Música

Takami Nakamoto: La frontera entre lo virtual y lo real

Espejismos efímeros de luz y música estridente.
8.8.16
Fotografías de Louise Monlaü

Una sombra deforma siluetas hasta confundir la realidad. Takami Nakamoto no podía dejar escapar este concepto. Artista con todos los sentidos en su obra, deja fluir su música entre una proyección de contrastes, de blanco y negro, de luz y sombra, al ritmo de las cabezas del público.

Aunque Takami Nakamoto se describe a sí mismo "a straight parisian", la inspiración de su arte está en su origen japonés. Admira la arquitectura minimalista de su archipiélago.

De alguna manera se tienen que validar los años universitarios que santificamos bajo estudios formales. A Takami, la arquitectura le abrió el panorama del espacio y es por eso que sus proyecciones colapsan en el ambiente y saben dibujar un universo en pocos metros cuadrados o anular un segmento del espacio para confundir algún par de ojos plagado de música.

¿La atracción a México? El caos. El contraste con París. La vibra positiva de la gente, se puede hablar con quién sea "because we are all human beings, I guess". Es la primera vez en sus apenas 4 años de artista que se queda en un país (alejado de Nonotak, su estudio) por tanto tiempo. Trabajar con Pac es divertido y natural, son amigos y hay un flujo incesante de ideas. Al final, para él todo hace sentido en México al momento que se presenta frente a la audiencia: el entusiasmo y el caos se convierten en una combinación ideal.

El punto en su música es la experimentación. Takami viene de música ruidosa: de guitarrista de un grupo de metal pasó a jugar en lo electrónico con la grabación de la guitarra para encontrar otras texturas, otras maneras de entrometerse en el aire camuflado en luces. "La música experimental puede ser difícil de entender y las luces son un apoyo". Tener ambos conectados le da la libertad de ser todavía más elástico al momento de crear y así aleja los límites entre lo virtual y lo real.

Takami + PAC en PLATOON, cortesía de Andrea Consuelos:

Relacionados:

La electrónica post hardcore es todavía mejor con un explosivo show de luces en vivo

El instrumento de 2,000 canicas que suena como un sintetizador apocalíptico

Una artista embellece cicatrices con trazos de oro