FYI.

This story is over 5 years old.

18 Anos

#CartasDelHincha: Ya se les acabaron las canciones

¿Cruz Azul es 'grande'? Claro, nadie deja de hablar de ellos. esto nos dice un hincha de la Máquina.
8.12.15
Imagen: Twitter

Habían tres fechas complicadas para el aficionado al Cruz Azul. Los 15, los 17 y los 18. Cuando se aproximaba el dígito, las burlas se anticipaban.

Se alegaba que venía la fiesta de XV años con todo y pomposo vestido y dulce pastel. Los Ángeles Azules entonaron 'callada, tímida e inocente', canción a la cual se le asoció con la Máquina en sus 17 primaveras posteriores a 1997. Y hoy, el Instituto Federal Electoral le recordó a la afición de la Máquina que su 'mayoría de edad' había llegado.

Publicidad

En el inter entre cada fecha, siempre está el recuerdo de la nueva final perdida. El incoherente e imposible gol de Moisés Muñoz, la voltereta increíble de Rayados en el Tec, el penal detenido a Alejandro Vela por Hernán Cristante, el dardo endiablado de Daniel Ludueña en el viejo Corona y el gol con los huevos de Alejandro Glaría. Cinco momentos que han construido una nueva identidad en torno a una institución.

Pero entre cada burla que hay, siempre existe un dejo de ilusión para cada aficionado de Cruz Azul, el cual, creanlo, está curado de espanto. Sencillamente, un seguidor que no es fiel, abandona, y a la institución celeste, no la deja nadie. Entre muchos equipos, hay villamelones que se suben al carro de la victoria, pero por La Noria, no caben estos seres. Sería estúpido y cruel hacerlo.

Foto: Twitter

En cada fecha y entre tanta 'carga' hacia el hincha celeste, hay un apartado que nadie puede obviar. Por burla o no, Cruz Azul no pasa desapercibido. Está en la boca de todos, aún, cuando hay una final en el camino. ¿La Máquina es un 'grande'? No lo duden.

El equipo celeste tiene 18 años sin ser campeón. Y podrá tener 18 más. Aún así, por historia y por afición, la Máquina estará ahí siempre. Pisoteada y desafinada, lenta y estorbosa, pero está y estará en la boca de todos. Triste sería que nunca hablaran de ti.

Cruz Azul es la diversión de propios y extraños. Pero vale la pena decirlo: Solo hay tres equipos que lo superan en títulos. ¡Qué jodido que en 18 años, otros que hoy se burlan, no han podido alcanzarlo!

Publicidad

Dicen que para perder una final, hay que jugarla. Hay que estar y hay que llegar. En México, con lo volátil y difícil que es instalarse en ese sitio, hay que darle un reconocimiento al perdedor, cumpleañero y subcampeonísimo Cruz Azul. Cuántos quisieran alcanzar una final hoy en día, a lo mejor hilando una buena temporada, podrían estar salvados del descenso.

Ser celeste no es fácil. Más allá de una final ganada, que siempre será prioridad, está el sueño guajiro de ver una nueva estructura directiva en el seno de la institución, algo que frustrantemente, nunca va a pasar. Hay batallas perdidas que se tienen que pelear pese a que el resultado final ya lo sabes. Es ese el que quizá sea, el segundo pensamiento de un aficionado de Cruz Azul al iniciar el día a la hora que se le viene a la cabeza los nombres que están en la parte alta de la piramide.

La Máquina alcanza tres torneos sin liguilla, pero para el siguiente torneo, debe ser considerado como favorito. La obligación siempre será ganar y el estilo en el que lo haga, también será motivo de análisis pues a Cruz Azul se le evalúa el resultado y la forma. Siempre será mejor estar en una trinchera en la que prevalece el buen futbol que el resultadismo barato y aburrido.

Cómo quisiera el hincha celeste volver a dar la vuelta, volver a ganar y a levantar un título; cómo añora el aficionado el instante en el que un sangrante Carlos Hermosillo conquistó la octava y cómo desea y se imagina el festejo cuando la novena se logre.

Dieciocho años se dicen complicados, pero aquí seguimos, de pie. Muy pronto va a acabar la tormenta…

*En VICE SPORTS queremos escuchar tu voz. Si tienes el talento y no encuentras el espacio, en #CartasDelHincha tienes tu lugar. Envía tu nota a sports@vicemexico.com