Publicidad
Cultura

Ibiza VIP: así se lo montan los ricachones en la isla blanca

Desde que empezó la crisis la isla se ha convertido en un destino turístico solo apto para los más ricos.

por Marina Márquez
02 Noviembre 2015, 4:05am


Imagen vía.

Si algo ha demostrado Ibiza en las últimas décadas, es su infinita capacidad para reinventarse. Sí, la isla es preciosa, con sus calas de agua cristalina y sus puestas de sol increíbles, blablabla...Eso no es lo que la ha hecho famosa a nivel mundial. El verdadero triunfo de Ibiza ha sido anticiparse a los cambios de rumbo. Barrer de un plumazo aquello que funcionaba ayer. Hoy es un nuevo día en la isla mágica, WELCOME TO THE NEW AGE, esta es la década del VIP, bienvenido al lujo obsceno y al despilfarre.

Desde que se abriera al turismo en los años 30, la isla ha pasado por diferentes fases. Los primeros en llegar fueron los intelectuales de Europa que huían del nazismo alemán y el fascismo italiano, más tarde en los 50 se establecieron las bases para el turismo de masas con los vuelos chárter y los touroperadores.

En los 60, Ibiza fue el no va más de la tolerancia y el desenfreno, gozando de una libertad inaudita en la península. Mientras en el resto de España las parejas soñaban con dar esquinazo a la carabina para disfrutar de un triste magreo, en Ibiza los hippies se lo montaban en plan paz, amor y orgías. Era el refugio de artistas y personalidades venidos de todo el mundo, mucho progre desnudo, porros y LSD.

En los 80 nace la "new wave" y la música disco empieza a eclipsar el rock. Aparecen algunas discotecas que en los 90 se consolidan como lo que son hoy en día; clubs de fama internacional. Explota el auge del turismo de clase media- baja que llega atraído por la vida nocturna y la cultura de club, que se mantiene hasta que la burbuja inmobiliaria hace "pop".

Paris Hilton en Ibiza. Imagen vía

Cuando alguien dijo que la crisis es sinónimo de oportunidad, debió añadir "para que los ricos sean más ricos". Así que una vez más la isla blanca vuelve a redirigir su objetivo y se enfoca en el sector turístico que no se ha visto afectado por la crisis económica, el turismo de lujo.

Coincidiendo con el retroceso económico, en el 2008 el Consejo Insular prohíbe por decreto los "after", cortando así las alas a un turismo discotequero radical que ya no interesa. Es necesario un lavado de cara para dar paso al lujo y la exclusividad. Es el momento de atraer a otro tipo de cliente, y sucede, que los cuerpos ciegos de ketamina deambulando a pleno día, no tienen glamour.

En el 2007, mientras el empresario español siquiera empezaba a oler la que se avecinaba, los "business-man" de la isla invierten en la renovación de sus establecimientos hoteleros. Se abren clubs de playa y locales de ocio "finos", creando así una oferta vanguardista que consigue atraer otro tipo de cliente, uno de mayor poder adquisitivo. La administración también hace su parte mejorando los puertos y el aeropuerto y atrayendo nuevos cruceros.

Resultado: la estrategia empresarial ha salido a pedir de boca, la meca del hedonismo ha conseguido estar prácticamente al margen de la crisis en los últimos años pese a la menor afluencia de españoles. Así que, si eres uno de los pocos privilegiados que pueden permitirse unas vacaciones a todo trapo, presta atención porque esto te interesa, vamos a echar una ojeada a la nueva Ibiza.

Welcome to the Hotel California

Si lo que te va es el rollito hotelero, si te pone cachondo pensar que en la habitación de al lado se aloja un futbolista famoso, el hotel Me Ibiza es una excelente opción. Meliá Hotels International y su socio, el famoso magnate británico Ian Livingstone, han invertido 18 millones de euros en la reforma de un antiguo hotel para transformarlo en un lujoso establecimiento de cinco estrellas y 201 habitaciones con vistas a la bahía de Santa Eulalia.

Imagen vía

El hotel, cuenta con spa, clases de yoga, barco propio, jet privado, Range Rovers, además de incluir un el lujoso Nikki Beach club en su espacio. Con unos precios que oscilan entre 360 y 2.500 euros, el hotel ME Ibiza permanece abierto entre Semana Santa y octubre.

Además ha puesto en funcionamiento un jet privado para traer a los clientes desde sus destinos hasta su suite de lujo, a 5.500 euros la noche, con paquetes que van desde los 25.000 hasta los 100.000 euros según la lejanía de sus países de origen.

VIP para animales

¿Que te da mucha penita dejar a Toby solito todas las vacaciones? Tranquilo que quien paga manda, ya puedes llevarte tu "bolita de pelo" contigo porque en el mismo hotel ME Ibiza admiten mascotas, y no solo eso, los tratan como un huésped VIP.

