FYI.

This story is over 5 years old.

La actitud antimigrante de Trump tiene fuertes raíces en la historia de EEUU

Los esfuerzos para proteger sus fronteras de algún "peligro externo" no es algo nuevo en Estado Unidos. VICE News habló con un experto en leyes migratorias para entender las raíces históricas de estas medidas que datan del siglo XIX.
Imagen por Cristobal Herrera/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, hizo un llamado a implementar un "veto extremo" para los migrantes, el cual incluiría un test ideológico antes de permitirles entrar al país, esto como parte del discurso que dio ayer sobre cómo frenar el terrorismo.

"Seremos duros e incluso extremos", dijo Trump, explicando cómo iba a seleccionar a quienes quisieran ingresar a Estados Unidos.

Publicidad

"Deberíamos admitir en nuestro país solamente a quienes compartan nuestros valores y respeten a nuestra gente", señaló. Bajo el programa de veto extremo, dijo, cualquiera que tenga "actitudes hostiles hacia el país", piense que la ley del Islam pueda imponerse a la de Estados Unidos o no apoye la Constitución, simplemente no será recibido.

Uno de los componentes principales de la campaña de Trump ha sido su propuesta para prohibir que varios grupos de personas ingresen a los EEUU como una medida para frenar el terrorismo y hacer a América grande de nuevo. A lo largo del año pasado, habló en varias ocasiones entre un veto total a los musulmanes y uno sólo para aquellos provenientes de países con un "historial de terrorismo".

Insultar a los latinos como Trump: la última moda entre los adolescentes blancos de EEUU. Leer más aquí.

El deseo de Trump de prohibir la entrada de ciertos grupos religiosos o étnicos se ha denunciado constantemente como un acto anticonstitucional e inaplicable. Pero el discurso antimigrante del candidato se queda corto cuando se hace una revisión en la historia de las políticas sobre quién debe entrar al país y bajo qué términos.

Paul Lombardo, experto en leyes migratorias e historia en la Universidad Estatal de Georgia, explicó que mucha de la retórica empleada por Trump y sus seguidores refleja actitudes sobre la migración que datan del siglo XIX.

Cuando se trata de decidir a quien dejan entrar al país y a quien se lo prohíben, "hay una larga historia de intentos por recurrir a las leyes para conseguir una especie de pureza ideológica", detalló Lombardo.

Publicidad

'Hay una larga historia de intentos por recurrir a las leyes para conseguir una especie de pureza ideológica'.

Por ejemplo, el comentario de la vocera de Trump, Katrina Pierson, sobre la "pureza de raza" de Obama y Romney, hizo que Lombardo recordara un "antiguo insulto sobre la superioridad de sangre" usada a principios de los años 1900.

Debajo de las propuestas de Trump para restringir la inmigración yacen razones que el gobierno ha utilizado por mucho tiempo, siendo el empleo y la seguridad los principales temas. Una de las primeras leyes para evitar a los inmigrantes fue aprobada en 1882, conocida como Ley de Exclusión China, la cual impidió que trabajadores procedentes del país oriental entraran a los EEUU. Esta ley incrementó las hostilidades hacia los trabajadores extranjeros que competían por los escasos empleos durante la economía después de la Guerra Civil.

Ser estadounidense en México en tiempos de Trump no es nada fácil. Leer más aquí.

Las leyes migratorias se volvieron aún más severas con el cambio de siglo, cuando la migración Europea a los Estados Unidos estalló, explicó Lombardo. Esto fomentó un crecimiento en el sentimiento nacionalista, que culminó en 1924 con la llamada Ley de Inmigración Johnson-Reed, la cual limitaba el número de migrantes dependiendo de cada país. Los países totalmente vetados fueron los asiáticos y los de Medio Oriente, dando mayor cabida aquellos individuos de países europeos y de tradición cristiana. De igual manera, se le exigía a los migrantes que llenaran un cuestionario donde se les preguntaba si alguna vez habían sido anarquistas, habían estado envueltos en la poligamia o habían apoyado el derrocamiento de un gobierno, detalló Lombardo.

Publicidad

Trump no ha dicho cuáles serían las preguntas exactas que su administración haría a aquellos que quieran entrar a EEUU, además de preguntarles si son terroristas. Esto es un reminiscente de las pruebas de los años 1900, cuando migrantes de ciertas partes del mundo enfrentaron un escrutinio intenso por las mismas razones que los musulmanes hoy en día.

"Existía la misma idea de que ciertos grupos y cierto tipo de personas son más propensos a actuar radicalmente", dijo Lombardo, mientras explicaba las leyes de 1910. Específicamente, añadió Lombardo, los católicos y judíos de Europa del Este eran vigilados más de cerca porque se creía que tenían una tendencia a ser subversivos ante el gobierno.

'Durante la Guerra Fría existieron pruebas de detección ideológica'.

La idea de Trump de vetar a sus enemigos ideológicos tiene una mayor herencia de las medidas anticomunistas de mediados del siglo XX, algo que el mismo Trump ha reconocido durante su discurso.

"Durante la Guerra Fría existieron pruebas de detección ideológica", señaló. "Es momento de desarrollar nuevas pruebas para enfrentar las amenazas de hoy en día".

Las pruebas ideológicas a las que se refiere Trump pueden ser aquellas de la Ley McCarran-Walter. Aprobada durante la histeria ocasionada por la Guerra Fría, prohibía la entrada al país a cualquier individuo que el gobierno considerara un radical político, relacionado de cualquier manera al comunismo o que representara cualquier amenaza a la seguridad nacional. La ley daba preferencia a los nacionales de países aliados de Europa Occidental y del Norte, mientras que aumentó el sistema de cuotas a los países menos deseables. La polémica ley fue rechazada por el presidente Harry Truman, quien creía que iba en contra de los valores estadounidenses. Finalmente, la ley fue aprobada por el Congreso.

Trump terminó su discurso del lunes asegurando que sus propuestas no se basan en la intolerancia o el miedo. Por el contrario, dijo Trump, los inmigrantes deberían sentirse agradecidos de adoptar la cultura estadounidense, la cual es "la mejor del mundo y producirá grandes resultados para aquellos que se apropien de ella".

Después de todo, continuó Trump, "la asimilación no es un acto de hostilidad, sino una expresión de la compasión".

Sigue a Olivia Becker en Twitter: @oliviaLbecker

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs