Publicidad
Salud

Por qué probablemente no deberías beber cerveza saliendo del gym

De acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad del Norte de Texas, beber tarros de cerveza al terminar de hacer ejercicio puede borrar de un sorbo todo tu esfuerzo.

por Phoebe Hurst
23 Agosto 2016, 1:00pm

Photo via Flickr user Henry Burrows

La mitad del placer de luchar para levantarse a las 6 e ir a la clase de pilates o utilizar la hora de la comida para pasar por el gimnasio y matar algunas calorías es que después podrás darte un gustito. ¿Un chocolate? Bueno, te esforzaste haciendo 100 abdominales. ¿Orden extra de papas? Claro, mañana también me levantaré temprano.

¿Un bar?

Tal vez no. De acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad del Norte de Texas, beber tarros de cerveza al terminar de hacer ejercicio puede borrar de un sorbo todo tu esfuerzo.

El pequeño estudio publicado en Journal of Strength and Conditioning Research, diez hombres y nueve mujeres completaron seis sets de sentadillas con pesas. Después de terminar el ejercicio, los participantes recibieron agua. Luego repitieron el ejercicio, pero en esa ocasión al terminar su actividad física, bebieron la suficiente agua mezclada con vodka, hasta terminar borrachos, con un nivel de alcohol en la sangre arriba del límite permitido para manejar.

LEER MÁS: Las personas que hacen ejercicio beben más que otras

Los investigadores tomaron muestras de tejido muscular de los participantes tres horas y cinco horas después de cada una de las sesiones de ejercicios, y también antes de que realizaran las actividades.

Comparando los resultados de las tres biopsias musculares, los investigadores encontraron que el alcohol reduce la activación de mTORC1, la vía química que estimula el crecimiento de los músculos. Los resultados de los participantes después de haber bebido vodka mostraron una reducción del crecimiento muscular.

Esta reacción mostró ser peor en hombres que en mujeres, algo que Jakob Vingren, el coautor del estudio, dijo puede ser porque el alcohol bloquea los receptores de testosterona. Y el dijo al sitio de estilo de vida Men's Journal: "Cuando los hombre beben solo agua, la activación muscular incrementa, eso es lo que esperas ver después de hacer ejercicio. Pero después de consumir alcohol, no hay ningún incremento en la activación, por lo tanto el alcohol inhibe su crecimiento".

Ésta puede ser una mala noticia para los emprendedores manufactureros tratando de captar el mercado de los tipos de gimnasio gustosos de tarros alcohólicos creando una cerveza "fitness", como Blake Konrardy, quien dejó la escuela de Leyes de Hardvard para desarrollar su producto Brewtein.

LEER MÁS: El "Yoga de la ira" quiere que bebas cerveza mientras te ejercitas

Por supuesto, como muchos consejos sobre dietas y ejercicios, los autores del estudio hicieron énfasis en la importancia de la moderación. Una o dos cervezas después de una larga jornada probablemente no te harán mucho daño.

Vingren añadió: "Sólo vemos estos efectos después de una gran dosis de alcohol. Así que si estás planeando salir y beber demasiado, no recomiendo trabajo pesado antes o después. Pero tomar una o dos cervezas, o copas de vino, al terminar un entrenamiento está probablemente bien".

Ya lo oyeron. Nada con exceso, todo con medida.

Tagged:
Munchies
Food
Alcohol
energía
cerveza
ejercicio
Estudios
gimnasio
Beber
bebida
músculos
Universidad del Norte de Texas
investigaciones gym