FYI.

This story is over 5 years old.

El Freaky Colectivo es la encarnación de la fiesta

Después de anunciarse su participación en el EDC México, nos sentamos con el colectivo bogotano para platicar sobre su trayectoria y su futuro.

Sigue a THUMP México en Facebook


Cuando me reuní con tres de los miembros del colectivo bogotano El Freaky en su reciente visita a la Ciudad de México, tenían razones de sobra para estar contentos. No sólo estaban a punto de ofrecer su segundo show en el país, después de su exitoso debut en el Vive Latino del 2014, sino que además se despertaron con la noticia del anuncio del cartel de la edición 2017 del festival EDC México, en donde están incluidos, junto a otros nombres latinos como Erick Rincón, DJ Raff, Ghetto Kids, Mijo, y cabezas de cartel del tamaño de Major Lazer, The Chainsmokers y Marshmello.

Publicidad

Ya son casi ocho los años que El Freaky Colectivo lleva cultivando su carrera, desde sus inicios como una fiesta mensual en la capital de Colombia, hasta desembocar orgánicamente en lo que es hoy en día: una agrupación cien por ciento abocada a la fiesta. Para ello, Mike Style, Fat Sugar Daddy, Kmmy Ranks y Andrés Shaq emparejan sus influencias caribeñas –en especial jamaiquinas– con sus raíces colombianas, y las aderezan con sonidos latinoamericanos y de más allá para crear una explosiva mezcla de global bass que obliga al cuerpo a moverse, quiéralo o no. Esta noción se extiende a sus presentaciones en vivo, donde controlan al público como encantadores de serpientes con sus mezclas, y lo envuelven con un show audiovisual con una identidad propia.

Con un disco en su haber, Sabroso, además de número de remixes, singles y mixtapes, los chicos de El Freaky Colectivo siempre se han sabido rodear de artistas que contribuyen a enriquecer su sonido y lograr sus objetivos fiesteros. Desde Shaggy y Tego Calderón a Los Gaiteros de San Jacinto y Alfredo Gutiérrez, El Freaky reafirma el sentido incluyente del término "colectivo".

Con un disco en puerta para el 2017 bajo el subsello de EDM de Universal Music, Aftercluv Dancelab, tres de los chicos de El Freaky nos concedieron esta entrevista para conversar sobre su trayectoria, propuesta sonora y visual, planes futuros y su próxima participación en el EDC México.

Publicidad

Sigue a THUMP México en Facebook


Cuando me reuní con tres de los miembros del colectivo bogotano El Freaky en su reciente visita a la Ciudad de México, tenían razones de sobra para estar contentos. No sólo estaban a punto de ofrecer su segundo show en el país, después de su exitoso debut en el Vive Latino del 2014, sino que además se despertaron con la noticia del anuncio del cartel de la edición 2017 del festival EDC México, en donde están incluidos, junto a otros nombres latinos como Erick Rincón, DJ Raff, Ghetto Kids, Mijo, y cabezas de cartel del tamaño de Major Lazer, The Chainsmokers y Marshmello.

Ya son casi ocho los años que El Freaky Colectivo lleva cultivando su carrera, desde sus inicios como una fiesta mensual en la capital de Colombia, hasta desembocar orgánicamente en lo que es hoy en día: una agrupación cien por ciento abocada a la fiesta. Para ello, Mike Style, Fat Sugar Daddy, Kmmy Ranks y Andrés Shaq emparejan sus influencias caribeñas –en especial jamaiquinas– con sus raíces colombianas, y las aderezan con sonidos latinoamericanos y de más allá para crear una explosiva mezcla de global bass que obliga al cuerpo a moverse, quiéralo o no. Esta noción se extiende a sus presentaciones en vivo, donde controlan al público como encantadores de serpientes con sus mezclas, y lo envuelven con un show audiovisual con una identidad propia.

Con un disco en su haber, Sabroso, además de número de remixes, singles y mixtapes, los chicos de El Freaky Colectivo siempre se han sabido rodear de artistas que contribuyen a enriquecer su sonido y lograr sus objetivos fiesteros. Desde Shaggy y Tego Calderón a Los Gaiteros de San Jacinto y Alfredo Gutiérrez, El Freaky reafirma el sentido incluyente del término "colectivo".

Con un disco en puerta para el 2017 bajo el subsello de EDM de Universal Music, Aftercluv Dancelab, tres de los chicos de El Freaky nos concedieron esta entrevista para conversar sobre su trayectoria, propuesta sonora y visual, planes futuros y su próxima participación en el EDC México.

THUMP: ¿Cómo comenzó El Freaky Colectivo? Sabemos que comenzó como una serie de fiestas en Bogotá, pero, ¿cómo fue la transición hacia un acto original?

Fat Sugar Daddy: Realmente comenzó como un circuito de fiestas y la transición fue paulatina. No dijimos, "ya no somos fiesta, ahora somos El Freaky Colectivo", pero sí hubo un hecho que marcó que la propuesta de la fiesta fuera a tocar a otro escenario: un concierto con Calle 13 en un Halloween hace siete años. Ahí fue cuando comenzamos a pensar en construir una propuesta escénica. En las fiestas, tocaba Mike [Style], se bajaba y tocaba Camilo [Kmmy Ranks], y yo por ejemplo ponía música al final. Andrés [Shaq], Camilo y yo nos conocíamos de la universidad, y me invitaron en la tercera fiesta para que pusiera música –porque yo venía de otro circuito de fiestas– y ahí fue cuando les dije "yo les diseño el flyer", y me quedé como el artista visual. Después de ese concierto de Calle 13, nos empezaron a salir más oportunidades de tocar fuera del circuito que habíamos creado, y desde ahí salió la propuesta de volvernos un colectivo audiovisual y trabajar en pro de llevar esto más allá de nuestra propia fiesta.

Mike Style: Empezó llamándose "El Freaky Friday", y la hacíamos el primer viernes de cada mes. Después de ese concierto nos invitaban a tocar un sábado, o un jueves, entonces ya no encajaba. Recuerdo también un concierto con Bomba Estéreo hace años, también súper chévere, y de ahí fue que dijimos, "oiga, tenemos que...".

Kmmy Ranks: Sí, empezamos como una especie de opening act de varios eventos grandes que se hacían en Colombia.

Y, ¿en qué momento dan el salto y empiezan a producir música propia?

Kmmy: Ya había un par de festivales a los que queríamos ir dentro de Colombia y sí había que hacer algo propio, pero el proceso no fue tan como, "ay sí, nos volvemos productores", sino más bien fue de hacer remixes, mixtapes... ¿Hicimos dos mixtapes? ¿O uno?

Mike: No, uno. Los Súper Dulces 16, para una revista.

Kmmy: Sí, empezamos con remixes y luego sacamos la primera canción.

Fat: Digamos fue el paso natural que tenía que dar el colectivo, pero no fue una cosa de la noche a la mañana, sino que se fue construyendo paulatinamente.

Mike: [Fue] algo así como que necesitábamos un intro para los shows, entonces Kmmy dijo, "oiga, hagamos algo con Los Gaiteros de San Jacinto". Así empezó ese intro y quedó para el primer disco, y luego empezamos a invitar a otros artistas.

Fat: De ese intro se desprende nuestro primer álbum, Sabroso, que se tiró por una revista colombiana de música y cultura joven, en general. Fueron 30 mil copias.

Mike: Y como venía con la revista, era gratuito, y así todo el mundo comenzó a tener ese CD. De la misma forma salió el primer mixtape.

Kmmy: El primer mixtape es un reflejo de lo que estaba pasando en Latinoamérica con la cultura alternativa. Estaban los Frikstailers, estaba ChocQuibTown, Los Rakas, Lido Pimienta, Pernett, Bomba Estéreo, Liliana [Saumet] con Niña Dioz, Uproot Andy, Quantic, Sabo...

Mike: El Frente Cumbiero, Alerta Camarada, 3 Coronas, Boogat... Y lo chévere fue que invitamos a muchos artistas que admiramos y muchos artistas con los que habíamos trabajado, entonces ahí empezamos como a decir, "oiga, sigamos haciendo más cosas".

Fat: Ese fue el proceso en esos años; sin embargo, seguíamos manteniendo nuestra fiesta. De nuevo, ya no era Freaky Friday, pero sí configurábamos esos espacios. Y, a raíz de eso, también invitamos a mucha gente de afuera, como Qué Bajo?!, Peligrosa, Mr Pauer, de Miami, ZZK, Toy Selectah. Entonces eso también hizo que nos volviéramos una especie de nodo de tropical bass, global bass, lo que sea bass (risas) en Colombia. A partir de eso, empezamos a preocuparnos por llevar el proyecto un paso más allá, que era producir y hacer un show en vivo impactante, sorprendente y compacto. Y ahí estamos.

¿Manejaban en la fiesta los mismos estilos de música que con los que se meten ahora cuando producen? Como el dancehall, la cumbia...

Kmmy: Lo que pasa es que, al principio, lo más cercano que teníamos eran nuestras propias raíces, aunque en la fiesta pasaban todos los géneros. Desde el día cero ha habido hip-hop, dancehall, funk, drum & bass, house, merengue, cumbia, clásicos de reggaetón. Pero tal vez la cercanía con Alfredo Gutiérrez o con Los Gaiteros [de San Jacinto] fue la razón de las primeras producciones, al mismo tiempo que la parte jamaiquina. Una de las primeras cosas que sacamos fue como dancehall, y ahí se ha mantenido pero se ha ampliado. Eso es lo que en realidad ha pasado con nuestra música. Por ejemplo, Fat ahora está haciendo una canción con unas chicas de República Dominicana; Mike con alguien de Francia... Entonces sí se ha ampliado mucho el espectro.

Lo que es innegable es que la colaboración ha estado desde el principio, y no parecen tener una idea fija de con quién tienen que colaborar.

Fat: [Para colaborar con alguien] tiene que ser fiesta y tiene que convencernos de que lleva un sonido que va a hacer que la gente llegue al lugar donde la queremos llevar, que no es cualquier fiesta. No es una fiesta como algo vano, sino que es el encuentro de sonidos, géneros, gente, de nosotros mismos, cada uno con el otro...

Mike: Del acordeón, de la percusión.

Kmmy: También, por ejemplo, tuvimos una chica de Austin que se llama Erin Jantzen, y es una canción bien hipster que la gente no relaciona con nosotros. De hecho sonó en una radio anglo allá en Colombia, pero la gente no se imaginaba que éramos nosotros porque están acostumbrados a que todo el tiempo somos fiesta y pachanga. Hemos hecho cosas variadas. Sí, ha habido raperos, cantantes y MCs de dancehall, pero también tuvimos a un Rey Vallenato –en Colombia, las personas en el Festival de la Leyenda Vallenatacompiten por ser el mejor acordeonero, y ésta es una persona que ha ganado, Alfredo Gutiérrez, y también es conocido acá en México porque la mitad de sus discos los grabó acá; es como uno de los papás de la cumbia y grabó con nosotros. Mientras se mantenga la actitud de fiesta y de alegría, ya estamos.

Fat: Hay otro elemento que lo une. Por ejemplo, la parte visual crea una estética de El Freaky como personaje, que somos los cuatro. Eso también genera un concepto.

Tú eres normalmente el encargado de hacer las gráficas, ¿cierto?

Fat: Sí.

¿De dónde viene la inspiración para hacer en particular la identidad de El Freaky?

