FYI.

This story is over 5 years old.

terror en paris

Las excusas de España para no apoyar el llamado de Francia a la defensa mutua

La memoria del 11M, la cercanía a las elecciones del 20 de diciembre y la apelación de Francia a una cláusula sin efectos de obligatoriedad obstaculizan la implicación de España en la defensa mutua.
20.11.15
Soldados españoles integrados en la misión de Naciones Unidas en el Líbano. (Imagen por STR/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Tras los gestos, las acciones. Y no parece que la invocación de la cláusula 42.7 por parte de Francia, una cláusula que llama a los estados de la Unión Europea (UE) a reaccionar en defensa del solicitante ante un ataque, vaya a provocar una reacción demasiado entusiasta entre las naciones europeas. España, por ahora, forma parte del grupo de los países tibios.

En tiempos excepcionales, medidas excepcionales. Los atentados de París han sido la excusa para que el ejecutivo francés anuncie reformas constitucionales, alargar el estado de emergencia hasta tres meses y un recrudecimiento de su ofensiva militar en Siria. El último punto se concretó con la activación, el pasado martes, de la cláusula de defensa mutua prevista en el Tratado de la Unión Europea (UE), por primera vez desde que fuera acordada y por boca del ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

Publicidad

Le Drian fue claro: Francia pide "o una colaboración en las intervenciones francesas en Siria y en Irak o una sustitución o un apoyo a Francia en otras operaciones". El país galo tiene hoy frentes abiertos en República Centroafricana, el Sahel y en el mismo Oriente Próximo. Alemania, Italia y España excluyeron la posibilidad de sumarse a los bombardeos de la coalición encabezada por Estados Unidos en Siria.

"España, sin ninguna petición de ningún tipo, ya es 'uno de los países más comprometidos en estos momentos' en la lucha contra el terrorismo. Además, la participación de España en las operaciones internacionales, en caso de producirse, responderá a 'unos principios de actuación, que pasan por la legalidad internacional' y deberán ser aprobadas previamente por el Congreso de Diputados", escriben fuentes del Ministerio de Defensa español en un correo electrónico a VICE News, citando al titular de esta cartera, Pedro Morenés.

"El ministro de Defensa señaló que 'España está ya comprometida en la lucha antiterrorista. Tenemos a 300 personas en Irak formando a los batallones suníes en el marco de la coalición internacional que lidera Estados Unidos contra el Estado Islámico'. Asimismo, España está comprometida con Francia a nivel bilateral y a nivel europeo en Malí, en República Centroafricana, Somalia y Senegal", sigue el correo.

"Además, el 'esfuerzo preventivo' que ha hecho España contra el terrorismo es importante, puesto que ya participa en misiones de entrenamiento o asesoramiento de la UE de las fuerzas de seguridad de Malí, República Centroafricana y Somalia y, en el marco de la OTAN, también ha desplegado una batería de misiles Patriot para reforzar la seguridad de Turquía y mantiene una veintena de efectivos en la misión de entrenamiento, asesoramiento y apoyo a las fuerzas de Afganistán", concluye la misiva electrónica.

Publicidad

¿Van los estados europeos a establecer la 'democracia militar'?. Leer más aquí.

"España no hará nada que ya no esté haciendo y menos lo hará en nombre de la cláusula 42.7. Lo único que hará es reforzar el mensaje del 'nosotros ya estamos presentes y por tanto lo que haremos es reforzar aquellos ámbitos de acción en los que estamos actuando. Y como eso es una estrategia global que no se puede circunscribir solo a Siria, sino que es un fenómeno global contra el que nosotros ya estamos contribuyendo, habremos cumplido con nuestro cometido'", afirmaba a VICE News el investigador principal para Europa en el CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs), Pol Morillas.

El investigador considera que la memoria de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid y la proximidad de las elecciones del próximo 20 de diciembre hacen poco probable un apoyo español a la ofensiva francesa en Siria.

"La sombra del 11M es aún muy alargada. Aún hoy la ciudadanía equipara mucho el 11M con la intervención en un país externo. En periodo preelectoral, es difícil que España se posicione sobre este tema que puede producir mucha animadversión", declara Morillas, quien recuerda que la posición del Ministerio de Exteriores español ha cambiado en los últimos años.

"Recordemos que la política de España respecto a Siria ha ido cambiando. Al principio [el Ministro de Exteriores José García-] Margallo era más de 'Assad no puede estar dentro de la solución', y ahora cada vez es más cauto a la hora de posicionarse sobre Siria y ver si con Assad se puede contar en un periodo transitorio o si quizá hay que comprometerse a hacer unas elecciones en el día de mañana", recuerda el investigador.

Publicidad

Aunque con ofensiva o sin ofensiva, un analista experto en yihadismo destaca a VICE News que "España es un país designado por la organización terrorista como 'Cruzado' y, por consiguiente, susceptible de ser atacado'", en referencia a las Cruzadas Cristianas en que los católicos trataban de conquistar Tierra Santa, tomada por los musulmanes.

"Estoy seguro de que España está en la agenda de EI de la misma manera que estaba en la de Al-Qaeda, y las razones pueden ser la campaña en Irak en curso o el trasfondo cultural de Andalucía o el hecho de que hay muchos voluntarios españoles en  Siria que buscan venganza", añade a VICE News Yoram Schweitzer, investigador en el Instituto de Israel por los Estudios de Seguridad Nacional.

Enemigo a las puertas: España, ¿primera línea de combate de la OTAN?. Leer más aquí.

Otro elemento: la propia naturaleza de la cláusula invocada por el vecino galo da margen al ejecutivo español para desmarcarse. Francia tenía otras opciones más eficaces.

El artículo 222 del Tratado de Funcionamiento de la UE establece que "la Unión y sus Estados miembros actuarán conjuntamente con espíritu de solidaridad si un Estado miembro es objeto de un ataque terrorista o víctima de una catástrofe natural o de origen humano". Haber apelado a esta cláusula habría otorgado un plus de obligatoriedad a la respuesta. ¿Por qué no lo hizo?

"Al 222 no apela porque, básicamente, da un papel preponderante a la Unión Europea, que sería la encargada de coordinar la respuesta que se da una vez que se invoca este artículo, por lo que da a las instituciones el protagonismo primero. Esto es muy difícil que Francia, en materia de defensa, lo apruebe, pues aunque ha invocado la necesidad de concretar una defensa europea siempre ha sido ella misma la que la ha acabado rechazando", recuerda Pol Morillas.

Publicidad

En 1954 la Asamblea Nacional francesa rechaza el Tratado de la Comunidad Europea de Defensa en favor de la integración militar del embrión de la Unión, la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA).

Otra opción hubiera sido pedir la aplicación del artículo 5 de la OTAN, por el que sus partes "convienen en que un ataque armado contra una o varias de ellas, ocurrido en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas, y, en consecuencia, (…), asistirá a la Parte o Partes atacadas tomando individualmente, y de acuerdo con las otras, las medidas que juzgue necesarias, comprendido el empleo de las fuerzas armadas para restablecer la seguridad en la región del Atlántico Norte".

"¿Y por qué no invoca a la OTAN? Básicamente por una tradicional lejanía respecto a lo que es el Tratado del Atlántico Norte y a lo que es la tradicional política exterior francesa, que siempre ha visto con reticencia el papel de Estados Unidos en Europa y Estados Unidos como garante de la seguridad europea", explica Morillas.

"El 42.7 es puramente intergubernamental y le da poder a Francia para decidir, uno, que quiere de sus aliados, y dos, quien será el que mande en cualquier operación, que será Francia. Por lo tanto, no tiene ningún interés en salirse del paraguas intergubernamental", añade el investigador a manera de opinión del porqué el ejecutivo galo opta por la cláusula que permite a España desentenderse.

Publicidad

"Sobretodo, lo que pretende Francia es el respaldo moral y político del resto de países para que se vea como una operación internacional, no como algo aislado, aunque desde el punto de vista militar no tiene sentido, pues estamos hablando del quinto ejército más poderoso de la tierra: no precisa de ayuda", agrega a VICE News el Coronel Pedro Baños, experto en geopolítica y conflictos internacionales.

"En soberanía, tanto como la economía, lo más importante son las fuerzas armadas, no solo en el exterior, sino también en el interior", responde Baños ante la pregunta de una eventual recuperación de la idea de Comunidad Europea de Defensa.

"La ventaja que tiene el artículo 42.7 es que los países tienen el deber de actuar con todos los medios a su alcance. En cambio, lo que dice el artículo 5 de la OTAN es que cada país decidirá los medios con los que va a actuar. En teoría es mucho más exigente el 42.7. Pero luego hay una coletilla en la que se lee 'sin perjuicio de las políticas de seguridad y defensa de cada país. Ningún país se va a lanzar a la aventura por otro país salvo que tenga intereses muy concretos", concluye el oficial.

Mira el documental de VICE News El Estado Islámico (reportaje completo):

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES