Qué hacer y no hacer cuando tienes pareja y empiezas en la universidad

Lo primero: no tengas pareja. Si aun así insistes, esto es todo lo que debes saber.

|
sep. 14 2018, 3:45am

Foto Jamie Clifton

El mejor consejo que puedo dar sobre el tema de tener pareja mientras estudias en la universidad es que no la tengas. Ya sé que suena muy cínico. ¿Quién no le ha dedicado un “te quiero” a su novio, sentada en el asiento del pasajero de un Corsa, desde lo más profundo de su ser, como solo una adolescente de 18 años podría hacerlo? Pero te aseguro que es una mala idea porque, al final, pasará una de las siguientes cosas:

- Te pondrá los cuernos.
- Tú le pondrás los cuernos.
- Harás malabares para hacer que vuestra relación funcione durante los tres o cuatro años que dure la carrera para luego cortar justo después de la graduación.
- Conseguirás, sin despeinarte, mantener un equilibrio tal entre tu relación, las amistades y el espacio personal que harás que todo el mundo a tu alrededor se sienta celoso e inútil. Cuando acabes la universidad, os iréis a vivir juntos, os comprometeréis a los veintitantos y solo publicarás en Instagram fotos de vuestras vacaciones en el sur de Francia. Dos semanas antes de la boda, los dos susurraréis al oído de vuestros respectivos amigos algo sobre “dudas” y “problemas en la cama”, pero iréis adelante sin decir nada, estaréis juntos para siempre. Cada minuto de tu tiempo libre lo pasarás fantaseando con escaparte con el camarero de la cafetería de al lado de la oficina.

Yo rompí una relación larga cuando empecé en la universidad, luego empecé otra y entre ambas hubo un parón de seis meses en los que me lo pasé genial. Como algo sé del tema, mi consejo es: déjalo. Disfruta de ese periodo de tu vida en el que no está tan mal visto ser egoísta y un poco irresponsable. Por otro lado, está bien cometer errores para aprender de ellos. Si estás leyendo esto porque buscas consejo de verdad, seguramente estarás en esa edad en la que no te interesa escuchar lo que la gente te tenga que decir sobre tus decisiones, sobre todo si te lo dice una idiota de 29 años que se gana la vida monetizando sus problemas emocionales escribiendo para VICE.

Así que vale, bien, como quieras.

NO TOMES DECISIONES IMPORTANTES EN FUNCIÓN DE CÓMO PODRÍAN AFECTAR A TU RELACIÓN

Debo reconocer que mis padres nunca me han presionado para hacer nada. Si lo hubieran hecho, habría acabado amargada estudiando Derecho en una universidad de ciudad y habría retomado las clases de piano. Pero ese no era mi destino. Dejé el piano para tocar un instrumento mucho mejor: la guitarra. También dejé la guitarra sin aprender a tocarla y, después de sacar cuatro matrículas de honor en el instituto, acabé estudiando un curso de escritura creativa en una ciudad más pequeña que la mía simplemente por estar más cerca de mi novio. “Me muero de ganas de pasar mis años de carrera apoyada sobre ese enorme árbol leyendo a Keats a solas”, me dije a mí misma el día de de puertas abiertas, a sabiendas de que me pasaría los siguientes 18 meses enganchada al Messenger de Facebook y gastándome un dineral en billetes de tren. Ah, qué buenos recuerdos…

No digo que fuera una decisión horrible. Sesenta minutos de tren no eran tan traumáticos y en cierto modo era normal que no quisiera alejarme demasiado de mi entorno conocido. Lo que nunca debes hacer es dejar de lado tus planes de futuro para seguir a tu amor de instituto hasta la universidad que escogió como primera opción. O dejar de irte un año a estudiar fuera porque sientes algo por alguien de tu curso y quieres saber si lo vuestro puede llegar a cuajar. O planificar los próximos cinco años de tu vida en torno a las aspiraciones de alguien a quien conociste en una fiesta.

DISFRUTA LO QUE PUEDAS DEL SEXTING

Olvídate del pensamiento crítico: esta es la habilidad más importante que aprenderás durante tus primeros años en la uni. Si hace falta, empieza ayudándote de algún texto prefabricado; las grandes estrellas también empezaron imitando la obra de gente a la que admiraban antes de forjarse su propio estilo. Atrévete y experimenta. Al final acabarás con un máster en Hacerse Fotos del Culo en Instagram Direct Para Ser Vistas Una Sola Vez Antes De Desaparecer Para Siempre.

NO APROVECHES TODOS LOS FINES DE SEMANA Y LOS DESCANSOS PARA ESTAR CON TU PAREJA

Gran parte de la gracia de ir a la universidad está en las experiencias que vivirás, sobre todo si estudias un grado de Humanidades. Esos años son maravillosos generadores de vivencias, recuerdos y buenos (y no tan buenos) momentos que darán para muchas charlas.

HAZ LO QUE TE APETEZCA

Comunicación y consideración: esos son los pilares de una relación satisfactoria, pero por otro lado, hace cuatro meses tu madre aún te metía bronca por hurgarte la nariz y luego limpiarte el dedo en la pared. Así que analicemos formas de establecer la autonomía necesaria usando una serie de supuestos más realistas.