Fat: Eso sí fue un acto arbitrario cuando empecé a hacerlo. "Yo ilustro así y entonces es esto". Mi principal influencia es el vector art y las series animadas de los 90, toda esta onda medio absurda de MTV.

Ren & Stimpy...

Fat: Exacto. Entonces siempre he querido que sea eso, hasta el punto que hoy en día ya no hay un proceso de, "tengo que hacer esto o lo otro", sino de El Freaky como personaje, cómo se comporta o qué tipo de situaciones suceden. Pero sí hay una cosa siempre con lo monstruoso.

Mike: Sí, la gente siempre lo relaciona sin ver. "Ay, eso es El Freaky". Si ven como un monstruito, dicen, "pero ese es como un monstruito como de El Freaky".

Fat: También, conforme he crecido con El Freaky, también he crecido como ilustrador, porque empecé a ser ilustrador relativamente hace poco, hace más o menos ocho o nueve años –antes trabajaba como creativo publicitario. Entonces, digamos que mi proceso como ilustrador ha venido de la mano de El Freaky, porque me ha obligado a perfeccionar la técnica.

Y es un elemento que además traspasa a los shows, porque las visuales están basadas en tu arte.

Fat: Sí. Y más adelante la idea es que pasen más cosas.

¿Como qué, por ejemplo?

Fat: Queremos llevar los shows a lugares más... No sé si diversos, pero sí más cercanos a un momento claro, y en esos momentos de la narración las visuales van a tomar cada vez más protagonismo; hoy en día lo tienen, pero también llega un momento en que queremos que nuestra puesta en escena mejore, y eso tiene también que ver con las condiciones que uno exige. Ha sido un proceso. A veces no es fácil, y te dicen, "pero, ¿usted por qué me pide el punto de video en tarima?". Eso, por ejemplo, hoy en día, siete años después, tocando donde hemos tocado, todavía sigue siendo un problema.

Kmmy: Porque se mezcla en vivo. No tenemos a alguien que le da play [a las visuales] y ya. Nunca hay un set completamente armado, entonces el orden de las canciones van un poco con la onda y con el mood y la respuesta de la gente; hay gente que le gusta más una cosa que otra, entonces eso ha obligado a que la mezcla se haga en vivo.

Hablando de todo esto, ¿cómo le describirían entonces a alguien que nunca los ha visto cómo es un show de El Freaky?

Kmmy: Una fiesta. Una experiencia de cuatro personas que están todo el tiempo dando vueltas por la tarima, mezclando y produciendo música y visuales pa' que la pasen bien. Una atmósfera donde [las personas] se mojan, saltan, sudan, bailan, se ríen, gritan.

Fat: Sí, nuestro show ahí arriba es "caótico organizado", porque el desorden que parece suceder no es planeado pero sí conocido. Sabemos en qué momento hacia dónde llevar a la gente; tenemos como unos momentos clave, y ahí en la mitad vamos construyendo la mezcla en vivo.

Continuando con el tema visual, tienen el video de "Bad Boys", que es en 360°. Todavía a estas alturas no mucha gente se ha metido con la tecnología para hacer videos musicales en este formato.

Kmmy: En Latinoamérica ya se había grabado a una banda desde un punto, pero fuimos los primeros en grabar un video en 360° que tuviera diferentes escenarios. Fue un reto, pero también está chévere atreverse a hacerlo en estos momentos en que uno está empezando. Funcionó para una gente, no funcionó para otra, y por eso pronto se hará el lanzamiento de todo un video animado de "Bad Boys". Es como una peliculilla ahí con personajes; está bien chévere.

Se acaba de anunciar que van a tocar en el EDC México, hoy en día un festival clave e icónico dentro del mundo del EDM. ¿Cómo se sienten al respecto? ¿Qué expectativas tienen con el festival?

Kmmy: Pues, expectativas: todas. Estamos súper motivados, porque vimos el escenario donde vamos a estar y es mucha gente. Está chévere, hay mucho protagonismo de otros actos de global bass latinos, entonces eso está cogiendo una importancia y eso lo que ayuda es a que cada vez haya más actos así. El año pasado estuvo El Dusty en México y en Las Vegas, este año vuelve con un back-to-back con Happy Colors, estamos nosotros... Y eso empieza a abrir un camino para los artistas latinos que mezclan electrónica y otros sonidos.

Y si, es definitivamente una plataforma muy grande para eso, y es de tradición; al igual que hace poco hicimos el Boiler Room, son cosas que uno va logrando y dice, "sí se puede y estamos llegando a donde queríamos llegar". Ahora no sabemos dónde va a parar, pero sí vamos por un camino que está tomando una preponderancia, y cuando se habló con la gente de EDC, nos decían que necesitan actos así, porque, por ejemplo, viene Major Lazer y dan una unidad de sonido que a veces es lo que buscamos nosotros como discurso. Entonces está chévere, y ver todo el andamiaje que traen, que es bailarines, efectos especiales, un stage decorado... Para nosotros es increíble todo lo que está pasando.

Están preparando disco para el año que viene.

Fat: Sí, señor.

Vi que entre los invitados tendrán a Popcaan, que dentro del dancehall actual, no hay nadie más grande

Kmmy: De los nuevos, no. De los viejos, están [también en el disco] Shaggy y Tego Calderón.

¿Qué se puede esperar del disco?

Kmmy: Fiesta. Muchas colaboraciones, con colombianos, latinoamericanos, jamaiquinos, gente de varias partes del mundo. Es un disco para bailar, para saltar, para gozar, y va a tener un par de sorpresas también en colaboraciones en la parte técnica; tuvimos la fortuna de contar con muy buenos ingenieros. Este proceso con Aftercluv empezó con "Bad Boys", y ahora que estuvimos en Boiler Room, alguien de la disquera viajó y nos hizo una propuesta para sacarlo, entonces vamos a tener un disco el otro año.

