Fotos de la comunidad queer de una reserva de nativos americanos
Lady Shug, Miss Orgullo Nuevo México en 2016 y una voz destacada dentro de la comunidad LGBTQ de la Nación Navajo.
Identidad

Fotos de la comunidad queer de una reserva de nativos americanos

La Nación Navajo puede ser un lugar muy solitario, especialmente si te identificas como LGBTQ. Pero los defensores y los miembros de esta comunidad esperan que el cambio esté en camino.
EC
traducido por Eva Cañada
21.11.17

Cuando muchas personas LGBTQ pertenecientes al pueblo Navajo reflexionan sobre su existencia diaria en la reserva de nativos americanos más grande de Estados Unidos, "aislamiento" es la palabra que surge con más frecuencia.

“La reserva es mi hogar, pero no hay nada aquí para la comunidad LGBT”, afirma Lola De La Hoya, que declaró su condición de trans después de graduarse en el instituto.
La Nación Navajo cubre más de 70.000 kilómetros cuadrados de tierras áridas y montañosas, abarcando los vastos desiertos de tres estados del suroeste. En el último censo realizado en EE. UU., se determinó que unas 174.000 personas viven repartidas por sus remotos pueblos y comunidades.

Publicidad

Para las personas trans del pueblo Navajo como De La Hoya, este factor geográfico solo sirve para acrecentar su alejamiento de familiares y amigos. “Mis padres quitaron todas mis fotos cuando les hablé de mi transexualidad e intentan que nadie les vea conmigo en público", explica.
La cultura Navajo tradicionalmente reconoce una amplia variedad de orientaciones sexuales e identidades de género, incluyendo un tercer género conocido como nádleeh, aunque esa creencia se ha ido borrando con el tiempo después de que la Cristiandad y la colonización impusieran una comprensión más binaria del género.

Los miembros LGBTQ del pueblo Navajo, sin embargo, están volviendo cada vez más la vista hacia su herencia para defender sus derechos, construyendo alianzas dentro de sus comunidades y con otros grupos de nativos americanos de todo EE. UU. Algunos también están obteniendo apoyo de una fuente inesperada: sus abuelos.

“Mucha gente mayor sigue todavía creyendo en el sistema tradicional, pero la mayoría de la gente actualmente ni siquiera sabe de él", afirma Michelle Sherman, una mujer lesbiana que vive con su abuela. “Cuando expliqué mi condición de lesbiana a mi familia, me echaron de casa, pero mi abuela les dijo que era una parte normal de la cultura Navajo”.

Travis "Buffalo Barbie" Goldtooth, que se identifica con ambos géneros y se refiere a sí misma en femenino, afirma que su abuela estuvo completamente de su lado cuando salió del armario. “Tienes que ser lo que quieras ser”, le decía su abuela con vehemencia. “¡No permitas que nadie te diga cómo debes ser!”.

Publicidad

Aunque la Nación Navajo tiene todavía un largo camino por delante hasta que logre avanzar en los derechos de las personas LGBTQ, miembros del pueblo Navajo como Lady Shug —una drag queen transgénero y defensora de los derechos de la comunidad LGBTQ que ganó el concurso Miss Orgullo Nuevo México en 2016— cree que su comunidad tiene el poder de provocar el cambio.

“Somos una comunidad relativamente pequeña", enfatiza. "Debemos hacer saber a nuestros representantes tribales que estamos aquí y que necesitamos que nos respeten”.

Lady Shug preparándose para una actuación como drag en el Festival del Orgullo de West Colorado. Actuó casi cada fin de semana como parte de sus obligaciones como Miss Orgullo Nuevo México.

Lady Shug empleando espuma para acentuar sus caderas antes de una actuación.

Sharnell Paul, una adolescente transgénero, con sus caballos en Dennehotso, Arizona.

Paul, de 19 años de edad, fue recientemente eliminada del calendario "Mujeres de la Nación Navajo" después de que alguien explicara su condición al editor.

Travis "Buffalo Barbie" Goldtooth sentada frente a Shiprock, un destacado punto de referencia para el pueblo Navajo. Se identifica con ambos géneros y se refiere a sí misma en femenino.

Buffalo Barbie con sus perros en su casa de Teec Nos Pos, Arizona.

Lola De La Hoya en casa de una amiga, donde a menudo se refugia huyendo de las críticas de sus padres.

El régimen diario de bloqueadores de testosterona y pastillas de estrógeno de Lola De La Hoya. La falta de transporte y acceso a los hospitales le dificulta mantener sus tratamientos.

De La Hoya preparándose para una actuación drag en el Gay Prom, uno de los pocos eventos anuales dirigido a la gente LGBTQ del pueblo Navajo.