Marca España

Compré los pechos de silicona de Lucía LaPiedra

A Rufo le gusta tener cosas que le recuerden a sus actrices porno preferidas, como dos implantes de silicona de casi un kilo.
8.6.17
Imagen cedida por Rufo

Tener un objeto personal de tu actriz porno favorita no es un lujo del que pueda presumir cualquiera. Sobre todo, cuando se trata de algo único y exclusivo y para conseguirlo ha sido necesario desembolsar una importante cantidad de dinero.

Ese es el caso de Rufo, quien es el actual poseedor de los implantes de silicona que llevó durante años la exactriz porno Lucía LaPiedra. Aunque nos aclara que también tiene discos y pelis "normales" firmadas. Estuve hablando con él sobre su condición de pornógrafo coleccionista de objetos de chicas porno importantes en su vida, deteniéndonos en los preciados implantes mamarios que hoy ocupan un lugar de honor en su hogar.

Publicidad

Todo empezó a finales de enero de este mismo año, cuando Miriam Sánchez (el nombre de pila de Lucía LaPiedra) anunció en su cuenta de Twitter que vendía sus implantes de silicona por 500 euros:

De todos los chicos interesados, Rufo fue el candidato elegido por Miriam para poseer las prótesis que tantos éxitos le dieron en su carrera como actriz porno. Esta publicó en su día el nombre del elegido, pero tuvo que borrarlo por cuestiones de privacidad del afortunado ganador, que incluso se vio obligado a cambiar su nombre de usuario en Twitter debido a la repercusión en redes sociales y medios de comunicación.

Ahora Rufo sale parcialmente a la palestra con su caja de cartón y sus valiosas prótesis para contar a VICE qué le llevó a gastarse 500 euros en lo que antaño fueron las tetas de Lucía LaPiedra, qué uso les da, cómo las cuida para que no se estropeen y qué otros objetos de actrices porno posee en su haber.

pechos silicona lucía LaPiedra porno

VICE: ¿Cómo te dio por comprar sus prótesis?
Rufo: Miriam las puso a la venta en Twitter a partir de 500€ y yo, medio de broma, le dije que me interesaban. Según iba hablando con ella, fui pensando que igual no estaría mal tener algo tan personal de una de las actrices porno más conocidas de España y al final se las compré.

Empezó como una broma, pero cuanto más lo pensaba, más me apetecía tenerlas. Además, hablando con Miriam por privado me cayó bien y descubrí a una mujer encantadora más allá de su imagen pública.

Publicidad

Según me dijo, me eligió a mí porque fui el que más confianza le dio. Ella anunció una subasta a partir de 500, pero creo que nadie ofreció más. Si hubiera hecho falta, yo habría subido mi oferta. Actualmente, seguimos hablando por Twitter a menudo, tanto en público como por MD.

¿Os visteis en directo para la compra o cómo fue?
Me las envió por correo certificado y le hice una transferencia bancaria de 500 euros sin IVA por adelantado. Ahora tengo los implantes expuestos en mi habitación y cada vez que vienen visitas, los guardo, aunque intento evitar que los toque nadie.

pechos silicona Lucía LaPiedra exactriz porno

Parecen enormes.
Sí. Pesan cerca de un kilo cada una, 550 centímetros cúbicos y son muy suaves.

¿Podemos calificarlo como un tipo de fetichismo?
Lo único de silicona que tengo son los implantes de Miriam Sánchez, pero no los uso ni para hacerme cubanas, es solo por puro fetiche por la persona más que por el objeto, por tener algo personal de una de las actrices porno más conocidas de España. Es una mezcla entre fetichismo y coleccionismo.

¿Has llegado a masturbarte con ellas?
Pajearme mientras las toco sí, varias veces. No sé qué pasaría si las salpico. Al principio las tocaba pensando en ella, ahora prefiero no manosearlas demasiado para que no se estropeen.

¿ Es una sensación exclusivamente material o percibes que llevan el alma de Míriam, como diría Mariló Montero?
Obviamente el alma no. Pero sí pienso en ella, igual que al masturbarte piensas en cualquier ídolo o persona que te ponga. Es solo sexo, no hay ningún lazo afectivo.

Publicidad

El tacto es muy similar al del pecho natural (al menos éstas, luego hay algunas que parecen piedras), así que es como cuando te masturbas a la vez con tu pareja y la tocas, pero siendo solo unas prótesis. Intento aguantar lo máximo posible toqueteándolos antes de eyacular.

¿Las conservas de alguna manera en especial?
Sí, las plastifiqué para que no les afecte el polvo, la temperatura, la humedad, etc. y así puedan durar por mucho tiempo sin deteriorarse.

¿Qué otros objetos de actrices tienes? ¿ Cuánto has pagado por ellos?
Aparte de esto, tengo bragas firmadas por actrices porno como Carolina Abril, Amarna Miller o Pamela Sánchez. No por ser objetos sexuales, sino por estar relacionados con su profesión.

Sí me gustaría tener algo personal de, por ejemplo Bárbara Goenaga, que me parece una actriz fantástica. No sé, algún objeto o ropa de alguna peli suya.

Las bragas de Amarna Miller las compré en su web por 100€. Las bragas de las otras actrices no son de ellas, solo firmadas en alguna visita que han hecho a Bilbao. Y no hago nada con ellas, ni masturbarme, solo es puro fetichismo. Por cierto, si vendes las tuyas, me dices.

Sigue a La Becaria en Twitter.