La MexMessLife: Rumbo al Campeonato Mundial de Bicimensajeros de París 2016
Todas las fotos son de Alan Mendoza
campeonato mundial de bicimensajeros

La MexMessLife: Rumbo al Campeonato Mundial de Bicimensajeros de París 2016

Cuatro bicimensajeros representarán a México en un competencia en Paris. Mira cómo se logró la historia.
6.4.16

La comunidad de bicimensajeros en la Ciudad de México ha crecido en los últimos dos años. Es común verlos pasar entre cualquier espacio de los autos, en las arterias infestadas de tráfico que paralizan a la ciudad. La mensajería personal (actas de nacimiento, radiografías, llaves que se olvidan en casa, mascotas…) es a lo que se dedican a llevar en sus mochilas a sus clientes. Su trabajo lo desempeñan por Polanco, Condesa, Roma, Paseo de la Reforma y Santa Fe, pedaleando de 60 a 150 kilómetros en el transcurso del día por carriles de alta y baja velocidad, cruzando pasos a desnivel, evitando peleas con automovilistas que los ven como un estorbo o agarrándose de camionetas en subidas muy pronunciadas para llegar a los corporativos que requieren de su servicio.

Publicidad

Cuando se necesita entregar actas del registro civil –servicio público con quienes algunos mensajeros trabajan– los destinos llegan a Toluca, Cuatitlán Izcali u otras zonas del Estado de México que suelen ser más peligrosas, desempeñando un arduo trabajo que tomó fuerza en la segunda mitad del Siglo XIX, época en la que carteros se hicieron de una bici.

En 1870 la Bolsa de París utilizaba ese tipo de mensajería. Igual Western Union, quienes veinte años después decidieron crear una división de bicimensajeros en Estados Unidos. O esa secreta historia –post mosterm– del ciclista italiano, Gino Bartali, quien siendo un ídolo del pueblo tano, de Benito Mussolini y su régimen fascista tras ganar dos Giros d'Italia y un Tour de France, entrenaba por la Toscana mientras transcurría la Segunda Guerra Mundial, salvando a grupos de judíos gracias a que participaba en una red clandestina dedicada a ayudarlos a huir, recorriendo las carreteras como si se tratara del bicimensajero más popular que saludaba a la gente y los militares, transportando documentos en el interior de su inseparable amiga, su bicicleta de carreras, para mantener en contacto a esas familias.

Las tarifas de su servicio se cobran por kilómetro, peso y volumen. Manejan tres formas de entrega: ahorita, rápido y súper rápido. En el presente existen alrededor de 15 compañías de bicimensajeros en la Ciudad de México. Nómada Mensajería Urbana, TIG Bicimensajería, BicienVía, Bicimensajeros D.F. y Los Loosers son de las más populares, desempeñándose en la mensajería de documentos, servicio personal o comida vegana. Básicamente cualquier bicimensajería depende de la demanda de sus clientes. Mensualmente podrían ganar más de $10,000, sólo es cuestión que se fíen más en ellos viéndolo como un servicio eficaz, rápido y ecológico

Dentro de éste mundo sobre dos ruedas viene el próximo Campeonato Mundial de Bicimensajeros que se llevará a cabo en París, Francia del 1 al 7 de agosto. Ésta competencia internacional mejor conocida por sus siglas como CMWC se originó en 1995, año en el que se organizó la primera edición en Toronto, Canadá. Ha pasado por ciudades como Berlín, Tokyo e incluso en la Ciudad de México en 2014 gracias a la buena organización de Joaquín y Safa, dos experimentados bicimensajeros –el primero español y el segundo australiano– que se enamoraron del antiguo, amado y odiado Distrito Federal para primero crear su compañía TIG Bicimensajería y después proponer la ciudad y así traer el CMWC con ayuda del colectivo ciclista, México Fixed.

Publicidad

Ese mundial dejó mucho aprendizaje y que el núcleo de ciclistas urbanos que acudieron vieran el trabajo de bicimensajero como una opción fascinante para comenzar a expandir sus horizontes, pidiendo oportunidades de trabajo en las compañías ya existentes o abriendo sus propias mensajerías que, aunque se considere uno de los más peligrosos en el mundo, siempre exista la felicidad, los viajes, el sentir de libertad y la buena comunión. Y tras contactar a los tres primeros bicimensajeros mexicanos que por primera vez irán al CMWC en París y saber cómo se dieron las circunstancias para que logren viajar a Europa, habla de mucha pasión y una suerte que pocas veces llega.

"El contacto –el patrocinador: InfoBlocK– se dio mensajereando", comenta Oscar Espinosa, bicimensajero de 32 años. "Un viejo amigo solicitó un servicio, y al llegar a su hogar para hacer la entrega me invitó a comer. Coincidí con su papá en la mesa, se interesó mucho por el trabajo que desempeñamos y me preguntó que cuál era mi sueño. Mi respuesta fue decirle que era ir al campeonato mundial de bicimensajeros en París. Entonces el papá de mi amigo se ofreció como patrocinador".

El proyecto se concretó y hasta se organizó un campeonato de bicimensajeros de la Ciudad de México, donde saldría un ganador o ganadora para viajar a París junto a Ximena Ruiz "Plumas", Jaime Nápoles –dos mensajeros que igualmente patrocinó InfoBlocK– y Oscar, quien comenzó a mensajerear alrededor de 2009, cuando las AlleyCats (competencias clandestinas que surgieron en Toronto, Canadá en 1989 donde los bicimensajeros hacían apuestas simulando un día de trabajo para saber quién era el más ágil y rápido) comenzaron a tomar fuerza en la ciudad gracias a México Fixed, un viejo equipo de ciclismo urbano que tomaba las calles en sus bicicletas.

Publicidad

Oscar una noche de 2007-2008 que pasó en un bar de Vancouver, ciudad canadiense donde estuvo viviendo tres años, encontró a un grupo de bicimensajeros que llamaron toda su atención por el tipo de bicicletas que traían, los juegos de apuesta que hacían y la gran cantidad de cervezas que bebían. Y a su regreso a la Ciudad de México en 2009 lo único que le quedó fue entrar a trabajar en un Call Center gracias al idioma inglés que dominaba. No obstante, deseaba trabajar en Ciclos, una de las pocas compañías de bicicmensajeria que había en ese entonces.

"Mi entrevista de trabajo para pedalear con Ciclos fue en un AlleyCat que hacia México Fixed llamado Round. En ella concursó Ollin, quien en esos tiempos, por 2009, era bicimensajero y socio de Ciclos. La entrevista consistía en que tenía que ganarle y así ocurrió. Comencé a trabajar más formalmente como mensajero, antes sólo recogía y entregaba cosas con Sake, una productora de contenidos, cortos y más".

De esa productora Oscar hizo amistad con Víctor Ceballos, ciclista, artista visual y miembro de Los Recios, otra productora de foto y audiovisuales que en el presente se enfoca a trabajar en el ambiente del ciclismo urbano. Víctor Ceballos también viajará a París para documentar la odisea de los primeros mexicanos que participarán en un mundial, como lo ha venido haciendo en el Critérium Red Hook, competencia que se originó en Brooklyn, New York en 2008, con sedes en Milán, Barcelona y Londres.

"Plumas" de 27 años forma parte de TIG Bicimensajería y empezó a trabajar con ellos después del mundial de la Ciudad de México. Su pasado está en la Secretaria del Medio Ambiente donde desempeñaba un trabajo administrativo. Uno de sus jefes le mostró el mundo del ciclismo urbano y las carreras AlleyCats, de las cuales ha ganado varias que se realizan en la ciudad, haciéndose de patrocinios y teniendo la oportunidad de representar a México en el Monster Track de New York, que es de las AlleyCats más populares en el mundo.

Publicidad

Jaime Nápoles de 26 años tiene como mensajero un año y medio formando parte de BicienVia. Recuerda que acompañaba a un amigo a recibir y entregar. Se sorprendía por lo divertido que le parecía hacer dinero de esa forma. En el pasado mes de diciembre ganó la carrera Cielos Infernales que consistía en escalar y descender el Ajusco, los Dinamos y el Desierto de los Leones al sur de la Ciudad de México. A esa carrera vinieron bicimensajeros de Estados Unidos a competir, entre ellos, Austin Horse, actual campeón del CMWC del año pasado realizado en Melbourne, Australia, y famoso por ser el stunt de Joseph Gordon-Levitt en la malísima película de Premium Rush.

Entre ellos cuatro (Oscar, "Plumas", Jaime y Víctor) organizaron el campeonato de bicimensajeros en la Ciudad de México que definió el cuarto mensajero que representará al país. Y con la experiencia de Joaquín y Safa para diseñar una carrera interesante, complicada y con las reglas similares a lo que ocurrirá en el mes de agosto en París, se inscribieron setenta personas en total, de las cuales veinticuatro no se dedicaban a la mensajería, pero manteniendo ese espíritu de convivencia y apoyo para que con la inscripción de $100 pesos el ganador obtuviera su vuelo redondo. La respuesta a la convocatoria fue sorprendente. No se esperaban tantos competidores y mucho menos el descubrir que en la ciudad cada vez hay más bicimensajeros. Los patrocinadores igualmente respondieron aportando una cantidad de dinero u otorgando cuadros de bicicletas, candados, mochilas.

El domingo 3 de abril por la tarde sucedió la final donde clasificaron treintaicinco competidores. Daniel Ruano de 25 años, bicimensajero de Cronos, jugador de bikepolo y miembro de Terremoto Crew resultó ser el ganador y el cuarto mexicano que acudirá a París. La carrera duró aproximadamente tres horas, con un total de más de 80 kilómetros recorriendo calles y avenidas de la Colonia Obrera. Daniel no cometió ningún error como ir en sentido contrario, no se subió a ningún banqueta pedaleando, siguió las indicaciones de los voluntarios que sellaban en orden cada uno de los 6 manifiestos en los checkpoints y cumplió con las reglas que no lo llevaron a la descalificación. Las reglas parecían ser complicadas, y con una sola experiencia similar dos o tres años atrás, en una carrera organizada por Joaquín y Safa, la bicimensajería en México va hacia arriba.

Lo percibí el día que me reuní con Oscar, "Plumas", Jaime y Víctor en una casa de la colonia San Miguel Chapultepec donde checaban últimos detalles de la carrera, editaban videos promocionales y salían a bicimensajerear. La unidad se nota. "Plumas" quiere sorprender en la carrera principal del mundial, como lo hizo en éste primer campeonato en la ciudad, saliendo calificada como la mejor mujer. Jaime dice que ganará la competencia de escalada y desea quedarse a trabajar por Europa. Mientras que Oscar piensa igual, quizá ir a Irlanda que es un país donde la vida de bicimensajero es de lo mejor y sueña con quedarse con la victoria en el AlleyCat. Y sobre Daniel, el primer campeón del país, esperamos escuchar buenas noticias y asimilar que la MexMessLife (MexLife) en México es una realidad.