El candidato Meade es el campeón de las campañas… a puerta cerrada
Ilustración de Mauricio Santos.
elecciones méxico 2018

El candidato Meade es el campeón de las campañas… a puerta cerrada

No cualquiera puede acudir a sus mítines. #YoMero realiza más reuniones privadas que públicas y lidera el ranking de eventos cancelados: INE
7.6.18

En la víspera del tercer debate presidencial, nos dimos cuenta que José Antonio Meade acostumbra tener reuniones en hoteles, centros de convenciones, restaurantes, salones de clubes deportivos y oficinas estatales de los partidos que lo postulan. Ahí se encuentra con líderes empresariales, dirigentes de grupos de la sociedad civil, jerarcas religiosos, grupos de mujeres o militantes seleccionados por su equipo de campaña. A diferencia de sus contrincantes, que mayoritariamente han apostado por mítines o actividades abiertas, el candidato presidencial de la coalición comandada por el PRI ha recurrido a concentraciones a puerta cerrada. Ese es su estilo, en eso nadie le gana.

Publicidad

Así, por ejemplo, su primera aproximación con simpatizantes ocurrió el 1 de abril en el Hotel Hyatt Regency de Mérida, Yucatán. Al día siguiente tuvo contacto con organizaciones sociales, en el Hotel Fiesta Americana de Hermosillo, Sonora. El Salón Victoria del Hotel Gobernador de Durango fue testigo de una reunión con jóvenes. Una comitiva de mujeres acudió a verlo al estacionamiento del Hotel Double Tree de Saltillo, Coahuila. Los integrantes de la Barra Mexicana de Abogados fueron al University Club de la Ciudad de México y los jerarcas de la iglesia católica mexiquense lo recibieron en la intimidad de Casa Lago de Cuautitlán Izcalli. Abundan también los encuentros con acceso restringido en las sedes estatales del PRI.

Los reportes de rendición de cuentas y fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) dejan ver que 230 de los 381 eventos de campaña de Meade han sido de carácter privado, lo que equivale 60 por ciento del total. Sólo ha programado 151 reuniones públicas. La estrategia electoral del exsecretario de Hacienda contrasta con la manera en que sus adversarios políticos han buscado ganarse el voto de los ciudadanos: de las 231 actividades proselitistas que ha realizado Ricardo Anaya, 46 han sido de acceso restringido (20 por ciento), mientras que Andrés Manuel López Obrador ha realizado 240 eventos, 12 de ellos privados (5 por ciento).

José Antonio Meade realizó uno de sus primeros eventos de campaña en el Club Libanés de Mérida, Yucatán, donde se reunió en un encuentro cerrado con jóvenes. Fotografía de Olegaria Cabrera / Cuartoscuro.com.

Estos números también pueden leerse al revés: 95% de los mítines de López Obrador han sido públicos, frente al 80 por ciento de las concentraciones de Anaya y el 40% de las reuniones abiertas de Meade.


Gastas y te vas. Breve historia de las deudas de Margarita Zavala.


El sello propio del candidato

Durante algunos periodos largos de la campaña se ha mantenido sin exposición pública, como el comprendido entre el 10 y el 28 de abril, cuando el aspirante presidencial de la coalición “Todos por México” programó 71 actos privados en una decena de estados. Todos consecutivos, pero ninguno abierto. Aun así, 18 de éstos los terminó cancelando: un par de ruedas de prensa, varios encuentros con militantes y otras reuniones no especificadas.

Un publicista de la campaña presidencial consultado por VICE asegura que están siguiendo una estrategia para proteger los flancos frágiles del candidato, quien suele lucir “más seguro y encanchado en auditorios cerrados”. El objetivo –dice– es potenciar las fortalezas de Meade, sobre todo al cuidar la imagen que proyecta en televisión. El experto en marketing admite que ha habido fallas en la organización de algunos eventos estatales, donde han tenido que cancelar presentaciones, pero afirma que las medidas “están marcando un estilo propio de hacer campaña; es como el #YoMero, que se convirtió en un estandarte de sello propio, ejemplo del estilo del candidato, como diciendo ‘yo lo hago diferente’, porque él no es convencional”, comenta el estratega que solicita que omitamos su nombre.


La televisión ya no vota como antes. AMLO encabeza tiempo de cobertura.


Estas acciones, sin embargo, no parecen haber dado los resultados esperados. El candidato de la coalición integrada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Partido Alianza Social (PAS) no ha podido salir del tercer lugar en la mayoría de las encuestas. Oraculus, una concentradora de estudios de opinión, promedia al oficialista Meade en 20 por ciento de las preferencias electorales, frente a 27 por ciento del derechista Anaya y 50 por ciento del izquierdista López Obrador.

Ante la falta de crecimiento de la campaña, el PRI decidió renovar a su dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, a principios de mayo. En su lugar entró el veterano René Juárez Cisneros, exgobernador de Guerrero, a quien se le atribuyen talentos para movilizar a las bases del partido en el poder.

Sillas vacías

Un día después del segundo debate presidencial, realizado el 20 de mayo, Meade canceló cinco eventos públicos en la Ciudad de México. En los siguientes diez días declinó asistir a una treintena de encuentros programados en Coahuila, Tlaxcala, Guanajuato, Jalisco, Colima, Campeche, Querétaro, Estado de México, Quintana Roo, Morelos y Nayarit. El candidato de la alianza encabezada por el PRI seguía apareciendo diariamente en los noticieros de televisión, pero la cantidad de reuniones con militantes y simpatizantes se redujo durante mayo.

Mientras algunos diarios locales registraban de vez en vez eventos cancelados, las fotografías y videos que circulaban en redes sociales daban cuenta de sillas vacías durante las asambleas. La campaña parecía correr con poca fortuna.

Publicidad

Llegó junio. Un recorrido con los habitantes de la colonia Fortaleza, en Puerto Vallarta, Jalisco y un encuentro con priístas de Manzanillo, Colima también fueron cancelados de la agenda del candidato de la alianza “Todos por México”. La misma suerte experimentó otro tropel de concentraciones en Jalisco, Colima e Hidalgo. El 4 de junio de plano declinó acudir a las cuatro concentraciones programadas en Michoacán y el 5 de junio avisó que no acudiría a los cinco mítines de Aguascalientes. Los reportes de fiscalización del INE también dan cuenta que José Antonio Meade es el candidato que más eventos de campaña ha cancelado: 168 de los 381 encuentros planeados no se realizaron.


Las 'recetas' del doctor Meade, uno de los presidenciables en México.


Anaya, de la coalición “Por México al frente”, desistió de 43 de las 231 reuniones proselitistas que tenía agendadas, al tiempo que López Obrador notificó al INE que 6 de los 240 mítines previstos no se celebrarían. En suma, Meade ha cancelado 44 por ciento de sus reuniones, mientras que Anaya dio de baja 18.6 por ciento y López Obrador 2.5 por ciento.

No obstante los encuentros proselitistas cancelados, Meade y López Obrador están casi parejos en el registro de eventos realizados: el primero lleva 200 y el segundo 214. La diferencia es que el priísta suele acudir a reuniones en foros para decenas o cientos de asistentes, mientras que el morenista va a espacios abiertos ante miles de simpatizantes. El panista ha celebrado 180 concentraciones, entre públicas y privadas, usualmente en auditorios y estadios deportivos.

Publicidad

A unos días del tercer debate presidencial, a realizarse el martes 12 de junio, y a prácticamente tres semanas de las elecciones presidenciales, la campaña de Meade se mueve entre eventos cancelados y reuniones privadas, lo que a juicio de uno de los publicistas de su campaña marcará “una manera de distinta de competir electoralmente”.

El candidato de "Todos por México", José Antonio Meade, ha cancelado 168 de los 381 eventos de campaña reportados ante el INE.

Ricardo Anaya, de "Por México al frente", declinó acudir a 43 de las 231 actividades de campaña que tenía programadas.

Seis de los 240 mítines de Andrés Manuel López Obrador, candidato de "Juntos haremos historia", no pudieron celebrarse.

Sigue a Salvador Frausto en Twitter: @salvadorfrausto

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs