FYI.

This story is over 5 years old.

18+

Fui a un bar de mamadas en Bangkok mucho mejor que 'El bar de mamadas de Bangkok'

El servicio que me dieron hace que los demás bares de mamadas parezcan un faje adolescente.
20.8.15

Imagen vía.

El año pasado descubrí un mundo completamente nuevo para mí: el de los bares de mamadas. Sin embargo, nunca hubiese pensado que el Dr. BJ's Salon, que se describe en un artículo de VICE no era más que una introducción, un pequeño aperitivo, comparado con lo que también te puedes encontrar en esa misma calle de Bangkok.

Tailandia es un país curioso visto desde la mentalidad occidental: con el 95 por ciento de la población budista y una minoría musulmana, la visión judeocristiana no tiene cabida allí. Un ejemplo: el país es prácticamente una dictadura desde hace poco más de un año y sin embargo, la industria del sexo florece más que nunca.


Relacionado: Renta de colegialas en Japón


Así que ahí estaba yo, en un hotelito de Bangkok, pensando en qué podía hacer por la noche tras las visitas convencionales: el Palacio Real, el Buda durmiente de 46 metros de largo, la casa del explorador Jim Thompson… cuando me acordé de lo que había leído sobre el Salón del Dr. BJ, ubicado en el barrio de Nana.

Para situar un poco, Sukhumvit es una calle normal, una gran avenida que atraviesa Bangkok, con comercios de todo tipo: McDonalds, casas de cambio, malls y un moderno metro aéreo —el BTS Skytrain— que sobrevuela buena parte de su extensión. Pero a la altura de la estación de Nana, la cosa cambia. A un lado de Sukhumvit hay una concentración de locales de strip-tease y bastante más, como un supermercado del sexo. Y del otro lado, distribuidos en calles más estrechas, algunos establecimientos mucho más interesantes.

Una de esas calles es Soi 7/1, al final de la cual, tras tener que superar varios locales con chicas que te miran fijamente e intentan, con insistencia pero sin agresividad, captarte como cliente, se encuentra el premio gordo: a un lado, el Dr. BJ's Salon, y justo enfrente, el Dr. BJ's Nuru. La diferencia entre ambos está en que, en el primero, te la chupan. En el segundo, también te la chupan, pero antes te hacen un masaje nuru que te destapa los oídos.

Imagen vía.

¿Los precios? Si en el BJ Salon oscilan entre los económicos 700 y 1000 baht (entre 17 y 25 euros), según la valía y dedicación de la chica, el BJ Nuru es algo más caro: 2000 baht por el servicio estándar de una hora, 3000 baht por el VIP de dos horas. Pero vale la pena. El proceso es muy sencillo: escoges la tarifa, eliges a la chica que más te gusta de entre unas quince, si quieres te tomas algo y si no, no, y para arriba, hacia las habitaciones.

Ok, pero ¿qué carajos es el masaje nuru? Como todo, tiene varias versiones, pero el servicio estándar que ofrece el local de Bangkok es el siguiente. En primer lugar, entras a la habitación dejando los zapatos fuera. Después tienes que desnudarte del todo y la chica, que también se desnuda, te ducha de arriba abajo. Te limpia todo el cuerpo a conciencia, y cuando digo todo es todo, pene y ano incluidos. Imposible evitar ahí una primera erección.


Relacionado: Tuve una sesión de terapia desnuda


A continuación, te tumbas boca abajo en una colchoneta y la chica, a la que llamaremos Oily, te aplica el frío y resbaladizo gel Nuru de origen japonés que da nombre al masaje. Después se acuesta contigo, o mejor dicho, se tumba encima de ti. Te frota lentamente con todo su cuerpo, pero sobre todo, obviamente, con las tetas. Primero en sentido vertical y luego en sentido horizontal. Te acaricia también todo tu cuerpo con su entrepierna.

Cuando acaba la primera parte, toca darse la vuelta. Evidentemente, la erección ya es de campeonato. Y pudiendo ya mirar a Oily directamente a los ojos, el festín prosigue, porque además de masajearte igual que antes, ahora puedes acariciarla tú también. Y si la chica es cariñosa como Oily (luego vi que tenía una valoración de 8.8/10 en la web), también te besa lascivamente mientras tú le puedes meter el dedo por donde quieras.

Si hasta aquí la experiencia ya habría sido inolvidable, no olvidemos que estamos en un BJ. Porque aprovechando el estado catatónico en el que te deja el particular masaje, Oily se acerca finalmente, con sigilo, a tu miembro, y sí, te lo chupa. Primero poco a poco, entreteniéndose, sin prisa. Repasando las pelotas también. Y luego más deprisa, pero con igual esmero. Cuando el inevitable final se aproximaba, me sentí obligado a informarle de ello, por educación. I'm coming soon. No pareció importarle. Siguió con la faena, y terminé en su boca.

Tras un breve descanso y como aún no había pasado la hora, Oily empezó a chupármela otra vez sin aviso y sin recargo. Lamentablemente, le tuve que decir que no hacía falta continuar, que ya me había quedado más que satisfecho. Tampoco habría podido repetir tan pronto. Los últimos pasos del ritual son que la chica te ducha otra vez con mucho cariño, te secas, te calzas, un beso y hasta la próxima. Todo con esa sensación de normalidad, de no estar haciendo nada prohibido sino tan solo de contratar un servicio que solo te da Bangkok.