Publicidad
medio ambiente

Tu vaso de papel para café no es reciclable

Pedir café “para llevar” puede parecer un hábito inofensivo –si acaso un poco molesto–, pero podría estar teniendo un impacto desastroso en el medio ambiente.

por Phoebe Hurst
18 Marzo 2016, 2:00pm

Échale la culpa a las gemelas Olsen o a esa extraña obsesión por Starbucks que todos tuvimos en los 90, pero ir a paso rápido agarrando un vaso de café es un mecanismo de seguridad para hacerle saber al mundo que estás increíblemente ocupado y eres una persona con estilo, quien simplemente necesita que su dosis de cafeína sea transportable (para que no interfiera con su horario increíblemente ocupado, ni con su estilo, dah). Eso o estás tratando de esconder una cruda detrás de los lentes de sol y el macchiato gigante.

Pedir café "para llevar" puede parecer un hábito inofensivo –si acaso un poco molesto–, pero podría estar teniendo un impacto desastroso en el medio ambiente. Sí, incluso si después pones tus vasos de papel usados en el contenedor de reciclaje.

LEE MÁS: Un sólo café al día podría arruinar tu dieta

Información obtenida por The Times esta semana muestra que menos de un vaso de 400 vasos de café distribuidos por las tiendas de café británicas está siendo reciclado.

Como el periódico informa, cerca de 7 millones de vasos de papel para café se usan en el Reino Unido diariamente, lo que equivale a 2.5 mil millones al año.

Pero de acuerdo a Simply Cup, el único servicio de reciclaje de vasos en el país, menos de 3 millones de ellos se reciclaron el año pasado. Esto se debe a que los vasos deben enviarse a instalaciones especializadas para retirar la lámina de plástico antes de poder ser reciclados. Sólo dos de estas instalaciones –una en Kendal y otra en Halifax– existen en el Reino Unido.

No que supieras esto sólo con ver los vasos que te dan en los cafés ingleses. Los vasos de Costa –la cadena más grande del país– muestran el símbolo de reciclaje con las tres flechas, así como las fajas de cartón que acompañan los vasos de Pret A Manger y Caffè Nero, que también afirman ser "100% reciclable" y "100% reciclado" respectivamente. A pesar de que estas afirmaciones se refieren a las fajitas de cartón, que son reutilizables, activistas anti desperdicios dicen que los clientes son engañados para creer que también aplica a los vasos.

En cuanto a Starbucks, que opera 760 tiendas en el Reino Unido, el sitio web oficial declara: "Hemos establecido una meta para hacer el 100% de nuestros vasos reutilizables o reciclables para 2015."

Peter Goodwin, el fundador de Simply Cups, le dijo a The Times que muchos consumidores no tienen ni idea de que muy pocos vasos para café realmente se reciclan. Este año, sus instalaciones esperan procesar 6 millones de vasos, que es menos de la cantidad producida en un sólo día.

Goodwin dijo: "Es dramáticamente menos del 1%, pero nadie sabe esto. El consumidor confía en que si la marca pone un símbolo de reciclaje en un vaso, entonces el producto se está reciclando. Engañan a la gente."

Costa respondió a estas acusaciones diciendo que es "investigando como mejor se trabaja con la industria de residuos para garantizar que el 100% de nuestros vasos están siendo reciclados efectivamente" y Pret declara que "la mayoría de nuestros vasos de café son desechados fuera de nuestras tiendas y estamos trabajando con otras compañías dentro de la industria para encontrar maneras de mejorar la recuperación y los índices de reciclaje de vasos portables."

Starbucks no pudo decir qué porcentaje de sus vasos eran reciclados, pero sí que están explorando "una combinación de estrategias" para mejorar esto.

Pero Goodwin piensa que las cadenas de café británicas podrían hacer más por mostrar a los consumidores exactamente qué tan amigables con el ambiente (o no) son sus vasos. Dijo: "Las personas se están hartando de historias del medio ambiente y baños de pureza verdes. Vemos a una ciudad llorar por transparencia en el mercado. Necesitamos decirle a la gente hacia dónde va el material y en qué se está convirtiendo."

Tal vez es momento de quitarnos nuestros lentes de sol y empezar a beber nuestros brebajes en tazas de porcelana otra vez.