¡Ese perro también se merece unas vacaciones joder! Se pasa el año aguantando estoicamente todos los vestiditos absurdos que le encasquetas, se deja hacer la pertinente foto de Instagram y nunca se queja a pesar de que los pantaloncitos de "cowboy" le aprietan el culo. Dale un premio que no sea una de esas galletas secas que huelen a rancio y llévatelo a un programa de mascotas donde la excentricidad y el hedonismo para cuatro patas - aunque de momento solo alcanza los tres huéspedes diarios.

«Consideramos Vip tanto a humanos como a los animales», reza su lema, que cumplen con atenciones de lo más friki, incluyendo paseos y pedicuras con vistas al Mediterráneo. Cuando llega el animal recibe una cestita, su manta, una botella de agua y un regalo de bienvenida. El kit incluye también un albornoz y pantuflas para la piscina; y complementos de baño, gel y ducha por si desean utilizar el servicio de peluquería canina del hotel.

La noche en cestita ronda los 50 euros con comida aparte. El menú consta de cuatro platos a elegir. De primero, por 16 euros, risotto de verduritas 'Laika'. De segundo a elegir entre el filet mignon 'Rex', a 25 euros, en la que el solomillo se sirve troceado y con patata cocida; y el cochinillo con cous-cous, por 21 euros. Y el postre, por ocho euros, que son golosinas para perros.

Ibiza, la noche, Ibiza the party...

Por mucho guante blanco que le quieran poner, uno de los principales atractivos de la isla sigue siendo la vida nocturna. Si eres un adepto al concepto "mierdingo" (fiesta de miércoles a domingo), si tus amigos te conocen como "Mr Blast-Forever", qué mejor lugar para veranear que las Pitiusas. Eso sí, sin cutreces.

Imagen vía

Para eso está el concepto VIP, hay que crear una separación física visible entre la gente guapa y el populacho. ¿Qué sentido tiene ser cool si nadie te ve? Lo que mola es beberse una botella de champagne de 500 pavacos sentado al lado de un par de buenas tetas, mientras el resto de pobres mortales se apelotona en la pista de baile. Reservar una mesa VIP en cualquiera de los grandes clubs, te permitirá gozar de la mejor fiesta del planeta con las ventajas de un buen apartheid clasista.

Uno de los grandes éxitos de los últimos años, ha sido el hotel discoteca Ushuaïa. Tiene 170 habitaciones más 230 en la zona club, ambas pegadas a la playa y al imponente escenario que cada semana congrega a los mejores DJ's a nivel mundial, su principal atractivo. Con unos precios que se mueven entre 400 y 3.500 la noche, es una de las mejores opciones si lo que te va es la marcha.

Pan con pan comida de tontos

Pero no solo de pan vive el hombre, también necesita caviar. Si a ti lo que te gusta es llenar el buche, estás de suerte porque a los beach clubs de lujo como Nikki Beach y Blue Marlin, se ha unido una extensa oferta gastronómica. En 2014 Paco Roncero, chef con 2 estrellas Michelin inauguró Sublimotion, el restaurante más caro del mundo en el que podrás disfrutar de un gastroshow único a nivel internacional por 1.650€ por persona. El Heart, la nueva propuesta de los hermanos Ferrán y Albert Adrià junto con el Cirque du Soleil, es otra de las joyas recién adquiridas.

Opción casoplón

Si lo que buscas es estar en contacto con la naturaleza y ver las mejores puestas de sol desde un ambiente privado y familiar, entonces deberías alquilar una Villa de lujo. Casas imponentes con todo lo que la jet-set puede necesitar: piscina, spa, servicio, etc. Por el módico precio de 20.000 euros la semana, puedes alojarte en una de estas preciosas casonas cuya arquitectura se inspira en el tradicional estilo de las Pitiusas.

Siendo claros, hay que reconocer el triunfo de esta camaleónica isla mediterránea y aplaudir su buen ojo para los negocios. Con un aumento del 48% en los últimos cinco años, los viajes de lujo han crecido dos veces más rápido que cualquier otro tipo de viajes al extranjero. En 2014, se realizaron 46 millones de viajes de lujo internacionales. La cuota de mercado de estos viajes se elevó del 3,9% en 2009 al 4,6% en 2014. O lo que es lo mismo: 172 mil millones de euros gastados en viajes internacionales de lujo el año pasado, lo que supone un gasto de más de 1.000 euros por noche y persona.

En Ibiza, el turismo de lujo ha llegado para quedarse, y es que este tipo de turista no solo es el que más gasta en sus vacaciones sino que también es el más fiel.

Ésta es la nueva Ibiza, donde el lujo y la excentricidad no se esconden. Ese lugar mágico donde los niños de papá y mamá no tienen que disfrazarse de alternativos para ser "cool" como en las viejas ciudades europeas. ¡Enseña la pasta, vive la vida, la isla te quiere, welcome to the gold island!