FYI.

This story is over 5 years old.

Jeff Mills es el hombre del mañana

El mago piensa dejar su marca en este planeta, y más allá.
15.1.15
Foto por: Arthur Rad

Fue en 1996 cuando Jeff Mills creó un monstruo: Habiéndose ganado el nombre de, The Wizard, a partir de su maestría para mezclar con tres tornamesas. Mills produjo un track que podría haber cambiado el techno para siempre. Un sinfín de DJs han descrito a "The Bells" no únicamente como su inspiración, sino como su primer contacto con la música electrónica. Es un track que define el entendimiento de que cualquier forma de arte puede ser auténticamente eterna en su propia forma.

Publicidad

Este intercambio es más que una simple 'entrevista'. Esta es una percepción rara en la mente de su creador – el astronauta cósmico del techno, por llamarlo así. Jeff Mills es más que un simple DJ o artista, es un creador y un constructor, un movedor y un agitador, y unos de los gangsters originales que agració a la industria entera. Nuestra discusión se expandió más allá del horizonte de la música techno, incluyendo las interrogantes filosóficas y puntos metafísicos que Stephen Hawking podría haber abordado.

La conciencia de Jeff en la música opera en un nivel galáctico de eficiencia y entendimiento, más allá que el artista promedio. "La música general se deriva de un sistema particular de creencias y una forma en particular de pensamiento extraídas de la mente del productor. Entre más trabajas sobre un tema [musical], más realizo una perspectiva fragmentada del mismo. Esto ayuda a reconstruir el tema con el propósito de atacarlo desde diferentes perspectivas", explicó Jeff.

Mills lo ha visto todo y ha estado involucrado desde el comienzo. "Aunque he estado involucrado durante muchos años, siempre he logrado mantener una distancia creativa desde el nucleo interno de "todo eso" al nunca creer lo que la gente tiende a decir o insinuar. En mi mente, siempre he sentido que el género [de la música dance] siempre es mejor presentado a través de las diversas formas en las que lo abordamos".

Foto por: Arthur Rad

Como un conservador del techno, la manera de Mills es muy única. Él se apega a un enfoque con un panorama general a la producción de la música dance, uno que enmarca a la música en el tiempo y el espacio en vez de formas de onda y BPMs.

Explicó que su "interés general en espacio y la ciencia espacial no es algo extremadamente anormal", y que es un concepto que se adecua para combinarse con su acercamiento a producción. "Creo que mis influencias se volvieron más reconocibles luego de comenzar a incorporar estas visiones en mi música. Como productor, el concepto llega primero y está sobre todo lo demás, luego de eso, pienso en cómo materializarlo – la forma artística o el estilo musical".

Publicidad

De las muchas formas en las que Mills ha utilizado sus manos, con certeza ha dominado una: ser DJ. La noche de viernes, Mills tocó un implacablemente pesado set de tres horas en Montreal. No hubo ningún concepto de "build" o "drop" sino una progresión constante del sonido moviéndose hacia delante, de forma lineal. Fue fácil ver lo que quería hacer y hacia dónde quería dirigir a la audiencia. Los relampagueantes kicks seguían a los minutos de programación percusiva de su TR-909, sin ningún breakdown tradicional. Claro la pieza central de su set, "The Bells" se escuchó de forma interminable a través de la bodega.

Foto por: Arthur Rad

Ha sido una progresión natural hacia la cima para Mills. "Una cosa llevó a otra. Nunca hubo nada que tuviera que practicar o aprender. Observando primero al objetivo, en vez del método o los medios, se vuelve más claro el entendimiento de las cosas con las que nunca he trabajado, como una película, la danza contemporánea, el arte, etc.".

Aún así, mantiene la vista fija sobre el futuro de su amado género, Mills trabaja para asegurarse de mantenerse vigente todos los días. "Creo que es esencial estar conscientes del estado actual de las cosas, si una persona desea entender hacia donde nos dirigimos [en el futuro]", dijo.

Tristemente, admitió que el estado actual de la música dance deja bastante espacio para la mejoría. "En la música, de entre todos los vicios, aprecio el valor de la creatividad y la innovación, [lo peor] es el circo que rodea a la competitividad entre los DJs/Productores", Mills explicó. "En este torneo deportivo, ser el mejor, el más gustado, el más exitoso, desafortunadamente sobrepasa a cualquier otro aspecto de esta forma de arte".

Publicidad

El logro más reciente de Jeff, la producción de  Man From Tomorrow con la famosa directora Jacqueline Caux, es una pieza documental, experimental, que encapsula la creatividad de Jeff Mills en plena forma.

"El filme fue realizado para exponer una ideología y creencia en particular acerca del futuro y el hombre del mañana", dijo. "Jacqueline creó un escenario donde esta transformación podría ser explicada por una figura humanoide que trasciende el tiempo para revelar el estado del futuro al espectador. La figura también podría estar también representada como cualquiera que tenga pensamientos muy profundos acerca del futuro. Ese 'hombre' podría ser extendido a un 'humano' o 'la humanidad'.

Existe un inherente tema minimalista a través de la pieza, el cual ha funcionado como un trampolín hacia otras áreas que han influenciado la música de Mills durante años.

"Sobre todo, el filme es en realidad, una reflexión de quien soy – una impresión de cómo pienso y las cosas que percibo como verdaderas. El filme muestra mi personalida, pero no únicamente a través del lente psicológico de Jacqueline. En realidad no me veo a mí mismo en la pantalla, sino más bien a una simulación. Colores, formas, y líneas que no son exactas. Una personalidad para ser utilizada como una guía o punto de referencia".

Fotografía por: Arthur Rad

El filme nunca muestra el rostro de Jeff de manera detallada. En su lugar, es representado por una figura sombría. "Mi posición es, y siempre será ser secundario ante la gente para la cual estoy tocando o haciendo música. Únicamente la silueta de una concha o mi figura son necesarias para hacer sentir a la gente que la música es el resultado de un propósito. Para mí, y  en contraste con cuanta gente que cree ser DJ, las necesidades de la gente siempre van primero y son más importantes. En realidad, mi dirección es guiada por otros".

Durante la noche de viernes, Jeff le dio a la gente lo que ellos querían. No se trató acerca de él, no hubo micrófonos, no hubo pasteles, ni hype. No había ni siquiera un logotipo del artista, lo cual generalmente decora cada muro del edificio. En vez, fue un viaje visceral a través del espacio y el tiempo, Mills impecablemente se conecta con su música – con él y con su TR-909 al timón. Las presentaciones como esta, hablan acerca de por qué ha llegado a tener un culto mundial de seguidores muy lejos de su hogar en Detroit.

Publicidad

El acercamiento de Jeff hacia la música, las artes y las humanidades se adecuan a un linaje evolutivo y de supervivencia que podría ser envuelto durante un curso universitario. Es un acercamiento que separa a los hombres de los niños. Deja muy claro que los artistas de este tamaño tienen un mayor entendimiento de sus roles dentro de la industria comparado con tu DJ promedio.

Sus ideas acerca de la dirección en la que se encontraba el techno y en la que estará, nos deja bastante ilustrados, por decir lo menos.

"En el año 2100 el término 'techno' ya no existirá. La forma armónica que reconocemos como música estará ahí, pero apenas. Para entonces, alguien ya habrá creado una forma de trasponer las sensaciones externas hacia los sentimientos. Significando, que una persona podría sentirse de la misma forma en la que yo me sentía cuando hice "The Bells" en el preciso momento en la que la hice. En 2200, estar en otro planeta será tan normal como estar en el planeta tierra. Poblaciones enteras de gente que nunca hayan visitado la tierra existirán. A partir de eso, no podemos esperar que la música que conocemos y amamos sea menos considera y apreciada, ya que tiene poco que ver con los mundos que están a millones de kilómetros de distancia. Esto podría producir formas de arte que rindan homenaje a un nuevo despertar. En el año 3000, muy pocos humanos existirán en la masa terrestre de la Tierra. Principalmente por la falta de alimentos, sequías y enfermedades, grandes grupos de gente serán exportados hacia la luna o lienzos flotantes satelitales y colonias con atmósferas internas. Esto podría conllevar un sentido de relación desapegada que podría estar conectada a la forma en que utilizamos el entretenimiento [y la música]".

Publicidad

Jeff Mills es en verdad lo que el filme representa: el hombre del mañana.

Puedes ver el tráiler de Man From Tomorrow aquí. Puedes comprarlo aquí.

Jeff Mills: Facebook // Twitter

Puedes seguir a Zack en Twitter: @zackrota

Este artículo apareció originalmente en THUMP Canadá