Tupac Martir convertirá la torre más alta de la CDMX en un poema digital interactivo
Creators

Tupac Martir convertirá la torre más alta de la CDMX en un poema digital interactivo

Entrevistamos al artista días antes de su presentación en el Visual Art Week, donde proyectará una obra de 100 metros de extensión.
29.11.17

Esta nota es patrocinada por Johnnie Walker.

Como un director de orquesta, el artista audiovisual, animador y, a honoris causa, doctor de puestas en escena, Tupac Martir, regresa a sus tierras mexicanas, al parecer momentáneamente, a dirigir una sinfonía de sonido, color e iluminación, para Visual Art Week Mx.
Contando con el talento que se ha juntado en el estudio de Martir , Satore Studio y de la mano del galardonado bailarín mexicano Isaac Hernández, Tupac presentará CAMINANTE (HIK+); una megaproyección visual, interactiva a través de redes sociales, en la Torre Reforma – la más alta de la CDMX – extendida a través de 100 metros que conforman su fachada.

En CAMINANTE, Martir llevará a cabo una laberíntica interpretación de los pasos que debe de dar el mexicano para construir la danza que conforma su cultura. Sacrificio, riesgo, dolor y júbilo se unen para revitalizar la narrativa arquitectónica de ser mexicano y la experiencia, íntimamente internacionalista, de sufrir y padecer la magnitud de la CDMX, únicamente apropiada para la magnitud de la proyección de Martir.

CAMINANTE es una colaboración entre Johnnie Walker y Creators que reúne a artistas de diferentes disciplinas para crear piezas públicas de gran escala completamente innovadoras.

La prolífica carrera de Martir, tanto solitariamente como con Satore Studio, lo ha llevado a posicionarse como uno de los artistas visuales más relevantes del mundo, siendo escogido para llevar a cabo creaciones que sobrepasan constantemente las líneas “imaginarias” del talento artístico: Moda, música, entretenimiento, arquitectura, deportes, cine, etc. Parece ser que no hay campo creativo al que Tupac Martir no le tema, y su rango de clientes es similar, desde la realeza y gobiernos hasta marcas y talentos, es difícil predecir cuál será su siguiente producción.

Platicamos con Tupac Martir, quien aparenta haber estado en todas partes, (Al iniciar la conversación me comenta que acaba de llegar a Miami. La noche anterior estuvo en Nueva York presentando un proyecto y unas semanas antes estuvo en Ámsterdam haciendo pruebas para otro). Y nos contó sobre su visión artística, su pieza para Visual Art Week, la vida en Londres y más:

Publicidad

¿Nos puedes hablar sobre el proyecto que presentarás con Isaac Hernández?

Es una pieza nueva que estamos haciendo, es una integración de motion capture con animación. Al mismo tiempo usando técnicas de Cinema 4D y Maya, pero además lo hacemos en tiempo real. Son 32 artistas que están trabajando en toda la pieza para poder realizar lo que queremos.

¿Cómo fue tu acercamiento con Isaac?

Con Isaac conviví más cuando estábamos con la gente de Vice y Johnnie Walker preparando la pieza para el VAW. Me gusta mucho trabajar con bailarines. Les dije que iba a necesitar un bailarín y me dijeron que Isaac también formaba parte de la campaña y que sería increíble que hiciéramos una colaboración. Que mejor para mí que colaborar con otro mexicano. Y me gusta mucho alguien como Isaac para grabar su movimiento.

¿Y el resto del equipo?

Es la gente que generalmente trabaja con nosotros, artistas que conocemos y hemos encontrado unos cuantos más que nos están ayudando. Hay tantos elementos que entre que iluminas una parte, texturizas otra, pones el cuerpo, etc. Es una chambota para cada una de las personas.

¿Cómo relacionas la parte tecnológica con la parte narrativa?

