acción

En fotos: skate, sol y muchos porros en el SLS Pro Open Barcelona

Asistimos a la mayor competición de skate del mundo, que por segundo año consecutivo estuvo en Barcelona en el espectacular Skate Ágora de Badalona.

por Guille Álvarez
23 Mayo 2016, 12:30pm

Fotos de Guille Álvarez

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

¿A qué huele un torneo de skate profesional? La respuesta es que a muchas cosas: a sudor y alcohol, a bebidas energéticas... y a porros, también.

En el SLS Pro Open de Barcelona, los mejores riders del mundo maravillaron por segundo año consecutivo en una ubicación muy especial: el Skate Ágora BDN, uno de los mejores skaterparks del planeta.

Más acción: Así vive el skater que desafió a Tony Hawk

La ciudad —aquí no queda muy claro si Barcelona o Badalona, ya que los organizadores saben cuál tiene mayor reclamo— se volcó una vez más con la competición, una de las más prestigiosas a nivel internacional de un deporte... o mejor dicho, una disciplina/cultura urbana según muchos de los asistentes que, por cierto, podría ser olímpica en 2020.

Con las entradas agotadas, el nivel tanto de las clasificatorias como de las semifinales y las finales fue altísimo. El ganador del año pasado, Nyjah Huston, no pudo revalidar el título ya que el australiano Shane O'Neill completó un gran fin de semana con una actuación muy técnica. El tercer cajón del podio fue para Cody McEntire, un tejano que compite con un palillo en la boca y tiene grabado en el reverso de su tabla a Terminator.

Más allá de los nombres propios y, todavía peor, los enrevesados nombres de los trucos que plancharon los pros como quien saca a pasear al perro, el SLS Pro Open volvió a demostrar que la competición es una pequeña parte de un mundillo donde se consumen todo tipo de sustancias y donde lo más importante es disfrutar de una buena tarde soleada y echarse unas risas con los colegas gracias al skate.

Cuando se clasificó para las semifinales el sábado, los realizadores de Fox Sports tuvieron que cambiar de plano porque Boo Johnson decidió echar unas caladitas a la buena hierba barcelonesa. El domingo, el skater estadounidense decidió repetir tras no entrar en la gran final con los mejores... y no fue el único.

El skate es una modalidad que se basa en la libertad y la creatividad, pero la competición al máximo nivel exige cumplir un guion muy estricto, y de esto se encarga el regidor de pista de la Fox Sports —la cadena norteamericana que compró los derechos de la SLS—, el hombre al que todo el mundo hace caso dentro del skatepark

De lo que no se puede acusar a los pros es de ser antipáticos con el público: aquí vemos a Paul Rodríguez haciéndose un selfie con el móvil de unos chavales durante las semifinales del domingo.

Un momentito de pausa durante las clasificatorias del sábado, un sorbo de birra —o en este caso una clara— y como nuevos: cuidado, que hay muchos especialistas que han indicado que la cerveza hidrata más rápido que el agua, así que no os penséis que es mala idea patinar tocaditos.

Entre el público una clase de moda skater veraniega: gorras de visera plana y gafas de sol de colorines como complemento indispensable. El público estaba revuelto intentando pillar algo de merchandising de los patrocinadores del evento.

Una vez observado el buen rollito, pasamos al plato principal del fin de semana —21 y 22 de mayo— con algunas de las mejores imágenes que nos dejó la competición entre el sábado y el domingo.

La simetría del Skateagora BDN ya era, de por sí, un espectáculo visual: añádele un skater engorilado y el resultado te hará querer pillar una tabla por muy difícil que sea superar las siete escaleras del bloque central del skatepark, el más grande de todo el circuito SLS

Otra perspectiva del modulo central del skatepark de Badalona, esta vez con un tipo proponiendo su adaptación libre —vía flip— de las aventuras de Spiderman.

"Woops, creo que me voy a pegar una leche considerable en 3,2,1...". Si yo me metiera las hostias que se pegan los skaters, estaría tres semanas ingresado en el hospital.

Para algunos es deporte y para otros es mucho más que eso... Podemos estar de acuerdo en que visualmente el skate tiene algo de poesía.

Cuando más 'maltrates' la tabla mejor te lo estarás pasando.

Ese sentimiento cuando planchas todos los trucos de tu ronda: "¡Toma, toma, toma!", según Chris Cole.

"Mira Nyjah, voy hacer así y asá y me voy a llevar el título y el billete dorado". No es broma, esto es verdad y se le llama así, a lo Willy Wonka — ganar en Barcelona daba acceso directo para el Super Crown a.k.a. la final de las finales de la SLS.

Nyjah Huston no ganó el título, pero volvió a ser el más popular en el graderío.

El brasileño Luan Oliveira volando en las escaleras del módulo principal... lo importante es que planchó el truco por muy difícil que parezca en la captura.

El tejano Cody McEntire vuela por encima del volcán central durante un intermedio de las finales: los tipos se sobran incluso cuando están practicando.

¡Ojito con la cantera que sube fuerte! El tipo de la derecha, con la camiseta negra, es un profesional que no tuvo suficiente en el skatepark principal y decidió ir a pasar el rato en la academia del Skate Ágora BDN, donde algunos niños y niñas demostraron que hay futuro en casa.

Hubo banderas, camisetas y algún mash-up con referencias al Barcelona y los mejores spots de la ciudad para recordar la singularidad del evento.

Los distintos patrocinadores provocan que haya skaters que no estén en ciertas competiciones, lo cual demuestra que por muy alternativo que sea, el skate acaba cediendo a ciertas 'normas' del mercado: el caso de las bebidas energéticas es uno de los más claros.

¿Cómo te sientes el lunes? Un poco como el cuerpo de este rider en los próximos instantes.

Los sponsors cuidan hasta el último detalle. Esta tabla es sencillamente preciosa

Para cerrar este resumen fotográfico del evento, un último apunte sobre los ganadores: O'Neill no solo se llevó el título del Pro Open Barcelona sino que además se llevó el #DIAMONDBESTTRICK posterior a la competición, por lo que añadió 5 000 dólares a los 20 000 del bote principal.

En Barcelona, dos skaters tenían la oportunidad de ganarse un puesto en la élite para competir el resto del año en el circuito SLS: Tiago Lemos y Tommy Finn lograron superar al resto de no profesionales para llevarse uno de los premios más buscados de un fin de semana de altos vuelos y trucos inhumanos.

El autor se olvidó la crema solar y está como un tomate, pero eso no evita que dé la chapa en Twitter: @GuilleAlvarez41