FYI.

This story is over 5 years old.

negócio

Uruguay busca petróleo pero teme por la maldición del oro negro

Tras la perforación del pozo petrolero más profundo del mundo en sus costas, los uruguayos esperan los resultados de las pruebas que deben verificar o descartar la existencia del crudo. De confirmarse, la economía del país sudamericano cambiaría...
9.8.16
El buque Maersk Venturer, encargado de perforar la plataforma marítima uruguaya. Vía Total Uruguay
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Mientras el resto del mundo busca pokemones de colores, la obsesión de los uruguayos es bastante más oscura: encontrar petróleo.

En cuestión de días, el pequeño país sudamericano recibirá los resultados de las pruebas exploratorias que se realizaron en su plataforma marítima, para lo cual se perforó el pozo petrolero más profundo del mundo, de unos 6.400 metros de extensión.

Publicidad

De confirmarse el hallazgo de hidrocarburos explotables, la nación de apenas 3,3 millones de habitantes se convertiría en una inesperada potencia energética mundial.

Y si bien pueden pasar años hasta que se comiencen a disfrutar de los beneficios del oro negro, el debate ya es moneda corriente en las calles de Montevideo: ¿el petróleo es una bendición o una condena?

Según las proyecciones oficiales, las potenciales reservas generarían una renta multimillonaria a esta economía agroexportadora, acostumbrada a depender de la importación de energía.

"Si se logran manejar adecuadamente estos recursos naturales, cambiará definitivamente la historia del país", declaró recientemente el presidente Tabaré Vázquez ante la prensa local.

El gobierno uruguayo firmó un acuerdo con un consorcio de empresas liderado por la francesa Total, que comenzó la exploración en marzo pasado. El mega pozo está compuesto de "3.400 metros de columna de agua y otros 3.000 metros bajo el lecho oceánico", informó la petrolera.

¿Cómo afecta la crisis del precio del petróleo a Ecuador? Leer más aquí.

Por estos días, según pudo saber este medio, científicos analizan en un laboratorio del extranjero si en aquella zona en medio del mar, a 250 kilómetros de la localidad balnearia de Punta del Este, hay petróleo. O gas natural. O simplemente arena.

Mientras crece la expectativa por el veredicto, el ex Director Nacional de Energía y de la Unidad de Cambio Climático, Ramón Méndez, destacó en diálogo con Vice News: "Más allá de los resultados, es claro que las empresas extranjeras valorizaron lo que sucede arriba de la superficie en Uruguay; la seguridad jurídica y la política energética a largo plazo fueron claves para que se decida hacer un pozo así en un país donde todavía no se ha descubierto petróleo."

Publicidad

Sin embargo, no todos los pronósticos son optimistas ante el posible lluvia de oro negro. De hecho, ante el inminente anuncio, ya comienza a hablarse por lo bajo de la "enfermedad holandesa", en referencia a la experiencia de los Países Bajos en la década del 60', cuando la fiebre por un hallazgo de petróleo arrasó con sus otras actividades productivas y generó una insólita crisis económica.

"Ojalá no haya petróleo. No sirve de mucho y genera unas tentaciones terribles", disparó recientemente el ex presidente Jorge Batlle en una entrevista televisiva.

En imágenes: nuevo y preocupante derrame de petróleo en el Golfo de México. Leer más aquí.

Hombre sin pelos en la lengua, célebre en la región por haber dicho durante su mandato que sus vecinos, los argentinos, "son unos ladrones, del primero hasta el ultimo", Batlle refleja la preocupación de algunos expertos y ONGs ante el posible descubrimiento.

Por su parte, las agrupaciones ambientalistas locales coinciden en que la perforación de su plataforma marítima supone un alto riesgo, especialmente en un país sin la experiencia ni la infraestructura para tratar contingencias medioambientales.

Al respecto, recuerdan el caso del Golfo de México en 2010, cuando una perforación exploratoria similar, a cargo de la British Petroleum, provocó una de las mayores catástrofes ambientales de la historia.

El contexto macroeconómico actual tampoco es demasiado alentador. Si bien el precio del crudo se ha recuperado en los últimos meses, aún está lejos de resultar atractivo para que el sector petrolero reactive sus inversiones offshore, las más difíciles y costosas. Extraer crudo en aguas ultraprodundas cuesta alrededor de 70 dólares estadounidenses por barril, mientras que en el mercado hoy cotiza por debajo de los 50.

Publicidad

La petrolera Total y el gobierno uruguayo mantienen el hermetismo

Así las cosas, una vez más este pequeño país —cuenta con la misma cantidad de habitantes que la ciudad de Madrid—, se las ingenia para llamar nuevamente la atención internacional.

Si en los últimos años Uruguay saltó a las portadas de la prensa global por impulsar la despenalización del aborto, la aprobación del matrimonio gay o la legalización de la marihuana por estos días es foco de los analistas ante una posible revolución energética.

Por el momento, el hermetismo de la empresa Total respecto a las pruebas obtenidas es tan férreo como los afamados defensas charrúas en el fútbol.

A pesar de la insistencia de Vice News, solo confirmó la culminación de las tareas de perforación y que las muestras se están analizando en laboratorios del exterior.

Desde el lado del gobierno uruguayo tampoco revelan señales concretas sobre el posible hallazgo. Pero trabajan para que este no los tome desprevenidos.

En un encuentro histórico, al menos para los estándares latinoamericanos, el presidente Vázquez convocó a los últimos cuatro mandatarios uruguayos y a las principales fuerzas del Parlamento con el objetivo de acordar una política energética de largo plazo.

"Un tema central es definir cómo se manejará la renta petrolera y los líderes coinciden en que se generará un fondo intergeneracional", deslizó una fuente gubernamental que sigue de cerca las negociaciones.

El petróleo barato está arruinando la industria del sexo en la capital europea del crudo. Leer más aquí.

Sobre la reunión sobrevoló el fantasma del mal holandés pero también su contracara: Noruega. Es que el país nórdico es considerado un ejemplo a seguir cuando de explotar hidrocarburos y administrar ingresos se trata.

"Noruega es claramente una referencia muy fuerte para nosotros; hay una cantidad de elementos muy aplicables a Uruguay y nosotros los queremos potenciar", reconoce el ex director de Energía.

Publicidad

De hecho, el geólogo iraquí Farouk Al-Kasim, considerado el ideólogo del modelo noruego —el Financial Times lo describió como "el hombre que salvó a Noruega del petróleo"— pasó por Montevideo para compartir su experiencia.

Sostuvo que el éxito del negocio noruego radicó en la separación de la administración política y del Estado como regulador. Y en no usar las ganancias petroleras dentro del país, sino en un fondo intergeneracional para hacer inversiones en el extranjero.

Sin embargo, el experto dejó un sugestivo mensaje: "No copien a Noruega. Uruguay debe diseñar su propio camino".

Mientras tanto, mate en mano, los uruguayos aguardan los resultados de la exploración que puede sacudir a una economía en recesión hace más de un año.

"Esto es un proceso; hay cientos de ejemplos en el mundo donde se hacen varios intentos hasta descubrir cuencas que luego son extraordinariamente fructíferas", advierte Méndez. Y concluye: "Independientemente de lo que pueda pasar con esta exploración, Uruguay sigue trabajando en generar las condiciones para transformarse en un país productor de petróleo".

Sigue a Manuel Torino en Twitter: @manutorino

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES