FYI.

This story is over 5 years old.

Europa

Una boda española entre artillería pesada en el Nagorno Karabaj

Dos prometidos llegaron a Nagorno Karabaj, un país no reconocido por Naciones Unidas, para casarse. El mismo día estalló una guerra entre Armenia y Azerbaiyán, las dos partes que se disputan este territorio desde hace décadas.
6.4.16
Una posición de artillería de las autodefensas armenias de Nagorno Karabaj en las inmediaciones de Martakert (Imagen por Vahram Baghdasaryan/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Lena y Josep Maria, una pareja de 30 y pocos y afincada en una pequeña localidad catalana del nordeste de España, tenían planeada su boda para el próximo 15 de abril en la tierra natal de ella. Hasta aquí una estampa común en uniones en las que uno de los dos nació en otro sitio, sino fuera porque Nagorno Karabaj, un enclave de mayoría armenia dentro de lo que la comunidad internacional reconoce como Azerbaiyán, es un país que no existe a ojos de las Naciones Unidas.

"Seguiremos con el plan, y seguro que nos casaremos en Karabaj, pues este es nuestro sueño… Pero tendremos que retrasarlo un poco ya que la situación es complicada", cuenta a VICE News Lena, la futura novia y originaria de este lugar del Cáucaso. Lo que ella denomina "situación complicada" son los incidentes armados más graves desde mediados de los 90 entre Armenia y Azerbaiyán, que ya se enzarzaron a finales de los 80 en un conflicto que se cobró entre 20.000 y 30.000 vidas.

Lena y Josep Maria delante del monumento 'Nosotros y nuestras montañas' en Stepanakert, la capital del Karabaj, popularmente conocido como 'Tatik y Papik' (en armenio, abuela y abuelo).

Desde entonces, Nagorno Karabaj es un estado de facto que ni la propia Armenia reconoce oficialmente; solamente lo hacen estados que gozan de un reconocimiento parcial, como Abjasia, Osetia del Sur y Transnistria. Lena y el que será su marido llegaron a este enclave justo cuando empezaron las hostilidades.

Lo que originó las operaciones militares no está claro. Por ahora solo trascendió que hubo bajas en los ejércitos de los dos contendientes y acusaciones cruzadas de bombardeos perpetrados a ambos lados de la frontera. No hay datos fiables de muertos ni heridos en las operaciones, pero nadie duda de que estamos ante una movilización militar a gran escala.

Publicidad

La pareja está a unos 100 kilómetros de los puntos más calientes. Aunque, aseguran, el ruido de los bombardeos es una constante. "Yo estoy más acostumbrada a todo esto ya que viví la guerra anterior, pero todos sufrimos por mi prometido. Esto no tiene nada que ver con lo que le había contado sobre Nagorno Karabaj, su paraíso y su magia natural y extraordinaria, y su gente tan amable", escribe ella en un WhatsApp.

Lena y Josep Maria se conocieron en la colla castellera de Altafulla. Los "castells" son construcciones humanas tradicionales en la comunidad autónoma de Cataluña. A base hablarle de su cultura, fue convenciendo a Pepe, apodo cariñoso de su futuro cónyuge, para que oficializasen su amor en su país de origen. Por una razón u otra nunca habían podido ir. Hasta el pasado viernes.

Pepe dice haber "pasado mucho miedo", pero también afirma sentirse "a salvo por la seguridad que le transmitía la gente de Nagorno Karabaj y la familia de Lena".

Ella recuerda que se están dando estampas de reclutamiento masivo como las de los 90 para proteger lo que llama "tierra sagrada", y que será testigo de su unión.

Women in — H. Karamanoukian MD (@VeinsVeinsVeins)3 de abril de 2016

'Mujeres del ejército de NKR registran a ciudadanos para preparativos militares contra el agresor'.

— Artak Beglaryan (@Artak_Beglaryan)3 de abril de 2016

'El primer ministro de Karabaj, Harutyunyan se encuentra con 2000 voluntarios venidos de Armenia y la diáspora en Artsaj'.

Publicidad

A pesar de lo localizado del conflicto las implicaciones de una escalada pueden afectar a toda la región, ya de por sí propensa a la convulsión. "El Cáucaso es muy volátil. Tú no puedes mover una pieza sin que las otras se resientan. Es una zona muy caliente, muy volátil, y si tocas una pieza tiene muchas afectaciones y desestabilizaciones en diferentes sitios", explica a VICE News Marta Ter, investigadora en el Observatorio Eurasia.

De fondo sigue el ruido de los conflictos que van de Ucrania a Siria hasta el norte de África, y el papel más o menos evidente que las tres potencias militares de la zona juegan en estos: Rusia, Irán y Turquía. Este último país, miembro de la OTAN, ya ha manifestado abiertamente su apoyo a los azeríes.

Acaba 2015, el año en que Armenia decidió cambiar su sistema para afianzar a su élite pro-rusa. Leer más aquí.

La república turca arrastra históricas malas relaciones con Armenia por negarse a reconocer el genocidio del Imperio otomano, del que es heredera, en contra de esta comunidad. Y el derribo de un avión de combate ruso en la frontera turco-siria el pasado 24 de noviembre de 2015 no ayuda a calmar los ánimos.

Armenia forma parte de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una alianza político-militar encabezada por Rusia y que la alianza atlántica considera su contraparte. Las tensiones derivadas del derribo se tradujeron en un incremento de efectivos militares en la base rusa establecida en la frontera armenio-turca. Esto refuerza los acuerdos en materia energética entre Turquía y el gobierno azerí para no depender de los recursos rusos.

Publicidad

La escalada ya cobra tintes de Guerra Fría entre ambas potencias.

'Turkey will support Azerbaijan to the end' — Turkish Presidency (@trpresidency)3 de abril de 2016

'Turquía apoyará a Azerbaiyán hasta el final'.

— Iran (@Iran)3 de abril de 2016

'Irán llama al cese de las hostilidades entre Armenia y Azerbaiyán'.

Es un conflicto endemoniadamente complejo y donde lo que uno esperaría que ocurriera no acaba de encajar con lo que acaba pasando.

El investigador del American Foreign Policy Council, Stephen Blank, señaló en enero un posible acercamiento de Estados Unidos a Azerbaiyán ante el agresivo expansionismo ruso. Para ello se apoya en la visita a este país de Bridget Brink, adjunta a la Secretaría de Estado de EEUU, a la asistencia del presidente azerbaiyano Ilham Aliyev al G20 de Turquía y a la liberación de presos políticos a finales de 2015.

Pero pensar lo acaecido en términos de confrontación entre grandes alianzas militares no ayuda a entender la contienda. Rusia suministra armas a bajo coste a Armenia como parte del acuerdo que conlleva su integración en la OTSC mientras vende armas a Azerbaiyán a precio de mercado. "No sabemos en qué bando juega Rusia", afirma Lena.

Es una guerra asimétrica. El gobierno azerí invierte grandes sumas de dinero que percibe por sus recursos petrolíferos y gasísticos en efectivos militares; una carrera que lastra gravemente la economía armenia.

Un buen ejemplo de la fragilidad de este país es que, hoy por hoy, el principal puntal de su economía siguen siendo las remesas de la diáspora, que en 2014 representaron el 21 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), según datos del Banco Mundial. Armenia es, junto al depauperado Haití, el séptimo país en nivel de dependencia de remesas de sus ciudadanos en el exterior. De acuerdo con datos oficiales de 2015, el paro se sitúa en más de un 17 por ciento.

Publicidad

El tema del Alto Karabaj se frena. Sigue alguna escaramuza, pero ya no es lo de los 2 últimos días. La cosa se calma — Pablo González (@PabVis)3 de abril de 2016

La enquistada situación del enclave armenio se ha intentado solucionar con el llamado Grupo de Minsk, al paraguas de la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE en inglés). Rusia, Francia y Estados Unidos forman parte de ella. Lena lamenta que las peticiones de alto al fuego de esta institución no se traducen en medidas concretas.

Armenia es, de lejos, el país que más apoya el proceso de Minsk, pues percibe que permite que el status quo que avala la existencia del Karabaj permanezca, sostienen Amanda Paul y Dennis Sammut del European Policy Centre.

Al cierre de este artículo trasciende que Armenia y Azerbaiyán han acordado un cese de las hostilidades. "A ver si se aclara algo", suspira Lena. Quizá los prometidos puedan seguir con los planes previstos y casarse en Nagorno Karabaj.

Nagorno Karabakh: 240 kilómetros de trincheras en el país que no aparece en el mapa. Leer más aquí.

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES