La pesadilla inmobiliaria

La pesadilla inmobiliaria del mes: duerme en una ranura por 600 euros

Una auténtica cápsula japonesa en pleno barrio de La Latina de Madrid.
04 Septiembre 2018, 3:30am
pesadilla inmobiliaria
Foto vía Fotocasa

'La pesadilla inmobiliaria del mes' es una sección en la que denunciamos los abusos más flagrantes y los pisos más sorprendentes del mercado inmobiliario en España. Si te has topado con algún palacio similar, escríbenos a esredaccion@vice.com.

El final del verano en el mundo inmobiliario solo tiene una comparación posible, el fútbol. Me explico, se acerca septiembre y tanto los jugadores malos como los pisos malos se van quedando solos, sin destino, y pese a todo, siguen siendo caros. Sus dueños no hacen nada por bajar su precio. Posiblemente sean los dos únicos mundos en los que la burbuja está ahí y pese a todo, verano tras verano, la gente sigue picando, ya sea fichando a un delantero malo o un piso lamentable en el centro de Madrid. Bienvenidos al paraíso de las pesadillas inmobiliarias, la época dorada de los pisos infames.

Bienvenido/a a tu piso. Esto es todo

¿Qué es?: Un bajo de 18 metros cuadrados. Durante unos días ha sido el lugar de la capital con el ratio piso/metro cuadrado más caro de todo Madrid, algo que tiene mucho mérito siendo un lugar tan pequeño. Aunque realmente son 15 metros útiles, así que todavía tiene más mérito.
¿Dónde está?: El lugar (me refiero al enclave, no al piso) es inmejorable. Está en la Calle Sierpe, un pequeño callejón que se encuentra entre La Latina, Puerta de Toledo y la catedral de La Almudena. Hay decenas de bares y opciones gastronómicas muy cerca y no es la típica zona turística que apenas tiene supermercados. Tampoco está lejos de la Plaza Mayor y Sol, así que está a dos pasos del centro neurálgico de Madrid.
¿Qué se puede hacer por ahí?: Básicamente tiene un lugar muy bueno para ir de bares a tomar unas cañas o ver el fútbol, pero también es una zona que tiene bastante teatros y oferta cultural. Además tiene una cosa que a mí me encanta, en este barrio se celebran en verano varias fiestas que merecen mucho la pena. Diría que es lo mejor del verano de Madrid, aunque más de la mitad de la gente se lo pierda.
¿Cuánto cuesta?: En una primera ojeada al anuncio, estaba en 625 euros al mes, unos días después a la hora de escribir el texto había bajado a 580. Veréis en el desarrollo del artículo que aún debería bajar varios cientos de euros más.

Volvíamos de vacaciones y me puse el objetivo de buscar algo innovador para retoma las pesadilla inmobiliarias madrileñas, pensé un poco y me decidí a filtrar los pisos más caros en relación a su tamaño. Temía que apareciesen palacetes y pisos en el barrio Salamanca, pero no, en tercera posición apareció éste y me enamoré de él. Tuve que pasar varias fotos para que el flechazo fuera completo, porque lo que aparece en la cuarta foto es digno de observar como si tuvieses el Guernica delante.

Una pared blanca y un agujero. Es una maldita ranura, la habitación es una ranura de no más de tres palmos y situada a casi dos metros de altura. Es decir, dormir en este lugar es lo más parecido del mundo a ser una tarjeta de crédito que se ha tragado un cajero.

Empecemos por las cuestiones físicas, que son las primeras que se encontraría un hipotético inquilino. ¿Cómo se llega hasta la cama? En otra de las fotos aparece una escalera anclada a la pared, justo entre el sofá y la cocina. Es decir, el acceso a la cama será siempre temporal, has de montarlo y desmontarlo cada vez que quieras dormir, así que entendemos que en este piso las siestas se echan en el sofá por motivos obvios.

El acceso a la cama será siempre temporal, has de montarlo y desmontarlo cada vez que quieras dormir

Luego una vez arriba se plantean dos o tres problemas de relativa gravedad. La pésima calidad del colchón salta a la vista, en mi colegio había colchonetas más gruesas que esta fina lámina de espuma. Por otro lado, si pones un colchón con diez centímetros de látex por cada cara, lo más normal es que se quede encajado y no puedas dormir ahí, así que el colchón fino es obligatorio aquí para poder respirar. Bueno, no pasa nada, hay gente que prefiere superficies rígidas.

La escalera anclada a la pared

¿Y si se te ocurre ligar y follar con alguien? Habría que estudiar muy bien el Kamasutra y tirar de Autocad para ver qué posturas son geométricamente viables en ese espacio. Si te interesa alquilar este lugar, es más que posible que tengas que tirar de algún amigo arquitecto o ingeniero.

Otra problema logístico que se puede presentar en esa ranura-cama reside en la salida de la misma. Supongamos que la escalera se escurre, se mueve o simplemente se cae. La cosa se pone muy fea, hay que tener conceptos bastante avanzados en escalada para bajarse de ahí sin que te tronches el tobillo. Y si nos ponemos en lo peor, supongamos que el médico tiene que venir a casa por cualquier urgencia médica, a ver cómo lo hacemos. No es viable que nadie te recete hacer reposo en esa cama.

Otra vergüenza inmobiliaria más cuyo aspecto hace daño a la vista y cuyo precio hace daño a la inteligencia

Aún hay más detalles bonitos en torno a este camastro, no queda aquí la cosa. Este inmueble es un bajo y tal y como se puede ver en la foto, hay una ventana justo al lado de la ranura. Esto tiene la lectura positiva de que para pedir auxilio siempre está bien tener esa ventanilla ahí, pero claro, tampoco conviene olvidar que estás durmiendo en una ranura que está a ras de suelo.

Del resto del hogar tampoco tengo muy claro qué enfoque darle, me la impresión de que a poco más que escriba este texto ocupará más espacio del que hay en el inmueble. Es un piso en el que es complicado revolverse y no darse un rodillazo contra algo, aunque es verdad que nunca te vas a dar contra la cama. Creo que el sofá es la mayor superficie lisa de la casa.

En definitiva, otra vergüenza inmobiliaria más cuyo aspecto hace daño a la vista y cuyo precio hace daño a la inteligencia. No lo recomendamos bajo ningún concepto, salvo que te guste dormir emparedado o estés estudiando para faraón egipcio.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.