Hablamos con Moha Gerehou sobre las amenazas racistas que sufrió

Hablamos Moha Gerehou, presidente de SOS Racismo, que piensa seguir combatiendo a la gente que le persigue en redes sociales y avisa de que no son casos aislados.

|
19 Julio 2016, 3:00am

Captura de pantalla vía Twitter

La 'burrada' arrancó con un tweet en el que se ponía precio a la vida de Moha Gerehou, presidente de SOS Racismo en Madrid. Concretamente, la puja arrancaba en 1.000 euros. Y ha acabado en manos de la Policía. Algo que ha Moha le parece una gran noticia, "porque no es normal que se investiguen este tipo de delitos y esta vez se va a hacer, la Policía ya ha dicho que se está haciendo cargo de ellos la unidad correspondiente".

Un paso adelante en la lucha contra el racismo y, sobre todo, frente a la impunidad de las redes sociales, que muchas veces se rigen por un absurdo (y muy loco) 'todovale'.

"Como estos mensajes, exactamente, no había recibido nunca. Pero sí son bastante habituales las menciones cada vez que hay un nuevo atentado. Nosotros siempre salimos pidiendo que no haya mensajes de odio. Incluso publicamos una guía contra la islamofobía que hemos recuperado ya algunas veces. Si me preguntas cómo estoy, me siento bien. Estoy acostumbrado. Si hablas de forma clara sobre estos temas te arriesgas a los clásicos 'puto negro' o 'vete a tu país'. En este caso han sido más originales", asegura Moha que, además de su labor al frente de la ONG, ejerce de periodista.

SOS Racismo lleva 24 años presente en Madrid. Aunque en otros lugares de Europa, como en Francia, lleva mucho más tiempo, está más profesionalizada y es una organización también mucho más grande.

"Nuestro ámbito de acción es la capital, pero al final acabamos influyendo en toda España. Ahora mismo, el auge de la extrema derecha es una de nuestras grandes preocupaciones, en la capital tenemos el caso grave de Hogar Social Madrid. De momento, no tienen un peso político, pero pueden llegar a tenerlo. Fíjate en su última manifestación, intentan alejarse de la típica imagen de nazis, transmitir cierta normalidad, poniendo a gente mayor al frente de la marcha. Luego, por el medio, ya podías descubrir al típico prototipo de nazi fuerte y con cara de pocos amigos. Los nazis de hoy en día son chavales que van a la Universidad".

Y, ¿podían pertenecer estos agresores a HSM? "Los trolls que me atacaron no tenían en sus perfiles ninguna relación con Hogar Social Madrid, no vimos nada directamente relacionado. Pero si yo subo algo condenando a HSM, en seguida aparecen perfiles de este tipo a defenderlos, al menos estos sí que son simpatizantes. Como te dije, una vez que te metes en esto asumes ciertos riesgos, son cosas que ya hemos visto que suceden en el extranjero y que, desgraciadamente, comienza a suceder aquí bastante a menudo", nos cuenta el joven activista.

De momento, las amenazas no han salido del campo de las redes sociales, algo que ya es bastante grave y esperamos que la Policía logre atajar de una vez para que no vuelva a suceder casos como el de la 'subasta'. Aunque Moha está preparado para otro tipo de acciones. "No descarto que aparezcan pintadas en nuestra sede o en mi puesto de trabajo —ahora forma parte de la redacción del www.eldiario.es, son gente imprevisible que cree en la superioridad ya no de una raza sobre otra, simplemente del color de una piel sobre otro color".

La lucha de Moha y de SOS Racismo es activa y no se piensan rendir, mucho menos en redes sociales, donde ya han publicado algunos consejos para evitar que el virus de la xenofobia, el racismo y, en definitiva, el odio hacia otros seres humanos continúe en expansión.

"Desde que me nombraron, tengo gente que está muy pendiente de lo que digo y hago desde la ONG. Los trolls están muy atentos y en expansión, por supuesto que no descarto que vuelvan a aparecer en acciones similares a ésta". Pero no piensa rendirse, una buena noticia para su lucha y para la de todos. Mientras, su denuncia ya se encuentra en manos de la Brigada de Investigaciones Tecnológicas de la Policía Nacional.