Conéctate con El Freaky en: Facebook // Soundcloud // Twitter

Algodón Egipcio está en Twitter

Continúa leyendo:

El lado latinoamericano del EDC México 2017

Escucha y descarga el nuevo remix de los Frikstailers

Cuando la electrónica y el Vive Latino se encuentran

THUMP: ¿Cómo comenzó El Freaky Colectivo? Sabemos que comenzó como una serie de fiestas en Bogotá, pero, ¿cómo fue la transición hacia un acto original?

Fat Sugar Daddy: Realmente comenzó como un circuito de fiestas y la transición fue paulatina. No dijimos, "ya no somos fiesta, ahora somos El Freaky Colectivo", pero sí hubo un hecho que marcó que la propuesta de la fiesta fuera a tocar a otro escenario: un concierto con Calle 13 en un Halloween hace siete años. Ahí fue cuando comenzamos a pensar en construir una propuesta escénica. En las fiestas, tocaba Mike [Style], se bajaba y tocaba Camilo [Kmmy Ranks], y yo por ejemplo ponía música al final. Andrés [Shaq], Camilo y yo nos conocíamos de la universidad, y me invitaron en la tercera fiesta para que pusiera música –porque yo venía de otro circuito de fiestas– y ahí fue cuando les dije "yo les diseño el flyer", y me quedé como el artista visual. Después de ese concierto de Calle 13, nos empezaron a salir más oportunidades de tocar fuera del circuito que habíamos creado, y desde ahí salió la propuesta de volvernos un colectivo audiovisual y trabajar en pro de llevar esto más allá de nuestra propia fiesta.

Mike Style: Empezó llamándose "El Freaky Friday", y la hacíamos el primer viernes de cada mes. Después de ese concierto nos invitaban a tocar un sábado, o un jueves, entonces ya no encajaba. Recuerdo también un concierto con Bomba Estéreo hace años, también súper chévere, y de ahí fue que dijimos, "oiga, tenemos que…".

Publicidad

Kmmy Ranks: Sí, empezamos como una especie de opening act de varios eventos grandes que se hacían en Colombia.

Y, ¿en qué momento dan el salto y empiezan a producir música propia?

Kmmy: Ya había un par de festivales a los que queríamos ir dentro de Colombia y sí había que hacer algo propio, pero el proceso no fue tan como, "ay sí, nos volvemos productores", sino más bien fue de hacer remixes, mixtapes… ¿Hicimos dos mixtapes? ¿O uno?

Mike: No, uno. Los Súper Dulces 16, para una revista.

Kmmy: Sí, empezamos con remixes y luego sacamos la primera canción.

Fat: Digamos fue el paso natural que tenía que dar el colectivo, pero no fue una cosa de la noche a la mañana, sino que se fue construyendo paulatinamente.

Mike: [Fue] algo así como que necesitábamos un intro para los shows, entonces Kmmy dijo, "oiga, hagamos algo con Los Gaiteros de San Jacinto". Así empezó ese intro y quedó para el primer disco, y luego empezamos a invitar a otros artistas.

Fat: De ese intro se desprende nuestro primer álbum, Sabroso, que se tiró por una revista colombiana de música y cultura joven, en general. Fueron 30 mil copias.

Mike: Y como venía con la revista, era gratuito, y así todo el mundo comenzó a tener ese CD. De la misma forma salió el primer mixtape.

Kmmy: El primer mixtape es un reflejo de lo que estaba pasando en Latinoamérica con la cultura alternativa. Estaban los Frikstailers, estaba ChocQuibTown, Los Rakas, Lido Pimienta, Pernett, Bomba Estéreo, Liliana [Saumet] con Niña Dioz, Uproot Andy, Quantic, Sabo

Publicidad

Mike: El Frente Cumbiero, Alerta Camarada, 3 Coronas, Boogat… Y lo chévere fue que invitamos a muchos artistas que admiramos y muchos artistas con los que habíamos trabajado, entonces ahí empezamos como a decir, "oiga, sigamos haciendo más cosas".

Fat: Ese fue el proceso en esos años; sin embargo, seguíamos manteniendo nuestra fiesta. De nuevo, ya no era Freaky Friday, pero sí configurábamos esos espacios. Y, a raíz de eso, también invitamos a mucha gente de afuera, como Qué Bajo?!, Peligrosa, Mr Pauer, de Miami, ZZK, Toy Selectah. Entonces eso también hizo que nos volviéramos una especie de nodo de tropical bass, global bass, lo que sea bass (risas) en Colombia. A partir de eso, empezamos a preocuparnos por llevar el proyecto un paso más allá, que era producir y hacer un show en vivo impactante, sorprendente y compacto. Y ahí estamos.

Sigue a THUMP México en Facebook


Cuando me reuní con tres de los miembros del colectivo bogotano El Freaky en su reciente visita a la Ciudad de México, tenían razones de sobra para estar contentos. No sólo estaban a punto de ofrecer su segundo show en el país, después de su exitoso debut en el Vive Latino del 2014, sino que además se despertaron con la noticia del anuncio del cartel de la edición 2017 del festival EDC México, en donde están incluidos, junto a otros nombres latinos como Erick Rincón, DJ Raff, Ghetto Kids, Mijo, y cabezas de cartel del tamaño de Major Lazer, The Chainsmokers y Marshmello.

Ya son casi ocho los años que El Freaky Colectivo lleva cultivando su carrera, desde sus inicios como una fiesta mensual en la capital de Colombia, hasta desembocar orgánicamente en lo que es hoy en día: una agrupación cien por ciento abocada a la fiesta. Para ello, Mike Style, Fat Sugar Daddy, Kmmy Ranks y Andrés Shaq emparejan sus influencias caribeñas –en especial jamaiquinas– con sus raíces colombianas, y las aderezan con sonidos latinoamericanos y de más allá para crear una explosiva mezcla de global bass que obliga al cuerpo a moverse, quiéralo o no. Esta noción se extiende a sus presentaciones en vivo, donde controlan al público como encantadores de serpientes con sus mezclas, y lo envuelven con un show audiovisual con una identidad propia.

Con un disco en su haber, Sabroso, además de número de remixes, singles y mixtapes, los chicos de El Freaky Colectivo siempre se han sabido rodear de artistas que contribuyen a enriquecer su sonido y lograr sus objetivos fiesteros. Desde Shaggy y Tego Calderón a Los Gaiteros de San Jacinto y Alfredo Gutiérrez, El Freaky reafirma el sentido incluyente del término "colectivo".

Con un disco en puerta para el 2017 bajo el subsello de EDM de Universal Music, Aftercluv Dancelab, tres de los chicos de El Freaky nos concedieron esta entrevista para conversar sobre su trayectoria, propuesta sonora y visual, planes futuros y su próxima participación en el EDC México.

THUMP: ¿Cómo comenzó El Freaky Colectivo? Sabemos que comenzó como una serie de fiestas en Bogotá, pero, ¿cómo fue la transición hacia un acto original?

Fat Sugar Daddy: Realmente comenzó como un circuito de fiestas y la transición fue paulatina. No dijimos, "ya no somos fiesta, ahora somos El Freaky Colectivo", pero sí hubo un hecho que marcó que la propuesta de la fiesta fuera a tocar a otro escenario: un concierto con Calle 13 en un Halloween hace siete años. Ahí fue cuando comenzamos a pensar en construir una propuesta escénica. En las fiestas, tocaba Mike [Style], se bajaba y tocaba Camilo [Kmmy Ranks], y yo por ejemplo ponía música al final. Andrés [Shaq], Camilo y yo nos conocíamos de la universidad, y me invitaron en la tercera fiesta para que pusiera música –porque yo venía de otro circuito de fiestas– y ahí fue cuando les dije "yo les diseño el flyer", y me quedé como el artista visual. Después de ese concierto de Calle 13, nos empezaron a salir más oportunidades de tocar fuera del circuito que habíamos creado, y desde ahí salió la propuesta de volvernos un colectivo audiovisual y trabajar en pro de llevar esto más allá de nuestra propia fiesta.

Mike Style: Empezó llamándose "El Freaky Friday", y la hacíamos el primer viernes de cada mes. Después de ese concierto nos invitaban a tocar un sábado, o un jueves, entonces ya no encajaba. Recuerdo también un concierto con Bomba Estéreo hace años, también súper chévere, y de ahí fue que dijimos, "oiga, tenemos que...".

Kmmy Ranks: Sí, empezamos como una especie de opening act de varios eventos grandes que se hacían en Colombia.

Y, ¿en qué momento dan el salto y empiezan a producir música propia?

Kmmy: Ya había un par de festivales a los que queríamos ir dentro de Colombia y sí había que hacer algo propio, pero el proceso no fue tan como, "ay sí, nos volvemos productores", sino más bien fue de hacer remixes, mixtapes... ¿Hicimos dos mixtapes? ¿O uno?

Mike: No, uno. Los Súper Dulces 16, para una revista.

Kmmy: Sí, empezamos con remixes y luego sacamos la primera canción.

Fat: Digamos fue el paso natural que tenía que dar el colectivo, pero no fue una cosa de la noche a la mañana, sino que se fue construyendo paulatinamente.

Mike: [Fue] algo así como que necesitábamos un intro para los shows, entonces Kmmy dijo, "oiga, hagamos algo con Los Gaiteros de San Jacinto". Así empezó ese intro y quedó para el primer disco, y luego empezamos a invitar a otros artistas.

Fat: De ese intro se desprende nuestro primer álbum, Sabroso, que se tiró por una revista colombiana de música y cultura joven, en general. Fueron 30 mil copias.

Mike: Y como venía con la revista, era gratuito, y así todo el mundo comenzó a tener ese CD. De la misma forma salió el primer mixtape.

Kmmy: El primer mixtape es un reflejo de lo que estaba pasando en Latinoamérica con la cultura alternativa. Estaban los Frikstailers, estaba ChocQuibTown, Los Rakas, Lido Pimienta, Pernett, Bomba Estéreo, Liliana [Saumet] con Niña Dioz, Uproot Andy, Quantic, Sabo...

Mike: El Frente Cumbiero, Alerta Camarada, 3 Coronas, Boogat... Y lo chévere fue que invitamos a muchos artistas que admiramos y muchos artistas con los que habíamos trabajado, entonces ahí empezamos como a decir, "oiga, sigamos haciendo más cosas".

Fat: Ese fue el proceso en esos años; sin embargo, seguíamos manteniendo nuestra fiesta. De nuevo, ya no era Freaky Friday, pero sí configurábamos esos espacios. Y, a raíz de eso, también invitamos a mucha gente de afuera, como Qué Bajo?!, Peligrosa, Mr Pauer, de Miami, ZZK, Toy Selectah. Entonces eso también hizo que nos volviéramos una especie de nodo de tropical bass, global bass, lo que sea bass (risas) en Colombia. A partir de eso, empezamos a preocuparnos por llevar el proyecto un paso más allá, que era producir y hacer un show en vivo impactante, sorprendente y compacto. Y ahí estamos.

¿Manejaban en la fiesta los mismos estilos de música que con los que se meten ahora cuando producen? Como el dancehall, la cumbia...

Kmmy: Lo que pasa es que, al principio, lo más cercano que teníamos eran nuestras propias raíces, aunque en la fiesta pasaban todos los géneros. Desde el día cero ha habido hip-hop, dancehall, funk, drum & bass, house, merengue, cumbia, clásicos de reggaetón. Pero tal vez la cercanía con Alfredo Gutiérrez o con Los Gaiteros [de San Jacinto] fue la razón de las primeras producciones, al mismo tiempo que la parte jamaiquina. Una de las primeras cosas que sacamos fue como dancehall, y ahí se ha mantenido pero se ha ampliado. Eso es lo que en realidad ha pasado con nuestra música. Por ejemplo, Fat ahora está haciendo una canción con unas chicas de República Dominicana; Mike con alguien de Francia... Entonces sí se ha ampliado mucho el espectro.

Lo que es innegable es que la colaboración ha estado desde el principio, y no parecen tener una idea fija de con quién tienen que colaborar.

Fat: [Para colaborar con alguien] tiene que ser fiesta y tiene que convencernos de que lleva un sonido que va a hacer que la gente llegue al lugar donde la queremos llevar, que no es cualquier fiesta. No es una fiesta como algo vano, sino que es el encuentro de sonidos, géneros, gente, de nosotros mismos, cada uno con el otro...

Mike: Del acordeón, de la percusión.

Kmmy: También, por ejemplo, tuvimos una chica de Austin que se llama Erin Jantzen, y es una canción bien hipster que la gente no relaciona con nosotros. De hecho sonó en una radio anglo allá en Colombia, pero la gente no se imaginaba que éramos nosotros porque están acostumbrados a que todo el tiempo somos fiesta y pachanga. Hemos hecho cosas variadas. Sí, ha habido raperos, cantantes y MCs de dancehall, pero también tuvimos a un Rey Vallenato –en Colombia, las personas en el Festival de la Leyenda Vallenatacompiten por ser el mejor acordeonero, y ésta es una persona que ha ganado, Alfredo Gutiérrez, y también es conocido acá en México porque la mitad de sus discos los grabó acá; es como uno de los papás de la cumbia y grabó con nosotros. Mientras se mantenga la actitud de fiesta y de alegría, ya estamos.

Fat: Hay otro elemento que lo une. Por ejemplo, la parte visual crea una estética de El Freaky como personaje, que somos los cuatro. Eso también genera un concepto.

Tú eres normalmente el encargado de hacer las gráficas, ¿cierto?

Fat: Sí.

¿De dónde viene la inspiración para hacer en particular la identidad de El Freaky?

Fat: Eso sí fue un acto arbitrario cuando empecé a hacerlo. "Yo ilustro así y entonces es esto". Mi principal influencia es el vector art y las series animadas de los 90, toda esta onda medio absurda de MTV.

Ren & Stimpy...

Fat: Exacto. Entonces siempre he querido que sea eso, hasta el punto que hoy en día ya no hay un proceso de, "tengo que hacer esto o lo otro", sino de El Freaky como personaje, cómo se comporta o qué tipo de situaciones suceden. Pero sí hay una cosa siempre con lo monstruoso.

Mike: Sí, la gente siempre lo relaciona sin ver. "Ay, eso es El Freaky". Si ven como un monstruito, dicen, "pero ese es como un monstruito como de El Freaky".

Fat: También, conforme he crecido con El Freaky, también he crecido como ilustrador, porque empecé a ser ilustrador relativamente hace poco, hace más o menos ocho o nueve años –antes trabajaba como creativo publicitario. Entonces, digamos que mi proceso como ilustrador ha venido de la mano de El Freaky, porque me ha obligado a perfeccionar la técnica.

Y es un elemento que además traspasa a los shows, porque las visuales están basadas en tu arte.

Fat: Sí. Y más adelante la idea es que pasen más cosas.

¿Como qué, por ejemplo?

Fat: Queremos llevar los shows a lugares más... No sé si diversos, pero sí más cercanos a un momento claro, y en esos momentos de la narración las visuales van a tomar cada vez más protagonismo; hoy en día lo tienen, pero también llega un momento en que queremos que nuestra puesta en escena mejore, y eso tiene también que ver con las condiciones que uno exige. Ha sido un proceso. A veces no es fácil, y te dicen, "pero, ¿usted por qué me pide el punto de video en tarima?". Eso, por ejemplo, hoy en día, siete años después, tocando donde hemos tocado, todavía sigue siendo un problema.

Kmmy: Porque se mezcla en vivo. No tenemos a alguien que le da play [a las visuales] y ya. Nunca hay un set completamente armado, entonces el orden de las canciones van un poco con la onda y con el mood y la respuesta de la gente; hay gente que le gusta más una cosa que otra, entonces eso ha obligado a que la mezcla se haga en vivo.

Hablando de todo esto, ¿cómo le describirían entonces a alguien que nunca los ha visto cómo es un show de El Freaky?

Kmmy: Una fiesta. Una experiencia de cuatro personas que están todo el tiempo dando vueltas por la tarima, mezclando y produciendo música y visuales pa' que la pasen bien. Una atmósfera donde [las personas] se mojan, saltan, sudan, bailan, se ríen, gritan.

Fat: Sí, nuestro show ahí arriba es "caótico organizado", porque el desorden que parece suceder no es planeado pero sí conocido. Sabemos en qué momento hacia dónde llevar a la gente; tenemos como unos momentos clave, y ahí en la mitad vamos construyendo la mezcla en vivo.

Continuando con el tema visual, tienen el video de "Bad Boys", que es en 360°. Todavía a estas alturas no mucha gente se ha metido con la tecnología para hacer videos musicales en este formato.

Kmmy: En Latinoamérica ya se había grabado a una banda desde un punto, pero fuimos los primeros en grabar un video en 360° que tuviera diferentes escenarios. Fue un reto, pero también está chévere atreverse a hacerlo en estos momentos en que uno está empezando. Funcionó para una gente, no funcionó para otra, y por eso pronto se hará el lanzamiento de todo un video animado de "Bad Boys". Es como una peliculilla ahí con personajes; está bien chévere.

Se acaba de anunciar que van a tocar en el EDC México, hoy en día un festival clave e icónico dentro del mundo del EDM. ¿Cómo se sienten al respecto? ¿Qué expectativas tienen con el festival?

Kmmy: Pues, expectativas: todas. Estamos súper motivados, porque vimos el escenario donde vamos a estar y es mucha gente. Está chévere, hay mucho protagonismo de otros actos de global bass latinos, entonces eso está cogiendo una importancia y eso lo que ayuda es a que cada vez haya más actos así. El año pasado estuvo El Dusty en México y en Las Vegas, este año vuelve con un back-to-back con Happy Colors, estamos nosotros... Y eso empieza a abrir un camino para los artistas latinos que mezclan electrónica y otros sonidos.

Y si, es definitivamente una plataforma muy grande para eso, y es de tradición; al igual que hace poco hicimos el Boiler Room, son cosas que uno va logrando y dice, "sí se puede y estamos llegando a donde queríamos llegar". Ahora no sabemos dónde va a parar, pero sí vamos por un camino que está tomando una preponderancia, y cuando se habló con la gente de EDC, nos decían que necesitan actos así, porque, por ejemplo, viene Major Lazer y dan una unidad de sonido que a veces es lo que buscamos nosotros como discurso. Entonces está chévere, y ver todo el andamiaje que traen, que es bailarines, efectos especiales, un stage decorado... Para nosotros es increíble todo lo que está pasando.

Están preparando disco para el año que viene.

Fat: Sí, señor.

Vi que entre los invitados tendrán a Popcaan, que dentro del dancehall actual, no hay nadie más grande

Kmmy: De los nuevos, no. De los viejos, están [también en el disco] Shaggy y Tego Calderón.

¿Qué se puede esperar del disco?

Kmmy: Fiesta. Muchas colaboraciones, con colombianos, latinoamericanos, jamaiquinos, gente de varias partes del mundo. Es un disco para bailar, para saltar, para gozar, y va a tener un par de sorpresas también en colaboraciones en la parte técnica; tuvimos la fortuna de contar con muy buenos ingenieros. Este proceso con Aftercluv empezó con "Bad Boys", y ahora que estuvimos en Boiler Room, alguien de la disquera viajó y nos hizo una propuesta para sacarlo, entonces vamos a tener un disco el otro año.

Conéctate con El Freaky en: Facebook // Soundcloud // Twitter

Algodón Egipcio está en Twitter

Continúa leyendo:

El lado latinoamericano del EDC México 2017

Escucha y descarga el nuevo remix de los Frikstailers

Cuando la electrónica y el Vive Latino se encuentran

¿Manejaban en la fiesta los mismos estilos de música que con los que se meten ahora cuando producen? Como el dancehall, la cumbia…

Kmmy: Lo que pasa es que, al principio, lo más cercano que teníamos eran nuestras propias raíces, aunque en la fiesta pasaban todos los géneros. Desde el día cero ha habido hip-hop, dancehall, funk, drum & bass, house, merengue, cumbia, clásicos de reggaetón. Pero tal vez la cercanía con Alfredo Gutiérrez o con Los Gaiteros [de San Jacinto] fue la razón de las primeras producciones, al mismo tiempo que la parte jamaiquina. Una de las primeras cosas que sacamos fue como dancehall, y ahí se ha mantenido pero se ha ampliado. Eso es lo que en realidad ha pasado con nuestra música. Por ejemplo, Fat ahora está haciendo una canción con unas chicas de República Dominicana; Mike con alguien de Francia… Entonces sí se ha ampliado mucho el espectro.

Publicidad

Lo que es innegable es que la colaboración ha estado desde el principio, y no parecen tener una idea fija de con quién tienen que colaborar.

Fat: [Para colaborar con alguien] tiene que ser fiesta y tiene que convencernos de que lleva un sonido que va a hacer que la gente llegue al lugar donde la queremos llevar, que no es cualquier fiesta. No es una fiesta como algo vano, sino que es el encuentro de sonidos, géneros, gente, de nosotros mismos, cada uno con el otro…

Mike: Del acordeón, de la percusión.

Kmmy: También, por ejemplo, tuvimos una chica de Austin que se llama Erin Jantzen, y es una canción bien hipster que la gente no relaciona con nosotros. De hecho sonó en una radio anglo allá en Colombia, pero la gente no se imaginaba que éramos nosotros porque están acostumbrados a que todo el tiempo somos fiesta y pachanga. Hemos hecho cosas variadas. Sí, ha habido raperos, cantantes y MCs de dancehall, pero también tuvimos a un Rey Vallenato –en Colombia, las personas en el Festival de la Leyenda Vallenatacompiten por ser el mejor acordeonero, y ésta es una persona que ha ganado, Alfredo Gutiérrez, y también es conocido acá en México porque la mitad de sus discos los grabó acá; es como uno de los papás de la cumbia y grabó con nosotros. Mientras se mantenga la actitud de fiesta y de alegría, ya estamos.

Fat: Hay otro elemento que lo une. Por ejemplo, la parte visual crea una estética de El Freaky como personaje, que somos los cuatro. Eso también genera un concepto.

Publicidad

Tú eres normalmente el encargado de hacer las gráficas, ¿cierto?

Fat: Sí.

¿De dónde viene la inspiración para hacer en particular la identidad de El Freaky?

Fat: Eso sí fue un acto arbitrario cuando empecé a hacerlo. "Yo ilustro así y entonces es esto". Mi principal influencia es el vector art y las series animadas de los 90, toda esta onda medio absurda de MTV.

Ren & Stimpy…

Fat: Exacto. Entonces siempre he querido que sea eso, hasta el punto que hoy en día ya no hay un proceso de, "tengo que hacer esto o lo otro", sino de El Freaky como personaje, cómo se comporta o qué tipo de situaciones suceden. Pero sí hay una cosa siempre con lo monstruoso.

