acoso sexual

Preguntar por qué no lo dijimos antes también es cuestionarnos

Ayer, las redes se movilizaron para visibilizar casos de acoso y abuso por parte de fotógrafos del mundo de la moda en España.
9.5.18
por que no denunciar antes acoso

VICE España trabajó en el pasado con el fotógrafo Longshoots. Las mujeres que aparecen en los artículos que hicimos con él no sufrieron ninguna situación como las que han sido denunciadas.

Anteayer, la modelo

Margalida María

denunció desde su cuenta de Instagram presuntas agresiones por parte del fotógrafo Danilson Gomes conocido como Longshoot. Las publicaciones de @margarildamariax animaron a cientos de mujeres a hablar y a compartir sus historias, como había ocurrido recientemente en Twitter con el

Publicidad

hastag

cuéntalo y antes con el #metoo.

Con motivo de todas estas acusaciones, entre las que destacaban los fotógrafos y estilistas que, presuntamente, se aprovechaban de su posición de poder para acosar y abusar de modelos, surgió incluso una cuenta de Instagram, @follografos_espana, en la que se recogieron las historias de cientos de chicas.

Pero también surgieron, como viene siendo habitual incluso en los juzgados, las voces que cuestionaron a las víctimas. Los que prefirieron juzgar o desestimar a las mujeres en lugar de a sus presuntos agresores. Salieron los del "¿y por qué se han callado hasta ahora?", los del "¿por qué no decían nada?", los del "tenían que haberles parado los pies". Los que no se plantean que en sus preguntas está la respuesta: no habían dicho nada, no habíamos dicho nada hasta ahora porque sabíamos que nuestras voces serían cuestionadas. Que nuestras historias serían puestas en entredicho.

Por si aún hoy alguien se lo sigue preguntando, por si quedan dudas sobre por qué tantas mujeres han permanecido en silencio hasta que unas cuantas han decidido hablar y otras tantas darles visibilidad, hemos contactado con cinco de las cientos de chicas que ayer denunciaron en sus redes las presuntas agresiones que ellas mismas y otras compañeras habían sufrido. Les hemos pedido que respondan a esa pregunta que es en sí una acusación: ¿Y POR QUÉ NO LO CONTASTE ANTES? Estas son sus respuestas.

@cariatydes

No conté nada y todas lo sabíamos, pero todas teníamos miedo a represalias a nivel personal y profesional. Para manipularte, el fotógrafo (si se le puede llamar de alguna manera), te decía que él te haría trabajar con tal o cual marca porque era muy amigo de tal o cual persona y que cuidadito, que él conocía a todo el mundo.

Yo, en concreto, tenía miedo de que me afectara a nivel profesional el hecho de que esta persona fuera importante para ciertas marcas. Siempre he sido la primera de mi grupo en alzar la voz contra las injusticias de las que todos se hacen cargo, pero siempre me llevo yo todo el odio y las represalias. La gente es muy cobarde, a la mínima se retractan, no tienen fuerza. Así que en parte, me he cansado de ir de justiciera y llevarme todas las hostias, aunque sigo teniendo fe en que las personas algún día se unan y se rebelen contra un mismo mal. Y eso es lo que pasó ayer, que gracias a una primera mujer valiente, Marga, cayeran el resto de piezas de dominó.

Publicidad

Hice un directo contando mi experiencia de acoso y critiqué la ambigüedad y la “neutralidad” de la sociedad ante estos casos. En ese momento, una amiga mía mencionó al que fue mi maltratador, y dijo que con él también se debería alzar la voz y apoyarme. Yo en ese momento, con toda la fiereza que tenía, lo dije a viva voz. Dije que, efectivamente, esa persona me había maltratado y había personas lucrándose del feminismo y vendiendo camisetas que luego me increparon e insultaron por “una denuncia falsa”.

¿Que por qué no lo conté antes? Porque me están amenazando con tirarme ácido en la cara, con arruinarme la vida, con matar a mi madre. Porque este chico se presentaba en mi casa a las 4 de la mañana quemando mi telefonillo cuando se enfadaba. Porque iba a la salida de mi instituto cuando yo era menor a controlarme. Porque sabía que, si decía algo, él me denunciaría. Y eso ha pasado, ahora sigo sufriendo las secuelas de una relación que nunca tuvo que tener lugar.

@mami.mer0

Desde que empezamos a pronunciarnos al respecto de todo este tema, muchos de los comentarios que hemos recibido han sido esos, que por qué no lo hemos dicho antes. Muchas de nosotras que nos hemos pronunciado éramos sus colegas, y muchas de sus actitudes misóginas las pasábamos por alto pensando que era el típico amigo machirulo que decía tonterías. Y simplemente se lo pasábamos, también es cierto que él nos daba bastante respeto y nos intimidaba.

Esto era un secreto a voces, todas lo sabíamos, todas lo habíamos hablado, pero no hemos dicho nada en público hasta ahora. Las mujeres siempre somos cuestionadas cuando denunciamos el acoso de algún hombre. Si lo decimos al principio, somos unas locas exageradas, nos hacen creer que eso solo nos ha pasado a nosotras y que ha sido por nuestra culpa. Si esperamos para decirlo todas juntas después de años y meses, nos dicen que por qué no lo hemos dicho antes. No lo hemos dicho antes porque no nos hemos sentido con fuerzas. Ahora todas nos hemos unido y hemos tenido el valor suficiente para alzar la voz y convertir ese secreto a voces en un grito.

@hydratada

El motivo por el que decenas de chicas denuncian ahora y no antes el haber sufrido agresiones por parte de fotógrafos, estilistas, músicos, etc… es, en primer lugar, porque hemos sido educadas socialmente para creer que la mayoría de comportamientos depredadores por parte de los hombres son la norma habitual. Pero sobre todo porque denunciarlo sola da miedo. Miedo a que no te crean los desconocidos porque los agresores tienen una mínima influencia en tus círculos. No es una caza de brujas como dice alguno para defenderse. Al denunciar estos casos muchas a la vez nos apoyamos las unas a las otras, animamos a que aquellas con experiencias similares se atrevan a contarlas, y es gracias a ello como se consigue la credibilidad y la repercusión. Absolutamente ninguna chica gana nada por denunciar esos malos tratos, sobre todo porque casi todas son anónimas.

Tu trabajo y tu persona no son ni paralelos, ni excluyentes, ni indivisibles. Si eres una mierda de persona, un agresor, un acosador o un violador, mereces una repercusión negativa en tu trabajo para que, como sociedad, no apoyemos conductas discriminatorias.

Publicidad

Defenderse apelando al racismo ("me atacáis por negro, no por acosador") o al elitismo ("si me acusas con faltas de ortografía te trato de tonta para que no te crean") es tan ruin como patético. Lo que se pretende conseguir con estas exposiciones no es escarmiento público (solo), sino que las próximas chicas estén prevenidas, que repercuta en sus círculos y que repercuta en su trabajo: que pierdan oportunidades, no les demos dinero, ni publi, ni likes, ni nada. Porque el machismo debe ser castigado, y aquí la ley no lo va a hacer.

@_chingisabella

No lo conté antes por inseguridad y por miedo a no volver a trabajar en el mundo de la moda. Estaba acojonada porque mi agresor era un tío que se movía muchísimo, le publicaban en todos lados, y cuando se lo contaba a gente de su entorno se hacían los locos. Las pocas veces que me atrevía a contarlo sentía que nadie me creía, que me tomaban por loca. Además, mi agresor va diciendo por ahí que es mentira lo que decimos, lo que contamos sobre él. Da miedo que te critiquen, que te cuestionen por eso.

Además de todo esto, mi agresor era mi amigo, así que al principio no concibes que pasa algo malo. No lo ves tan grave, hasta que pasa tiempo y te das cuenta de que se están aprovechando de ti y te están manipulando. Me decidí a contarlo porque vi que muchas chicas lo hacían. Veía que todas nos estábamos apoyando y me decidí. Además, sabía que si lo contaba ayudaría a más chicas. En Instagram me siguen muchas niñas que quieren ser modelos, como yo. Y no me gustaría que a ninguna de ellas les pasara algo parecido.

@zossati

Algunos hombres preguntan que porqué no nos hemos pronunciado antes, por qué tenemos que esperar a que salga una para que de repente seamos todas las que denunciemos haber sufrido abusos. Dicen que si es una caza de brujas, que si ahora todas las mujeres somos unas santas…

Mi opinión es que vosotros, hombres, tenéis que parar de cuestionarnos cada vez que alzamos la voz. Si no nos hemos manifestado antes es porque os tenemos miedo. Algunos se preguntan "¿Pero por qué no le paras los pies en el momento?”. Pues bien, quizá algunas de nosotras no tengamos la “valentía” de la que vosotros tanto presumís, pero estamos hartas de vuestro abuso de poder.

Muchas chicas me han dicho que les daba cosa hablar de ello porque esos hombres eran "influyentes" y no querían verse perjudicadas, por el que dirán si le rechazo… algunos se excusan con que en el trabajo siempre han respetado, pero eso no quita que seas un cabrón con las tías fuera de tu trabajo. No hemos dicho nada antes por miedo a que nos trataseis de locas, de exageradas y de “feminazis”, como tanto os gusta hacer. No es tan fácil.