la noche electoral, es muy emocionante, tienes que llorar un poco aquí.

G: ¿¡Vas a llorar!?

A: Igual si estuviese en un cine y no hubiésemos estado hablando durante todo el documental, pues quizás sí que me emocionaría.

G: Yo quería que ganase, eh. Pero el embrujo me duró poco. Se me abrieron los ojos a la media hora del recuento.

A: Pues yo tengo que decir que aquella noche estaba dando saltos.