Mike: Sí, la gente siempre lo relaciona sin ver. "Ay, eso es El Freaky". Si ven como un monstruito, dicen, "pero ese es como un monstruito como de El Freaky".

Fat: También, conforme he crecido con El Freaky, también he crecido como ilustrador, porque empecé a ser ilustrador relativamente hace poco, hace más o menos ocho o nueve años –antes trabajaba como creativo publicitario. Entonces, digamos que mi proceso como ilustrador ha venido de la mano de El Freaky, porque me ha obligado a perfeccionar la técnica.

Y es un elemento que además traspasa a los shows, porque las visuales están basadas en tu arte.

Fat: Sí. Y más adelante la idea es que pasen más cosas.

¿Como qué, por ejemplo?

Fat: Queremos llevar los shows a lugares más… No sé si diversos, pero sí más cercanos a un momento claro, y en esos momentos de la narración las visuales van a tomar cada vez más protagonismo; hoy en día lo tienen, pero también llega un momento en que queremos que nuestra puesta en escena mejore, y eso tiene también que ver con las condiciones que uno exige. Ha sido un proceso. A veces no es fácil, y te dicen, "pero, ¿usted por qué me pide el punto de video en tarima?". Eso, por ejemplo, hoy en día, siete años después, tocando donde hemos tocado, todavía sigue siendo un problema.

Publicidad

Kmmy: Porque se mezcla en vivo. No tenemos a alguien que le da play [a las visuales] y ya. Nunca hay un set completamente armado, entonces el orden de las canciones van un poco con la onda y con el mood y la respuesta de la gente; hay gente que le gusta más una cosa que otra, entonces eso ha obligado a que la mezcla se haga en vivo.

Hablando de todo esto, ¿cómo le describirían entonces a alguien que nunca los ha visto cómo es un show de El Freaky?

Kmmy: Una fiesta. Una experiencia de cuatro personas que están todo el tiempo dando vueltas por la tarima, mezclando y produciendo música y visuales pa' que la pasen bien. Una atmósfera donde [las personas] se mojan, saltan, sudan, bailan, se ríen, gritan.

Fat: Sí, nuestro show ahí arriba es "caótico organizado", porque el desorden que parece suceder no es planeado pero sí conocido. Sabemos en qué momento hacia dónde llevar a la gente; tenemos como unos momentos clave, y ahí en la mitad vamos construyendo la mezcla en vivo.

Continuando con el tema visual, tienen el video de "Bad Boys", que es en 360°. Todavía a estas alturas no mucha gente se ha metido con la tecnología para hacer videos musicales en este formato.

Kmmy: En Latinoamérica ya se había grabado a una banda desde un punto, pero fuimos los primeros en grabar un video en 360° que tuviera diferentes escenarios. Fue un reto, pero también está chévere atreverse a hacerlo en estos momentos en que uno está empezando. Funcionó para una gente, no funcionó para otra, y por eso pronto se hará el lanzamiento de todo un video animado de "Bad Boys". Es como una peliculilla ahí con personajes; está bien chévere.

Publicidad

Se acaba de anunciar que van a tocar en el EDC México, hoy en día un festival clave e icónico dentro del mundo del EDM. ¿Cómo se sienten al respecto? ¿Qué expectativas tienen con el festival?

Kmmy: Pues, expectativas: todas. Estamos súper motivados, porque vimos el escenario donde vamos a estar y es mucha gente. Está chévere, hay mucho protagonismo de otros actos de global bass latinos, entonces eso está cogiendo una importancia y eso lo que ayuda es a que cada vez haya más actos así. El año pasado estuvo El Dusty en México y en Las Vegas, este año vuelve con un back-to-back con Happy Colors, estamos nosotros… Y eso empieza a abrir un camino para los artistas latinos que mezclan electrónica y otros sonidos.

Y si, es definitivamente una plataforma muy grande para eso, y es de tradición; al igual que hace poco hicimos el Boiler Room, son cosas que uno va logrando y dice, "sí se puede y estamos llegando a donde queríamos llegar". Ahora no sabemos dónde va a parar, pero sí vamos por un camino que está tomando una preponderancia, y cuando se habló con la gente de EDC, nos decían que necesitan actos así, porque, por ejemplo, viene Major Lazer y dan una unidad de sonido que a veces es lo que buscamos nosotros como discurso. Entonces está chévere, y ver todo el andamiaje que traen, que es bailarines, efectos especiales, un stage decorado… Para nosotros es increíble todo lo que está pasando.

Publicidad

Están preparando disco para el año que viene.

Fat: Sí, señor.

Vi que entre los invitados tendrán a Popcaan, que dentro del dancehall actual, no hay nadie más grande

Kmmy: De los nuevos, no. De los viejos, están [también en el disco] Shaggy y Tego Calderón.

¿Qué se puede esperar del disco?

Kmmy: Fiesta. Muchas colaboraciones, con colombianos, latinoamericanos, jamaiquinos, gente de varias partes del mundo. Es un disco para bailar, para saltar, para gozar, y va a tener un par de sorpresas también en colaboraciones en la parte técnica; tuvimos la fortuna de contar con muy buenos ingenieros. Este proceso con Aftercluv empezó con "Bad Boys", y ahora que estuvimos en Boiler Room, alguien de la disquera viajó y nos hizo una propuesta para sacarlo, entonces vamos a tener un disco el otro año.

Conéctate con El Freaky en: Facebook // Soundcloud // Twitter

Algodón Egipcio está en Twitter

Continúa leyendo:

El lado latinoamericano del EDC México 2017

Escucha y descarga el nuevo remix de los Frikstailers

Cuando la electrónica y el Vive Latino se encuentran