El personal de este hospital admite que su comida es terrible

Nadie convaleciente en un hospital espera un banquete digno de una estrella Michelin, pero esperarías que te ofreciesen una comida al menos comestible.
26.7.16

Si llegas al hospital, ya llevas las de perder. Y si pensabas que una pierna rota o un caso de peste bubónica era malo, espera a recibir la comida del Hospital Ottawa –o atención en alguno de los hospitales de Venezuela–, donde los huevos revueltos son descritos como un "círculo amarillo de tristeza".

Nadie convaleciente en un hospital espera un banquete digno de una estrella Michelin, pero esperarías que te ofreciesen una comida al menos comestible. Desafortunadamente, un paciente describió la comida del Hospital Ottawa y su red de hospitales afiliados como "espantosa". Los administradores concuerdan en que es momento de hacer un cambio, después de comer una semana la comida del hospital.

Según un informe de Canadian Broadcasting Corporation, la antigua paciente del Hospital Ottawa, Gillian Wallace, se hartó de los alimentos insípidos y sin vida que le ofrecían, como el filete Salisbury, "que viene en una piscina de líquido café, técnicamente llamado gravy", y el infame círculo de huevos que dice, "sabe entre unicel y cartón; no que haya probado alguno, pero imagino que así saben". Wallace mandó un correo al CEO del hospital para pedir una mejora en la comida de la red de Hospitales Ottawa, y en su correo electrónico, ella retaba a los más altos funcionarios del hospital a comer lo que sirve el hospital durante una semana.

LEER MÁS: Ahora los doctores pueden recetar frutas y verduras a sus pacientes

El hospital respondió a Wallace y le dijeron que ya lo habían intentado —¡gracias!— y estaban implementando cambios en el menú. Entre esos cambios hay sándwiches "frescos", quinua y comida "étnica". Sin sorpresa alguna, Wallace es escéptica ante los planes propuestos.

Encontrarás mala comida de hospital alrededor del mundo, pero según Wallace, incluso parte del personal del Hospital Ottawa estaba de acuerdo en que la comida ahí era particularmente mala. Wallace le comentó al Ottawa Citizen que después de la cirugía, su doctor miró su plato y le dijo, "No comas esa mierda", aconsejándole que le pidiera a su esposo algo de comida.

LEER MÁS: Tu salud mental sufre cuando no comes suficientes frutas y verduras

El Ottawa Citizen realizó también un artículo de opinión con el título, "La comida de hospital debería sanarte, no enfermarte más", en donde se argumentaba que los hospitales deberían servir comida nutritiva y que anime a los pacientes. Es una actitud de fortalecimiento —Wallace describió la comida del Hospital Ottawa como "ni nutritiva, ni rica"— y sus enemigos son "los círculos amarillos de tristeza".

Existen muchas razón para que la comida hospitalaria sepa tan mal. Por ejemplo, en algunos se prohíbe estrictamente que los cocineros prueben la comida, así que respecto al sabor, trabajan a ciegas. También, muchos de los platos servidos en los hospitales tienen poca grasa o azúcar —ya sabes, son sano—. Sin embargo, la comida de hospital podría estar cambiando gracias a Affordable Care Act, que reembolsa a los hospitales dependiendo del grado de satisfacción de los pacientes y las tasas de readmisión. Algunos, están trabajando para descubrir cómo mantener feliz a la gente con comida saludable que no sea totalmente desagradable, quizás los cambios en el menú están en el horizonte.

Desafortunadamente, no vivimos en Tailandia, donde la comida de hospital es aparentemente tan buena como la comida de las calles. Los inválidos occidentales tendrán que lidiar con gelatina y caldo insípido de pollo, a menos que puedan sobornar a las enfermeras para conseguir algo de la cafetería de la esquina.