Publicidad
Internet

El Lobo Estepario es el mejor youtuber que ha dado España

Duerme en el maletero de un coche y es ídolo de Forocoches.

por Pol Rodellar
09 Noviembre 2017, 5:00am

Todas las imágenes provienen del YouTube de Lobo Estepario

Hay un hombre en España que duerme en el maletero de su coche. Además, también lleva dos gafas a la vez —unas gafas de sol encima de unas graduadas—. También dice que es un "francotirador del sistema". El tipo tiene un canal de YouTube y se hace llamar el "Lobo Estepario".

Antes de que podamos seguir hablando sobre el Lobo, es obligatorio —en serio— que miréis detenidamente este vídeo que os pongo aquí abajo. Este es, de hecho, el primer vídeo que vi de él, el que me abrió las puertas al extraño e hiperbólico mundo de el Lobo Estepario, un mundo del que nadie que entra, puede volver a salir.

Bien, supongo que coincidiréis conmigo en que cuando uno conoce al Lobo por primera vez hay tres elementos que ciertamente llaman la atención:

1) El tipo vive en un coche.

2) El tipo está demasiado mazado.

3) El tipo habla como un doblador de películas americanas.

A estos tres conceptos le sigue una gran pregunta, de hecho, LA PREGUNTA:

Un momento, ¿pero de qué coño vive exactamente este tipo?

El Lobo lleva dos gafas a la misma vez

Der Steppenwolf (El lobo estepario) es un libro de Hermann Hesse, uno de los grandes referentes de toda esta historia del new age y el fumar hierba en recipientes de colores y con formas extrañas. El libro —según Wikipedia— "es en gran parte un reflejo de la profunda crisis espiritual que sufrió Hesse en la década de 1920, mientras retrata la división del protagonista entre su humanidad y su lobuna apariencia huraña, su agresividad y su desarraigo".

De la misma forma, después de ver sus vídeos, podemos deducir que el Lobo Estepario de YouTube también está pasando por algún tipo de crisis existencial, además de participar activamente en su desapego de la sociedad capitalista y, de retruque, de las relaciones humanas en general.


LEE: Auge y caída de Salvador Raya


Pero vayamos por partes. El Lobo Estepario de YouTube se supone —de este "se supone" hablaremos más adelante en el texto y cobrará más sentido— que es un misántropo que vive fuera del sistema, un ser que ha logrado despertar su conciencia y ver la gran falacia que se esconde detrás de esta sociedad capitalista, un engranaje mortal que nos convierte en un enjambre de zombis sistémicos pendientes del dinero, el trabajo y el sexo. Por supuesto, el Lobo odia también el transhumanismo y a los tecnócratas.

El Lobo es un tipo extremadamente culto, especialmente dotado en las materias de historia, lengua y literatura clásica. Dispone de un vocabulario infinito que se podría emparejar con el de Iker Jiménez: rebuscado, incómodo, decimonónico y naftalínico. En fin, su nivel léxico es el de un señor de 60 años pese a tratarse de un joven de 35 años, quizás debido a su exquisita (aunque traumática) educación en el Liceo Francés de Madrid y, posteriormente, en los Maristas.

Por lo que descubrimos en sus vídeos, el Lobo vive de sus ahorros y de hacer negocios con su coche —al que a veces llama Argo, como el barco de los Argonautas— que, pese a no quedar demasiado clara la naturaleza de dichos negocios, podemos deducir que se tratan de servicios de viaje a través de aplicaciones de consumo colaborativo. Quién sabe.

El tipo vive realmente con poco, comiendo ensaladas de Lidl y, como habéis visto, pernoctando en el maletero de su propio coche (que a veces parece un vertedero). Reivindica una vida sencilla y en contacto con la naturaleza, así como una alimentación saludable y el cultivo del cuerpo y la mente. Esta vida austera le permite viajar e indagar bellos y pintorescos rincones de la geografía española mientras nosotros, los perdedores del sistema, trabajamos en grises oficinas.

Es un misántropo que vive fuera del sistema, un ser que ha logrado despertar su conciencia y ver la gran falacia que se esconde detrás de esta sociedad capitalista, un engranaje mortal que nos convierte en un enjambre de zombis sistémicos pendientes del dinero, el trabajo y el sexo

El Lobo siempre graba vídeos en plano secuencia, escasas veces editados y con unos cierres abruptos e incómodos en mitad de la escena, fruto de girar el móvil y apretar el botón de "dejar de grabar". Esos cierres son gloriosos desenfoques y movimientos absurdos de cámara acompañados de un "maldito miserable", "maldita sea" o "hijos de puta, hijos de puta" espetados por el mismo Lobo Estepario.

El tipo no es realmente un youtuber al uso, no está en su cuarto ni hace portadas de vídeo de esas horrorosas con tipografías vergonzosas. Al tipo se la suda la imagen de su canal. Los vídeos consisten en monólogos lanzados de una sola tacada, improvisados y sin pretensión estética. Los primeros vídeos los grabó en vertical con un móvil de mierda pero poco a poco la calidad de imagen y el sonido han ido mejorando, de la misma forma que el propio Lobo ha ido mejorando sus bíceps. Le costó un poco pero actualmente el Lobo ya graba en formato panorámico.

Si me permitís, quiero destacar el vídeo en el que se graba cagando (arriba).

Sí. Lo habéis leído bien.

Ese vídeo es una auténtica obra de arte, sobre todo ese plano nadir, totalmente contrapicado, que utiliza mientras se limpia el ojete con agua embotellada. Es una maravilla como nos muestra y evidencia el tiempo cinematográfico. Además, hay un momento en el que recorre el lomo del zurullo con un travelling vertical exquisito mientras exclama "ooooh yeeaaaaah", para finalmente elevar la cámara, filmar su cara y lanzar esa risa suya tan característica ("wuhuuhuuhu") mientras corta la escena de forma violenta. Gloria.


MIRA: El retratista alienígena


Sus vídeos son una especie de coaching vital mezclado con propaganda conspiranoica. El contenido de sus diatribas siempre gira alrededor de los tópicos del género: el yugo del Nuevo Orden Mundial, las instituciones sectarias y grupos de poder como el grupo Bilderberg, los reptilianos, los Annunakis, los Illuminati y todo eso; luego mezcla muchas cosas como los chemtrails, la estafa del SIDA, la conspiración de la Cábala Talmúdica, el antisionismo, el octavo continente —ese gran parche de basura del Pacífico—, la demonización de Apple y el fútbol, MK Ultra, la teoría de estado del leviatán de Hobbes, los sistemas de control, la ingeniería genética, Lemuria y la Atlántida, Tesla, el despertar de conciencia, ecología new age, Gaia, la Alternativa Mundial Acuario, Terence McKenna y un largo etcétera fruto de las espirales demenciales que se generan cuando empezamos a consumir demasiado contenido de esta índole en YouTube o Blogspot.

Sus vídeos son una especie de coaching vital mezclado con propaganda conspiranoica

Por lo general es el típico discurso hasta cierto punto infantiloide del que ha visto Matrix demasiadas veces y que ve una gran conspiración a su alrededor; esa gente que cita constantemente lo de "panem et circenses" y "dīvide et īmpera"; esa gente que cree que todo el mundo es idiota porque no han sido capaces de "desprogramarse".

Ya desde hace seis años, todos los vídeos han ido girando alrededor de estos temas, es más, incluso su antiguo blog llamado Ganyamania, era el típico cúmulo conspiranoico de blogspot (con dibujos de individuos grises con códigos de barras en la nuca delante de pantallas de televisión y de personas meditando cuyas terminaciones nerviosas se juntan con árboles) en fin, una senda repleta de artículos enfermizos que, curiosamente, alternaba con unos cuadernos de viaje donde narraba sus peripecias alrededor del mundo.

Todo esto podría llegar a ser terriblemente insoportable pero es innegable que el personaje es profundamente carismático y magnético, es un comunicador nato.

Esa voz que tiene, esa cadencia de doblador español de películas americanas —esos "coño", "joder", "maldita sea" constantes— y ese léxico rebuscado es lo que nos mantiene en vela. El tipo afirma que los vídeos los hace con mucho sentido del humor, cosa que lo dota de una autoconciencia que parece revelar que sabe que está forzando la caricatura para comunicar sus ideas.

Todo esto podría llegar a ser terriblemente insoportable pero es innegable que el personaje es profundamente carismático y magnético, es un comunicador nato

Como él mismo apostilla: "Hago vídeos de denuncia, denunciando este sistema satánico, pues si pongo voces, pues le entra mejor a la gente porque en clave de humor las cosas entran mejor".

