Broadly

Por qué cada vez más mujeres se tunean la vagina

Llámalo "rejuvenecimiento vaginal", "labioplastia", "lifting ahí abajo" o "vontouring", pero la demanda de procedimientos cosméticos vaginales va al alza.

por Mish Barber Way
15 Enero 2016, 7:10pm

Illustration by Nicole Ginelli

La Dra. Sharon Giese es una de las cirujanas plásticas más buscadas de Nueva York. Giese, que sobre todo se centra en intervenciones de estética, es conocida por su excelente trabajo a la hora de dejar a las mujeres con un aspecto natural y fresco en lugar de que se les noten cicatrices y pliegues; es decir, que practica el "Lifting Natural". Sin embargo, Giese también realiza labioplastias, un tipo de cirugía que tensa el aspecto de los labios genitales y cuya popularidad se ha incrementado en los últimos cinco años.

"Nadie desea que los demás sepan que se ha operado", afirma Giese por teléfono. Con otras intervenciones, indica, su limpieza en el trabajo se ha vuelto en su contra, porque sus clientes no son precisamente anuncios andantes de sus intervenciones. Sin embargo, con la labioplastia —o "rejuvenecimiento vaginal", o "lifting de vagina" — las mujeres no andan paseando por ahí su juvenil vulva como pasaría con una rinoplastia, por ejemplo.

Actualmente, la labioplastia y el rejuvenecimiento vaginal son muy demandados, y no solo tras la menopausia o tras dar a luz. Según un estudio realizado en el Reino Unido, el interés por el rejuvenecimiento vaginal aumentó en un 109 % en 2012. Y en 2013 se realizaron más de 5.000 labioplastias tan solo en Estados Unidos, lo que demuestra un aumento del 44% en el número de intervenciones realizadas en un año.

La tendencia más de moda en este ámbito es el rejuvenecimiento vaginal no invasivo mediante una técnica pionera en Europa denominada "Protégé Intima".Esta intervención de 12 minutos de duración consta de cuatro tratamientos semanales que cuestan unos 300 dólares cada uno y se ha ganado el sobrenombre de "vontouring" (perfilado del contorno vaginal) por el ritual de contorneado del rostro mediante maquillaje que las que las drag queen y las Kardashian han hecho tan famoso. El perfilado del contorno permite a las personas cambiar completamente la forma de su estructura facial utilizando solo maquillaje, pero Giese —que afirma esperará que la tasa de éxito se incremente antes de llevar este procedimiento a su propio terreno — explica que Protégé Intima tiene más implicaciones.

Empleando un láser fraccional suficientemente suave como para usarse en el rostro, Protégé Intima usa un rayo que atraviesa y estimula el colágeno y los tejidos naturales de los labios vaginales. Aunque Giese no lo ha probado en su cuerpo, se afirma que es un procedimiento indoloro (suena un poco escéptica conforme lo dice). No obstante, estos láseres han sido aprobados por la FDA (aunque no específicamente para uso cosmético) y se están abriendo paso en el mercado norteamericano de la cosmética para mujeres.

Pero aunque esta tendencia pueda sonar ridícula para algunos, no se centra exclusivamente en la estética. Este proceso no solo promete mejorar el aspecto externo de la vulva, haciendo que los labios parezcan más turgentes y firmes, sino que también mejora la satisfacción sexual.

"Tengo muchas pacientes que desean someterse a cirugía labial genital mientras se hacen una liposucción o una mamoplastia tras enterarse de que también la hago", indica Giese. "Solo supone añadir media hora al tiempo de cirugía".

Foto por Alan Shapiro vía Stocksy

Los motivos que tienen las mujeres para someterse a una labioplastia son tan variados como vaginas diferentes existen. Los labios genitales tienen como fin proteger contra las bacterias la abertura vaginal, que está constituida por terminaciones nerviosas altamente sensibles, y las mujeres con labios más grandes están convencidas de que esta es la causa de sufrir dolor durante el sexo o incluso infecciones por levaduras. Muchas mujeres deben someterse a cirugía para arreglar los cambios que se producen tras la menopausia o tras un parto, que pueden provocar que los labios menores les molesten con determinada ropa o durante el sexo.

No obstante, las justificaciones estéticas para la labioplastia y para el nuevo procedimiento no invasivo rejuvenecedor de la vagina cada vez son más frecuentes. Giese procede de una larga estirpe de cirujanos, pero ella es la primera de la familia en centrarse en la cirugía estética y cosmética. Mientras estudiaba en la Facultad de Medicina, el Dr. Donald Laub, un pionero en la medicina de transgénero en EE.UU., la tomó bajo su tutela. Formándose con profesionales casi veinte años mayores que ella, Gise adquirió sus conocimientos sobre cirugía genital y aunque hoy en día se centra sobre todo en las mamas, el cuerpo y el rostro, afirma que las pacientes prefieren que sea ella quien les practique la labioplastia.

"Se trata de una intervención relativamente sencilla, pero las mujeres se sienten después mucho más cómodas", explica Giese. "Lo más común es que los labios menores de la vagina se hagan más grandes conforme las mujeres se hacen mayores, o tras un parto, y el arreglo [mediante labioplastia] es una operación sencilla de realizar. En ocasiones los que aumentan de tamaño o incluso acaban descolgándose son los labios mayores, en cuyo caso podemos extirpar parte de la piel o injertar grasa. Se trata de estética, pero también de comodidad con el propio cuerpo. "Algunos ginecólogos y obstetras culpan a la pornografía por hacer que los labios vaginales de tamaño pequeño parezcan lo normal, mientras que otros médicos afirman que sus pacientes sienten irritación en la zona al llevar ropa ajustada.

La estrella del porno Sydney Leathers se sometió a una labioplastia (junto con otras muchas intervenciones de cirugía plástica) y afirma que la recuperación fue coser y cantar. "Sé que va a sonar extraño, pero fue la cirugía plástica de la que más fácilmente me he recuperado en la vida", explica la estrella de cine para adultos residente en Indiana. "No sentí ningún dolor. De hecho me fui a dar un paseo por la playa justo después. Llevé puntos durante unas cuatro semanas, de modo que hubo un período en el que solo podía usar compresas y no pude mantener relaciones sexuales ni masturbarme durante ese tiempo. Esas fueron las únicas desventajas". Leathers también intentó vender las partes de los labios que le extirparon en eBay, pero la subasta se detuvo rápidamente porque este sitio web tiene una política muy estricta sobre la venta de partes o restos corporales .

"Llevo 15 años practicando la cirugía plástica y creo que existe una mayor atención hacia la vagina, hacia su aspecto, debido a la abrumadora popularidad de la depilación brasileña", indica Giese. "Se ha producido un auténtico cambio en el aspecto de la vulva, se le presta más atención y las mujeres se eliminan el vello mucho más que antes. Veo mujeres desnudas todo el tiempo durante las liposucciones y las abdominoplastias, así que soy testigo de ese cambio respecto al vello púbico. No se trata de un cambio que afecte solo a las mujeres más jóvenes, sino también a las de más edad".

El vello púbico femenino es un tema que se ha hecho popular fuera del tranquilo círculo exclusivamente formado por mujeres. En 2014, Men's Health publicó un artículo sobre el regreso del vello abundante (la autora también afirmaba que, basándose en su propia investigación, el 90% de los hombres encuestados estaban completamente en contra de que sus parejas se depilaran del todo), mientras que Cameron Diaz declaró en su libro que, "la idea de que es preferible depilarse el vello púbico es un fenómeno bastante reciente, y todas las modas cambian". Quizá el vajazzling y la depilación con láser sean tendencia ahora, pero ¿qué pasará si regresa la moda de dejarse crecer el vello? ¿Empezará Gucci a comercializar las pelucas púbicas que en su día usaban para prostitutas sifilíticas en la década de 1450? ¿La gente que va a la última moda y quienes se depilan por completo llevarán pelucas de diseñador ahí abajo?

No quiero que las mujeres se sientan mal consigo mismas; desde el punto de vista del marketing resulta fácil sacar partido de cualquier inseguridad.

Giese piensa en las tendencias que siguen las modas cuando sus pacientes permanentemente le piden que elimine todo su vello púbico."Una de mis dudas personales, ya que [en mi clínica] tenemos tratamientos disponibles para la eliminación del vello con láser, es [no] dejar cierta cantidad de vello. Perderlo todo... es un look bastante preadolescente", afirma. Y en lo que respecta a la estética, el aspecto de los labios importa menos si están cubiertos de pelo.

Giese tiene un planteamiento positivo sobre la cirugía estética y es realista en cuanto a lo orientadas hacia la carrera profesional que están sus clientas, que desean una cirugía efectiva de la que puedan recuperarse en poco tiempo. Después de todo, trabaja en Manhattan, una ciudad donde —dice— las mujeres de clase alta se cuidan mucho y envejecen muy bien, en todas partes de su cuerpo. Los innovadores procedimientos estéticos no invasivos que son rápidos pero duraderos satisfacen las necesidades de las mujeres actuales.

Aunque se considera que muchos cirujanos plásticos son personas que hacen dinero a costa de las inseguridades de las mujeres, por su parte Giese parece recelar de las innovaciones en el campo del rejuvenecimiento vaginal. "Existen tantas variaciones de lo que se considera normal", continúa. "No quiero que las mujeres se sientan mal consigo mismas; desde el punto de vista del marketing resulta fácil sacar partido de cualquier inseguridad. Las mujeres ya lo han pasado bastante mal tratando de alcanzar los estándares de bronceado de Hollywood. Se saca partido de ellas en las tiendas de cosmética, donde deben pagar más por el envase y la publicidad de los productos, así que [la estética vaginal] es otra área donde sacar partido de las mujeres, y existe una gran dosis de subjetividad en el baremo a seguir".

Tagged:
sexo
Salud
labioplastia
rejuvenecimiento
Broadly Health
Broadly Sex