FYI.

This story is over 5 years old.

Sexo

Mi debut como prostituto en Craigslist

Hay muchas formas de ganar dinero estudiando en Londres, pero decidí que dejar que hombres mayores me la chuparan era la más fácil.
2.2.12

Hay muchas formas de ganar dinero como estudiante en Londres, pero decidí que dejar que hombres mayores me la chuparan era la más fácil. Aún más importante, cumplía mis tres requisitos para un trabajo: a) poderlo organizar desde mi laptop, b) buena paga, c) no requiere de mucha habilidad.

A pesar de que nunca había tenido una experiencia homosexual en mi vida, empezar a prostituirme con hombres gays más grandes me pareció natural. Crecí en un pueblo pequeño y siempre supe que ésta era la clase de cosas que pasaban en London Town. Así que cuando un amigo me contó sobre la prostitución en Craigslist, supuse que sería muy fácil.

Publicidad

Una vez en la página, después de descartar las peticiones de incesto, bestialidad, los fetiches más extraños que te puedas imaginar, y algunos anuncios tan tristes que te dan ganas de llorar, encuentras un gran número de homosexuales a los que les prende la idea de complacer a algún heterosexual. Anuncios como "r u str8 [eres heterosexual]?", "looking for £un [quieres divertirte]?" y "I want to suck some str8 guy's dick for cash [Quiero pagar por chupársela a un heterosexual]", valen medio céntimo. Aunque no me considero completa y absolutamente "heterosexual", ésa es mi preferencia, así que estos anuncios me parecieron adecuados.
    
Una vez que me di cuenta que lo mío era la prostitución en línea, comencé a responder tantos anuncios como pude en Craigslist. Después de media docena de correos, logré conseguir una cita. El tipo que elegí se veía bastante amable: un indio regordete y cuarentón que no había salido del clóset y vivía solo. No me había puesto a reflexionar demasiado sobre mi cita, hasta que estuve en la plataforma de Leyton. Conforme seguía las direcciones que me enviaba por mensaje cada cinco minutos, mi certidumbre sobre cómo hacer dinero fácil se comenzó a derrumbar. Nadie sabía dónde estaba, y las personas que sabían de mis planes no sabían que hoy sería el día. Sin embargo, estaba demasiado lejos como para olvidarlo todo y regresar, así que compré algunas cervezas y seguí adelante. Llegué a su calle y, después de recibir su dirección en un mensaje, caminé hasta su puerta.

Publicidad

Después de un saludo incómodo y disculparse por el desorden que había en su casa, me llevó al segundo piso. La casa estaba asquerosa. No era el tipo de suciedad que dices "perdón, tuve una semana muy ocupada, pero ahora limpio", era más como "estoy escondiendo el cadaver de mi madre debajo de ese montón de basura". En serio, había pilas de platos sucios en el pasillo casi tan altas como yo.

Cuando entré a su habitación, mi corazón se detuvo. No era la clase de situación sin compromisos que me había imaginado. Había velitas, Amor 95.3 FM, una toalla sobre la cama, y un fuerte olor a lubricante. Había un aire de romanticismo distorsionado que me hizo sentir incómodo.

A pesar de estar tan horrorizado, los siguientes 40 minutos transcurrieron bastante bien. Seguí las instrucciones de mi cliente, me moví como él quería, y nuestro arreglo pareció no tener problemas. Me acosté en la cama e intenté relajarme. Mi primera mamada por un hombre fue muy parecida a las otras que había recibido. Ni siquiera me estremecí cuando sentí su boca en mi culo con Lionel Ritchie en el fondo. Sin embargo, me alteré un poco y le dije que no, cuando intentó meterme uno de sus mañosos dedos por el ano; eso no era parte de nuestro acuerdo. Pero un golpecillo en la mano lo resolvió. Fuera de eso, nuestra cita transcurrió sin mayores percances.

Me fui, y a pesar de intentar convencerme en repetidas ocasiones de que no tenía problema con lo que había pasado, gasté buena parte del dinero en comida, bebidas y cigarrillos para reconfortarme camino a casa.

Todavía no he vuelto a ver a ese primer hombre, pero parece que tenemos una relación extraña. Durante las siguientes semanas, recibí varios mensajes de él, todos exigiendo que me apareciera de inmediato en su casa. Con el paso del tiempo, y mis continuos rechazos, mi único cliente comenzó a sentirse más y más frustrado. Eventualmente (poco tiempo antes de escribir esto) me envío un mensaje deprimente… estaba… cortando conmigo. Estaba finalizando lo nuestro. Fue muy lindo al respecto. Me dijo que "no funcionaría" y que "no podía hacerlo". Pero, como suele ser el caso, sólo tomó algo de tiempo antes de que cambiara de parecer. Después de una semana me estaba enviando mensajes de nuevo. ¡Intentaba ganarme de vuelta! Por desgracia para él, había llegado al límite de mis perversiones en internet, así que no ha vuelto a recibir respuesta en un buen rato, aunque eso no parece detenerlo.
    
Después de otro par de experiencias similares, decidí que eso no era lo mío, y comencé a probar mi suerte con otras cosas menos dañinas para mi alma. Como escribir. Pero en serio, no estoy diciendo que no lo hagan. Si son unos holgazanes y necesitan dinero, ¿por qué no? Sólo asegúrense de tener su lugar feliz muy a la mano.