El tipo no tiene vergüenza, ni ningún tipo de filtro a la hora de poner voces y exagerar su personaje. De hecho, crea escenas y diálogos que incluyen varios sujetos que interpreta con gran profesionalidad (sobre todo caballeros conversando con sus sirvientes o súbditos), ya sean batallas navales de la Grecia clásica, conversaciones con filósofos, cantares de gesta, imitaciones de Gollum, aventureros del siglo XIX o monólogos de tipos duros que se pudren en la trena. Y, bueno, no olvidemos su running gag, esa risita que suelta casi en cada vídeo, os lo juro, casi en cada vídeo. Es marca de la casa.


LEE: Quince años persiguiendo a los ovnis: hablamos con Santiago Martínez


A eso le debemos añadir las incursiones del francés y el inglés (estas últimas casi siempre interpretando escenas de películas americanas). El tipo es el típico fan de películas como Taxi Driver, Un día de furia, Blade Runner, Demolition Man y todas esas películas de Harry el sucio, Charles Bronson y, como no, de Tarantino (en fin, movidas ochenteras y noventeras, solo hace falta ver sus vídeos y ojear su blog).

Supongo que ya os podéis hacer una idea de qué clase de tipo es, todos conocemos a alguien que se pasa el día hablando como si estuviera en una jodida película de policías corruptos. En fin, un PELICULERO.

Eso incluye, por supuesto, una buena dosis de racismo y machismo (cada vez menos acentuado en sus nuevos vídeos). El tipo es el clásico misógino que ve a las mujeres como unos seres pendientes de tener hijos, cariño y dinero, tres cosas que chocan frontalmente con sus ideales. El tipo comenta tranquilamente que le encantaría conversar con alguna "mujer que tenga un poquito de materia gris en la cabeza" o que prefiere "acariciar estas ramas a acariciar los senos de una mujer, sí, puesto que acariciar esta vegetación es gratuito (…) y sin embargo los senos de una mujer luego te van a joder la vida".

También encontramos un poco de racismo en la mezcla (evidentemente, "tipos duros" y racismo van de la mano), como cuando comenta que le encantaría vivir en un sitio "sin ruido, sin macarras, sin gañanes, sin electrolatinos, sin bazofia, ¡coño! Cuánto tiempo, madre Francia, has estado ausente en mi vida". En fin, todo para dotar de más credibilidad el género del tipo duro, supongo.

El tipo es el clásico misógino que ve a las mujeres como unos seres pendientes de tener hijos, cariño y dinero, tres cosas que chocan frontalmente con sus ideales.

Aun así, se declara un romántico y se identifica con los hombres de finales del siglo XIX, según él, una época "de románticos y de grandes viajeros". En un vídeo comenta que le hubiera gustado "conocer aquella España, acercarme a ciudades como Madrid, que no era más que un pueblo. Vagar por los campos, dormir en ventas, en posadas". Poco a poco vamos entendiendo al personaje.

Pero por lo general es como tener delante a una persona que se está lanzando al abismo con una inocencia extraña y atractiva. De hecho, son estas características las que generan la imposibilidad de su existencia. Al interpretar estos personajes evidencia el sutil velo de la farsa.

Al Lobo Estepario no nos los podemos creer, es un ser que no podemos llegar a comprender, que nos obliga a creer que es falso, un personaje impostado, irreal. En fin, una enorme ficción.

Al contrario de lo que dice este forero, el Lobo no solo publica vídeos en verano/Captura de pantalla de Forocoches

Algunos foros de internet (Forocoches, Burbuja y similares ágoras de esta guisa) ya se han volcado fuertemente en la figura del Lobo y han llegado a la conclusión —certera o no— de que el Lobo es un personaje interpretado por un actor.

Es en estos foros donde se han rescatado comentarios borrados en sus vídeos de YouTube (como el de más arriba) en los que supuestamente se "descubre la gran farsa del Lobo Estepario" y donde también se enlazan anuncios en los que aparece haciendo de extra o imágenes publicitarias en las que hace de modelo en un anuncio de Bankia.