La idea original que teníamos, considerando que el projection mapping es algo que ya se ha visto demasiado, estábamos buscando una forma de usar el lienzo de Torre Reforma de una manera completamente diferente. Teníamos unos gags de mapping, pero era más como haciendo una referencia o como una oda hacia esta técnica. Después decidimos que queríamos hacer una animación completa. En el mapping la gente siempre hace animaciones, pero trabajan generalmente con como es el espacio o qué se caigan cosas. En este caso queríamos contar una historia sobre los retos de caerse, levantarse, el seguir buscando liberación. Me siento privilegiado de tener un espacio, o un lienzo tan grande en la ciudad. Y lo quería compartir con otras personas, y por eso salió esta idea de una integración en tiempo real con redes sociales en dónde tú posteas tu foto en twitter o instagram y hay una gran posibilidad de que se vea en 40 x 40 metros.

Publicidad

¿Cuál es la tecnología que más te gusta explorar?

Yo tengo un problema con la palabra tecnología. Todo el mundo piensa que la tecnología es algo nuevo. Cuando en verdad la tecnología es todas nuestras herramientas. Para mi abuelo el ábaco era tecnología. La calculadora es una tecnología. A mí me gusta trabajar con tecnología en general. Ya sea nueva o vieja. Hay belleza en usar un tocadiscos de acetato, usar un proyector de diapositivas. El punto es como empiezas a jugar con ellas, cual es la vida que le das para servir a cierto propósito. A partir de ahí, un mes estamos clavados en motion capture, tres semanas después estamos haciendo algo con realidad virtual, luego hacemos realidad aumentada, etc. Todo el tiempo hay que entender que hace esta tecnología, qué hace esto, qué hace aquello. Encontramos un paralelismo entre diferentes herramientas y buscamos una forma en que las podamos integrar. Para mí siempre se trata de integración de cosas.

¿Te consideras algo así como un maestro de orquesta?

Sí. Yo siempre he dicho que mi sueño frustrado es haber sido director de orquesta. Estábamos haciendo esta nueva pieza en Amsterdam y estábamos checando sí podíamos hacer algo que queríamos hacer. Yo estaba dirigiendo todo, me veías como volteaba y pedía que levantaran algo, que subieran otra cosa. Estos proyectos son una orquesta gigante para mí y yo estoy sólo voy jalando las piezas a mi alrededor a partir de lo que quiero hacer.

Publicidad

Estuve leyendo sobre tu carrera y vi que naciste en Londres y tus papás son mexicanos. ¿Me podrías hablar de tus años de formación al llegar a México?

TP: Yo siempre digo que soy hijo del CONACYT. Mis padres estaban becados por el CONACYT y por esa razón nací allá. Pero cuando llegué a México a los 5 años, vivíamos en la doctores. Mi primera exhibición se llamó justamente ‘El niño de la Doctores’. Toda la gente que me conoce sabe que era una persona muy tímida y callada. Me la pasaba explorando, me la pasaba viendo cosas. Era bastante bulleado en la escuela cuando estaba chaval. Pero al final de cuentas a mí no me molestaba. Tenía una muy buena idea de lo que me gustaba y lo que no me gustaba. Y si no me gustaba lo que a todo el mundo le gustaba, no me importaba. Mi madre fue un gran ejemplo para mí y fue la primera persona que me llevó con un psicólogo para trabajar. Y ahí fue dónde empecé a hacer laberintos. Yo nunca podía empezar un laberinto hasta que lo hubiera resuelto en mi mente. Lo veía, lo veía y lo observaba. Y ya cuando lo tenía terminado lo resolvía con la pluma. Empecé con laberintos pequeños y terminé con laberintos gigantes.

¿Ves una relación entre estos laberintos y la forma en la que te acercas a tus proyectos?

Sí. La verdad es que en aquel momento jamás lo pensé, pero me dio la habilidad de hacer cosas muy abstractas. Creo que a veces en el mismo estudio le pido algo a los chicos y como que no me entienden, me siguen la línea porque saben que hay algo por ahí, pero me cuestionan, y tienen que cuestionarme. Hay cosas abstractas que entiendo y partir de ahí entiendo como todo va a funcionar en una pieza.

¿Qué estudiaste?

