La esperanza ciudadana que emergió de los escombros en México
Imagen vía cuartoscuro.com/Diego Simón Sánchez.
VICE News

La esperanza ciudadana que emergió de los escombros en México

A pesar de la lentitud y poca eficacia de las autoridades gubernamentales, también surgieron iniciativas ciudadanas que demostraron el poder de la sociedad unida.
12.12.17

Los sismos del 7 y 19 de septiembre de este año sacudieron a México en más de una forma. Las pérdidas fueron cuantiosas. El miedo aún asalta el sueño de quienes no superan del todo la impresión y la reconstrucción va lenta. No obstante, las lecciones que dejó el desastre también son muchas.

A casi tres meses de ocurrida la tragedia, los recuentos más visibles son las cifras fúnebres. El número de muertos, incluyendo el saldo del sismo del 7 de septiembre, es de 471, de los cuales 221 corresponden sólo a la Ciudad de México.

Publicidad

Los daños materiales totales ascienden a 48 mil millones de pesos (unos 2 mil 500 millones de dólares). Oaxaca es uno de los estados más afectados después del primer terremoto, y la capital del país, la más dañada en el segundo.


Relacionado: Ingenieros civiles voluntarios ayudan al análisis de edificios en la CDMX.


El vacío y lentitud gubernamentales fueron una constante en las quejas de las víctimas, pero la respuesta de la sociedad civil dio a todos los mexicanos un poco de calma y esperanza en pleno caos.

La ciudadanía fue quien se llevó las palmas en esta contingencia. Los millennials sorprendieron a todos. Se les consideraba como jóvenes apáticos, siempre ensimismados en las redes sociales y terminaron siendo uno de los actores más entusiastas durante labores de rescate: tanto físicamente, como organizando colectas y grupos de apoyo en sitios donde faltaran manos.

En general, la sociedad civil cerró filas en torno a los estragos del movimiento telúrico que sorprendió a los mexicanos con 8.2 grados la primera vez, y 7.1 la segunda. La gente quiso ser útil de tantas y tan variadas formas, que en ocasiones la ayuda era desmedida o estaba mal canalizada.

Mientras unos removían escombros con las manos, otros preparaban comida caliente para los brigadistas, ordenaban la entrega de víveres dentro de albergues de gobierno, prestaban sus autos para transportar herramientas a donde hubiera alguna construcción colapsada o hasta habilitaban sus casas como dormitorios, centros de carga eléctrica o baños públicos.

Publicidad

Lejos de las calles, muchos esfuerzos se congregaron virtualmente. A escasas dos horas de que temblara el 19 de septiembre, en la Ciudad de México el Centro Cultural Horizontal y miembros de cerca de 25 organizaciones empezaron a alimentar un ‘mapa de crisis’, que en tiempo real asignaba coordenadas a todos los incidentes en la megalópolis.

Así nació Verificado19S, como un esfuerzo de lograr certezas informativas ante el mar de rumores que empezaban a viralizarse y angustiar a millones en internet.


'Verificado 19S': la estrategia que salvó a los mexicanos de la desinformación tras el sismo.


Otra de las iniciativas que surgió tras el 19S tuvo que ver con los memoriales. Un día después del desastre natural, el Parque México —de la colonia Condesa, una de las más afectadas— dio cobijo a un incipiente altar de flores con mensajes de aliento, que con los días se volvió un referente de homenaje para víctimas y sobrevivientes.

Algo similar se hizo en la web Memorial19S que empezó a armar un rompecabezas escrito y visual con las historias de vida de quienes fallecieron por el terremoto. Su página sigue activa y hace una reconstrucción de las rutinas de familias que hoy están incompletas y de edificios que nunca se hubiera pensado que se reducirían a añicos, varillas y polvo.

En una capital donde los memoriales no son una constante tras la pérdida de numerosas vidas humanas, por primera vez en años se decidió erigir un monumento en honor a las víctimas de los terremotos. El pasado 5 de noviembre se anunció que ese memorial será construido en el predio que ocupaba el edificio de Álvaro Obregón 286, donde murieron 49 personas y 29 fueron rescatadas con vida.

Después de septiembre del 2017, México no es el mismo. Los sismos dejaron mucho dolor y destrucción, pero al mismo tiempo le enseñaron a la ciudadanía algo importante: cuando se unen esfuerzos en torno a una causa común se pueden lograr grandes cosas.

Sigue a Ollin Velasco en Twitter: @ollinvelasco

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs