FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

El Salvador sufre su mes más violento desde que terminó la Guerra Civil

Los crímenes violentos no dejan de incrementar en ese país desde que se desmanteló la tregua entre las organizaciones criminales y el Gobierno.
3.6.15

Este artículo fue publicado originalmente en VICE News, nuestra plataforma de noticias.

Mayo fue el mes más sangriento en El Salvador desde 1992, cuando terminó la Guerra Civil: 635 homicidios a causa de la guerra entre las bandas callejeras de este pequeño país.

Según informa Associated Press, en el mes de mayo de este año murieron al menos 20 personas cada día en el país centroamericano, cuya población es de 6.1 millones de habitantes. Esta cifra es aún más escalofriante que los datos registrados en el momento más crudo de la Guerra Civil, que asotó al país entre 1980 y 1992. Para ese entonces, el promedio era de 17 muertos al día.

Publicidad

"El 19 de mayo fue el día más violento en todo el mes: murieron 34 personas en 24 horas", dijo el director de la Policía Nacional, Mauricio Ramírez Landaverde. También afirmó: "El 60% de los asesinados del mes pasado fueron víctimas del crimen organizado".

Durante el mes de marzo la cifra alcanzó los 481 homicidios. El pico de violencia en mayo supone un aumento del 32%, el incremento más salvaje nunca antes registrado en el país.


Relacionados: Fotografías de la pandilla más grande de Nueva Zelanda


El llamado Triángulo Norte de Centroamérica, formado por El Salvador, Honduras y Guatemala, tiene uno de los índices de homicidio más elevados del planeta. En muchos casos, hay comunidades enteras sometidas al poder de las organizaciones criminales. Los homicidios regionales son raramente investigados y juzgados con éxito.

De acuerdo con un informe publicado en enero por un centro de investigación política mexicano, San Salvador está en el puesto número 13 en el ranking mundial de las ciudades más violentas del mundo, excluyendo las que están en guerra.

Desafortunadamente, junio no parece ser más alentador: al menos cinco personas fueron asesinadas en el país el pasado martes.

Las autoridades informaron que el aumento de los crímenes violentos podría ser un intento por presionar al gobierno. Se trataría de una forma de negociar las condiciones de encarcelamiento de algunos de los capos de las organizaciones locales, que habrían sido transferidos recientemente a cárceles de máxima seguridad en el país.

El Salvador había experimentado una leve caída en el índice de homicidios durante la tregua impulsada por el gobierno, suscrita en 2012. Sin embargo, desde que el acuerdo se rompió a principios de 2014, los crímenes violentos no han dejado de crecer.

A pesar del éxito que había tenido la tregua, el presidente del país, Salvador Sánchez Ceren, aseguró en febrero de este año que no piensa promover ningún otro tipo de acuerdo: "Sabemos que tenemos que actuar con mucha firmeza, no lo duden. Pero no negociaremos con ninguna pandilla".

Associated Press contribuyó en este reportaje.