FYI.

This story is over 5 years old.

¿Qué le pasa a tu cuerpo y a tu cerebro cuando combinas drogas?

Las personas se creen farmacólogas y mezclan drogas para obtener cierto efecto pero no se dan cuenta del riesgo al que se exponen.
3.2.16

*Este artículo originalmente se publicó en, Vice.

La gente no suele consumir una sola droga. De hecho, el policonsumo de sustancias —término que se emplea para "ponerte hasta el culo con más de una droga"— tiende a ser la norma en lugar de la excepción para la mayoría quienes consumen drogas.

Es posible que te tomes una cerveza sola, claro, o que te metas una clencha sin sentir la necesidad de enviar un email a tu trabajo a las 4 de la madrugada para pedir que te paguen por adelantado y así poder comprar otros seis gramos. Pero si te metes algo por la nariz es muy probable que lo combines con algo más, algo que te altere más de lo que ya estás o que te relaje para cuando quieras dormir.

Publicidad

A pesar de ser tan común, se ha investigado muy poco sobre el consumo de distintas sustancias a la vez. La mayoría de los estudios sobre drogas se centran en los efectos de sustancias aisladas, pero lo que sí es seguro es que, con cada droga adicional que consumes, aumentas el riesgo de dañar tu salud. Un buen ejemplo son todas las celebridades que consumen heroína y cocaína durante años hasta que deciden combinarlas y mueren.

"Hay diferentes categorías de sustancias: estimulantes, sedantes, alucinógenos y disociativos. Combinar dos de estas sustancias aumenta el riesgo para la salud", me explicó el doctor Owen Bowden-Jones, fundador de la clínica CNWL Drug Club Clinic de Londres.

Bowden-Jones llevó a cabo una investigación exhaustiva sobre las "drogas de club" y conoce los efectos que tuvieron en sus pacientes. Me explicó que la combinación de dos estimulantes es mala idea porque "el ritmo cardíaco y la presión sanguínea se incrementan. Tomar más de dos estimulantes puede multiplicar este efecto y aumentar el riesgo de sufrir un daño letal, como un paro cardíaco o un infarto". También señaló que pasa los mismo con dos o más sedantes, ya que "aumentan el riesgo de sedación extrema o coma".

Combinar drogas de dos categorías diferentes también es mala idea. "Muchos combinan sedantes con estimulantes" dijo Bowden-Jones. "Tratan de equilibrar el efecto de los unos con los otros, tomando por ejemplo un sedante para que atenúe el efecto del estimulante". El problema es que es muy fácil equivocarse con la cantidad. "La gente se cree que son expertos en psicofármacos y mezclan drogas para obtener determinado efecto, pero no se dan cuenta del riesgo al que se exponen".

Publicidad

Como sabemos que la gente va a seguir consumiendo dos o más sustancias a la vez sin importarles el riesgo, decidimos consultar a un par de expertos, Bowden-Jones y Adam Winstock, fundador de la Encuesta Global sobre Drogas, para que nos explicaran el riesgo de algunas de las combinaciones más comunes.

Foto por Chris Bethell

Cocaína y alcohol

Esta es una combinación muy común. La mayoría de los que consumen cocaína de forma ocasional solo lo hacen cuando llevan un rato bebiendo alcohol. Lo malo es que, como uno es un estimulante y el otro es un sedante, no es una combinación muy buena para tu corazón o tu bienestar en general. No obstante, es cierto que crea una sensación totalmente diferente. Quizá es por eso que mucha gente termina sacando a relucir el móvil después de unas cuantas cervezas.

Según Bowden-Jones. "[La cocaína] es un estimulante y [el alcohol] es un sedante. Ingerir estas dos sustancias provoca la formación de cocaetileno, que posee propiedades psicoactivas".

Diversos estudios sugieren que, a pesar de que el cocaetileno permanece más tiempo en la sangre que la cocaína y por lo tanto la euforia dura más, también es más tóxico que la cocaína, es decir, que de cualquier forma es muy malo para la salud.

MDMA y ketamina

La combinación de ketamina y MDMA es la mezcla más común de todas. Mucha gente toma M para empezar la noche, bebe toda la noche y al final se mete K para aumentar todavía más el efecto o para calmarse, cuando de pronto se dan cuenta de que sin saber cómo han llegado, están en la sala de estar de alguien, el sol está empezando a salir, Ultrabeat suena en el estéreo y tienen unas ganas locas de largarse de allí.

Publicidad

Bowden-Jones dice que, a pesar de su popularidad, se sabe muy poco sobre los efectos de esa combinación de sustancias. "Sabemos que la ketamina puede ser un sedante y el MDMA un estimulante, pero es muy difícil calcular el equilibrio correcto entre ambas", afirmó.

Tom, un estudiante de 24 años de edad, tomó MDMA y poco después ketamina en pleno "impulso de la fiesta". Nunca había probado la ketamina y se dio cuenta de que la combinación de estas dos drogas le provocó un arranque de agresividad en su viaje.

"Todavía podía sentir la conexión emocional que produce el éxtasis, aunque la ketamina lo eclipsó bastante", me explicó. "No me dio el bajón del K por el MDMA, pero en general no me gustó el efecto de la combinación".

Foto por Andoni Lubaki

MDMA y ácido

Según Bowden-Jones, la combinación de MDMA con ácido es menos común que la de MDMA con ketamina. Y tiene razón: no es la mezcla que hacemos normalmente cuando estamos de fiesta, lo cual es bueno porque combinar dos estimulantes "podría causar problemas cardiacos y de presión sanguínea, así como intensas y aterradoras alucinaciones".

MDMA y alcohol

"La mayoría de la gente bebe alcohol después de meterse un poco de MDMA, pero eso es una pésima idea", dijo Adam Winstock, fundador de la Encuesta Mundial sobre Drogas y, tal como afirmó Bowden-Jones, experto en el campo del policonsumo de sustancias, "El alcohol te deshidrata y te baja la euforia producida por el MDMA".

Publicidad

Me explicó que una copa de vino está bien pero no "dos o tres botellas, todo depende de cuánto bebas. Es mejor tomar agua, zumo o leche".

Marihuana y alcohol

Combinar marihuana y alcohol es la forma más efectiva de llegar al mareo y la náusea. Si te gusta esa sensación, solo asegúrate de no conducir. Y si tu conductor designado se ha pasado la noche entera fumando maría y bebiendo alcohol, oblígale a que se espere a estar sobrio y después ya puedes dejar que te lleve a casa. Eso fue lo que aconsejó Winstock.

"El alcohol aumenta muy rápido los niveles de THC en la sangre y eso hace que el cuelgue sea más intenso", explicó Winstock. "El alcohol impide que conduzcas bien, igual que el cannabis. Combinarlos y conducir es una muy mala decisión".

MDMA y marihuana

"La marihuana es la sustancia que más habitualmente consume la gente para aliviar el bajón del MDMA", dijo Bowden-Jones. "Fuman marihuana o toman pastillas para dormir cuando se acaba la fiesta".

El mayor riesgo de esta combinación, si eres susceptible a ese tipo de cosas, es que la maría provoca ansiedad y paranoia, lo cual se suma a la ansiedad y la paranoia que ya sientes de por sí por el bajón del MDMA. Disculpa pero, de todos los drogadictos con los que hablamos, ninguno se quejó de la combinación marihuana/MDMA.

"Ha habido muchas noches en las que ya estoy harto del efecto del MDMA y lo único que quiero es fumar", me dijo Matt, de 24 años de edad. "No es lo mejor, pero al menos me tranquiliza".

Publicidad

Ketamina y alcohol

"Cuando preguntamos a los participantes [en la Encuesta Mundial sobre Drogas] hace unos años que cuál creían que era la combinación de drogas más peligrosa, la mayoría respondieron que la ketamina con alcohol", dijo Winstock. "Es una respuesta muy inteligente, porque el alcohol causa problemas en la vejiga que se empeoran por la ketamina a causa de la deshidratación. Además, te seda y hace que pierdas el equilibrio, lo cual aumenta el riesgo de la disociación que produce la ketamina".

Conclusión: si bebes alcohol, aléjate de la K.

Heroína y crack

"Esta combinación es muy común", dijo Winstock. "El bajón del crack es muy desagradable y la heroína se utiliza para hacerlo más soportable".

Con esto en mente, cuanto más crack fumes, más heroína necesitarás para equilibrarlo y más riesgo tendrás de sufrir una sobredosis.

GBL/GHB y cristal

El GBL y el GBH sirven para aumentar la libido y el cristal o mefedrona ayuda a mantener físicamente esa libido durante un largo periodo de tiempo. Sin embargo, son sustancias que producen síntomas psicóticos o paranoia, por eso combinarlos no es la mejor forma de reducir el riesgo de experimentar dichos efectos secundarios.

"Obviamente es una combinación muy común, sobre todo entre la gente a la que le gusta el chemsex", dijo Winstock. "El GBL y el GHB puede reducir la concienciación de la gente en lo que respecta a la práctica de sexo seguro, aumentando por ejemplo las probabilidades de practicar sexo de alto riesgo o de sufrir una agresión sexual".

Publicidad

Esto facilita la transmisión de ETS, sobre todo porque la mefedrona reseca la piel y puede producirse alguna hemorragia si no se utiliza suficiente lubricante.

Heroína inyectada y cocaína

La cocaína estimula el corazón y la heroína debilita los pulmones, de modo que su combinación puede provocar un ataque cardiaco y respiratorio al mismo tiempo.

"Es peligroso porque combinas dos drogas muy poderosas y es difícil controlarlas, ya que generalmente entran de forma intravenosa, así que una vez que las inyectas, ya no hay nada que hacer", dijo Winstock. "La gente corre mucho peligro al mezclarlas para tratar de obtener la mejor experiencia".

Alcohol/benzodiazepina/opiáceos

El mayor riesgo en esta combinación es que la gente no acepta su drogadicción.

"Te tomas media botella de vino, cuatro píldoras de codeína y piensas "No tengo un problema, el médico me recetó estas pastillas'", dijo Winstock. "La combinación de estas dos sustancias es muy peligrosa y puede provocar una sobredosis. Y es mucho peor si combinas las tres. Mucha gente consume opiáceos y benzodiacepina por prescripción médica, sin embargo, combinarlas puede ser mortal".

Para participar en la Encuesta Mundial sobre Drogas 2016, haz clic aquí.