SUPUESTO 1
Tu pareja: desaprueba el consumo de narcóticos, lo cual te parece razonable, pero siempre intenta imponer su opinión con comentarios sentenciosos.
Tú: te apetece mucho probar la MDMA que alguien le ha comprado a un tipo que sigue viviendo en el mismo piso en el que vivía cuando se graduó, hace 5 años.
Solución: No te lo pienses, cariño, y prueba esa MDMA. Quien no pueda aguantar verte con una botella de agua en la mano y rechinando los dientes en una fiesta ochentera cutre no te merece. Venga, drógate y hazlo de forma segura. Dentro de tres años tú ya habrás superado esa etapa y tu pareja habrá empezado a darle a la ketamina de vez en cuando para evadirse de su estresante curro de diseño gráfico.

SUPUESTO 2
Tu pareja: cree que deberías leer ese libro de teoría porque trata varios puntos interesantes de la contracultura yasfjaerhakjwehfakjher.
: no tienes ningunas ganas de leerlo.
Solución: que le den al libro. Lee algo que realmente te interese y dile a tu pareja que abra un debate en un subreddit.
Lo que intento decir es que no debes perder tu personalidad. Es inevitable que en las parejas haya alguien que tenga una personalidad muy fuerte y acabe consiguiendo que las cosas se hagan a su manera a golpe de autoconfianza, pero el otro no tiene por qué complacerle. O sí, no sé. En cualquier caso, todo se irá a la mierda en cuanto empieces a madurar, a salirte de ese molde que te has fabricado para adaptarte a tu pareja y aparezcas un día con un corte de pelo superloco o le cojas el gustillo a los memes. Peeero…

NO TE TIRES A NADIE

Esta es una norma básica para las parejas monógamas, pero puede ser un buen mantra para entonar teniendo en cuenta que vas a estar una buena temporada en un entorno que es básicamente como Love Island con miles de personas más, todas mucho menos atractivas y con las que, a pesar de todo, vas a querer acostarte.

NO TE TIRES A TUS COMPAÑEROS DE PISO

Imagina por un momento la mezcla de horror e incomodidad que supone encontrarse a un rollo de una noche en el súper. Esos “qué-tal-como-va” tan forzados; el gesto nervioso de arreglarte el pelo y la ropa constantemente, esperando que no se dé cuenta de que es la una de la tarde y vuelves a casa después de pasar la noche de fiestón; la risa histriónica y forzada; la abrumadora vergüenza de verte obligada a mirar a los ojos a esa persona mientras sostienes una docena de huevos y un zumo de naranja en las manos y apestas a alcohol. Bien, pues ahora imagínate esa escena repetida cada vez que quieres ir al lavabo en tu propia casa.

INTENTA INTEGRAR A TU PAREJA EN TU GRUPO DE AMIGOS CUANTO ANTES

Se puede saber mucho de una persona por sus amistades. Si tú no te llevas bien con las suyas o viceversa, probablemente la relación está condenada al fracaso. Es muy fácil limitar una relación a la burbuja que hayáis establecido al principio, cuando os ibais conociendo a solas en cafeterías y en dos dormitorios. Tu opinión sobre esa persona se basa únicamente en cómo interacciona contigo, pero no tienes ni idea de cómo se comporta en un entorno más social.

NO INTENTES CONVENCER A TU PAREJA DE QUE NO HAGA ALGO SOLO PORQUE TE DA PÁNICO QUE APRENDA ALGO SOBRE SÍ MISMA Y TE DEJE

Si amas a alguien, déjalo libre. Si vuelve, seguramente será porque se ha dejado algo de valor en tu casa.

PROCURA NO SER LA TÍPICA PAREJA INSOPORTABLE

Lo que suele ocurrir con la mayoría de amores del instituto o de la universidad es que al final los dos miembros de la pareja maduran. Y es algo normal cuando estás en una relación antes de haberte forjado tu personalidad. Sin embargo, es muy difícil reconocer esto sin la ayuda de la experiencia que da la vida o de un psicólogo. Más tarde entiendes que es la evolución natural de la mayoría de las relaciones, al margen de la edad, porque la gente cambia constantemente a lo largo de la vida y es muy raro y difícil hacerlo en armonía con otra persona. ¿Tal vez lo mejor sea no empezar ninguna relación? ¿Nunca jamás? A lo mejor puedes adoptar un gato viejo y ciego que dependa totalmente de ti, para canalizar toda tu energía emocional en él, y luego empezar a ver algún subgénero muy específico de porno hasta que el concepto del acto sexual se convierta en un elemento puramente académico. No sé, solo estoy pensando en voz alta.

¡ESCUCHA A TU CORAZÓN! ¡HAZ LO QUE CREAS QUE ES MEJOR PARA TI! ¡ES TU DECISIÓN!

@emmaggarland

Este artículo se publicó originalmente en VICE UK.

Más VICE
Canales de VICE