¿De qué se le acusa exactamente? Se comenta que proviene de una familia con mucha pasta, que estudió en el Liceo Francés (eso ya lo sabíamos) y que estudió durante tres años en la escuela de interpretación de Cristina Rota. Los foreros defienden que el auténtico personaje es un individuo que siempre ha querido ser actor pero el Lobo ya ha aclarado el asunto en sus vídeos y niega que estudiara en una escuela de interpretación. De hecho afirma contundentemente que lo suyo es de verdad, que no es un personaje, y confirma que saca pasta de hacer "cosillas con su coche" y de estar apuntado al INEM.

Sea todo falso o no, lo que sí que podemos deducir es que el Lobo Estepario es un tipo que pasó una infancia traumática, repleta de bullying y malos tratos por parte de los profesores (lo comenta en su antiguo blog y en varios de sus vídeos) y que por ello detesta las instituciones educativas y centros de aprendizaje.

Se comenta que proviene de una familia con mucha pasta, que estudió en el Liceo Francés (eso ya lo sabíamos) y que estudió durante tres años en la escuela de interpretación de Cristina Rota

Se deduce de sus escritos que sufrió algún tipo de déficit de atención o hiperactividad y critica que el sistema trate estas particularidades como enfermedades, ya que él piensa que "estas excentricidades en el comportamiento de un niño son los rasgos de una personalidad artística o de una sensibilidad especial".

En este sentido, su canal funciona como una especie de ruta de apoyo para todos aquellos que sufren o sufrieron acoso escolar. Así que el Lobo —aparte de ser un tipo duro— es como una especie de Alex Guibaja musculado y aventurero.

Podemos deducir que el Lobo se está acercando a los 40 años y que una mezcla explosiva de teorías conspiranoicas, fracasos vitales y amorosos y vigorexia le han llevado a esta situación de desconexión con la realidad y de soledad infinita. En su canal son escasas las ocasiones en las que aparece acompañado de otro ser humano. Supongo que al final es cosa nuestra decidir si aceptamos los consejos de un tipo que vive en soledad dentro de un coche oscuro.

En el fondo, parece que detrás de la broma y de la filosofía solo le interesen sus músculos, sus flexiones y sus dominadas. Sus monólogos también giran de repente hacia estos temas: "Joder, colega, estás muy mazado hermano, dime, cómo lo haces. Bueno, verás, entreno todos los jodidos días". Puede ser un poco desquiciante esta doble o triple personalidad pero no deja de ser apasionante y magnética. A eso hay que añadirle su dieta a base de ensaladas y arroz y ese odio letal que tiene hacia el glutamato monosódico: "La industria alimenticia se ha pertrechado con la farmacéutica y con los economistas sionistas para acabar con nosotros y enfermarnos".


LEE: Conspiraciones made in Spain: Santi Camacho de Cuarto Milenio


Aun así, después de ver todos sus vídeos, uno puede darse cuenta de que el Lobo, en el fondo, pregona el amor. El amor entre personas, animales y la madre Gaia. Su mensaje, lejos de ser destructivo —como puede parecer en algún momento por su machismo, misantropía y racismo—, es tremendamente positivo. Catad estas frases: "Tenemos que movernos en el amor, y en la compasión en todo caso, pero jamás en el odio"; "Debemos intentar vibrar en el amor y la paz".

Lamentablemente, toda la carga formal que acompaña este invento (la puesta en escena, la voz, las interpretaciones) han hecho que el Lobo se haya convertido en parte del espectáculo, en parte del sistema que critica.

Puede ser un poco desquiciante esta doble o triple personalidad pero no deja de ser apasionante y magnética

Al crear su canal de YouTube se ha ficcionado, ha pasado a formar parte del simulacro y sus discursos se han convertido en mero entretenimiento, en, simplemente, historias. Su papel es cada vez más exagerado, cada vez está más mazado y sus ideas conspiranoicas cada vez son más extremas, en definitiva, cada vez se acerca más a ser una caricatura de sí mismo.

Así que está consolidando todo contra lo que lucha, manteniéndose él mismo en el terreno de la ficción, de la leyenda, de lo intangible solamente logra que sus mensajes parezcan irreales. El lobo estepario, pese a que exista, no existe: ahora es una imagen proyectada en una pared, como un haz de luz que toma formas al impactar sobre una superficie pero que en el fondo no es absolutamente nada. Pero me tiene enganchados.