Yo soy pintor de carrera. Estudié artes plásticas en Estados Unidos y en el 2002 regreso a México. Me gradué con escultura, grabado, dibujo, arte digital y fotografía. Con un minor en filosofía y minor en edición. Quería tener la forma y la habilidad de entender el pensamiento detrás de las cosas. Cuando regreso a México busco qué hacer y termino trabajando con Humberto Espíndola haciendo una obra para Bellas Artes. Hacemos varias cosas en Bellas Artes, luego en el Cervantino. Después me salgo de ahí y empiezo a hacer eventos en 2003. En ese momento se sentía un boom en la producción de eventos en México. Hacíamos cosas súper locas. Por ahí del 2004 o 2005 me convierto en el director de arte de MTV. Estábamos en los estudios del canal en Reforma haciendo escenografías todos los fines de semana. Ya en el 2008 decido que estoy cansado de México porque muchas de las ideas que tenía no se podían realizar. Y tomo la decisión de irme a Londres, en dónde según yo viven los mejores diseñadores para ver si podía hacer una vida y la vez probar qué tan bueno era yo.

Publicidad

¿Regresando a Londres sentiste que tenías algo de londinense?

No tanto pero sí. Nunca me sentí fuera. Me acoplé a la ciudad inmediatamente.

¿Consigues buena comida mexicana en Londres?

Fíjate que ya hay mejores. Acaban de abrir unos tacos de pastor y carnitas increíbles.

Vi que también curaste un festival…

Sí, eso lo hice en Looking Outside My Window Festival. Rich Mix me dio el espacio para que hiciera lo que quisiera. Ahí fue en dónde verdaderamente entendí el arte de la curaduría. Cómo hacer que las cosas funcionen en relación a los espacios. Cómo hacer que las colaboraciones funcionen. Y que la gente que vaya a disfrutar entienda. Cambió la forma en la que entendía el labor de la curaduría cuando yo soy parte de un festival. Me gustó mucho esa forma de ver las cosas y de pensarlas. Para mí lo más importante es estar cambiando todo el tiempo. Regreso a cosas pero siempre trato de hacer algo completamente diferente de lo cuál no tengo la menor idea para mantenerme fresco y estar al día de ciertas cosas a partir de explorarlas. No me gusta quedarme asentado en lo que estoy. Cuando estábamos en Amsterdam me preguntaron “¿Te va a salir esto?” y respondí: “Probablemente no, probablemente será una cagadera y todo quede mal. Pero algo de ahí vamos a aprender.” Pero nos fue muy bien y a partir de eso tenemos un nuevo productor para hacer la pieza.

Si algún día te llegaras a retirar, ¿en dónde te gustaría pasar tus últimos 15 años?

Publicidad

(Entre risas) ¿15 años? ¡No mames! Yo ahorita estoy trabajando en una novela gráfica que tiene que durar 50 años y apenas voy en el año 3. Me faltan 47. Mínimo hasta los 87 no me voy a retirar. Pero si tuviera que tomarlo más en calma, digamos, creo que me iría a algún pueblo en Jalisco o Nayarit. En una ciudad chiquita.

Estando ahí, ¿en qué ocuparías tu tiempo?

En hacer más idioteces (risas). Al revés, el problema de estar ahí es que tendría demasiado tiempo para hacer cosas. Pero trabajaría sólo en proyectos personales, yo creo.

¿Qué proyectos personales estás generando ahora?

Estoy trabajando en una pieza que se llama ‘Cosmos within us’, que será nuestra nueva forma de hacer realidad virtual. Además tenemos una exploración de machine learning, del hololens y realidad aumentada. También llevo 12 años trabajando una nueva pieza entre danza y teatro. Estoy escribiendo un guión y una mini serie. Yo sigo pensando proyectos y cuando aparece una oportunidad para realizarlos, y por ahí salen. Ideas en el estudio jamás faltan, lo que se necesita es tener la ventana correcta.

CAMINANTE es una colaboración entre Johnnie Walker y Creators que reúne a artistas de diferentes disciplinas para crear piezas públicas de gran escala completamente innovadoras. SI quieres conocer más sobre la pieza, visita el sitio de Visual Art Week.

Cualquier persona podrá participar en la proyección subiendo una fotografía a Instagram o una frase a Twitter usando el #KeepWalkingMX seguido de un logro personal.