Publicidad
Comida

El mundo no está preparado para los 'noodles' con sabor a Pringles

Mmm… fideos con sabor Sour Cream & Onion.

por Nisa Kreems; traducido por Mario Abad
17 Enero 2019, 4:00am

Noodles sabor a Pringles de sour cream y cebolla 

Está claro que quien se inventara el eslogan “Cuando haces pop, ya no hay stop” nunca ha intentado comerse un tubo entero de Pringles. Cuando llevo media lata, ya tengo el paladar y los labios secos como el desierto del Sáhara y la mandíbula como si me hubiera dado un atracón de MDMA.

Supongo que será porque realmente las Pringles no son patatas. De hecho, solo contienen un 42 por ciento de ese tubérculo. Estas “patatas” tienen tan poca patata que la mayoría de países no permiten a la compañía usar la denominación de “patatas fritas”.

Hace poco vi unos fideos instantáneos con sabor a Pringles en un supermercado de Singapur y la boca se me llenó inmediatamente de esa aspereza como de cartón solo de pensar en ellos. La idea de combinar fideos deshidratados con sucedáneos de patatas y otros ingredientes que parecen de otro planeta me sonaba a sobredosis de almidón.


MIRA:


Pues estaba equivocada: resulta que el producto de la colaboración entre la empresa estadounidense y la marca japonesa de fideos Super Cup es sorprendentemente sabrosa. He probado dos sabores, el de Sour Cream & Onion Yakisoba y el Jalapeño, y los dos están buenísimos.

Se supone que los primeros han de comerse calientes y secos, con el aderezo por encima. El yakisoba sabía muuuuucho mejor que cualquier tipo de Pringles que haya probado, y el aderezo no estaba demasiado salado ni cargado de glutamato de monosodio. Los fideos con jalapeños se toman con caldo; olían como a poppers de jalapeño y el caldito picaba bastante.

1546849352504-P1150395
Sopa de fideos Super Cup con sabor a Pringles de jalapeños

Ninguna de las dos opciones me pareció barata —unos 4,50 dólares de Singapur o 2,91 euros—, lo cual puede disuadir a algunos de probarlas (a fin de cuentas, qué sentido tienen estos fideos si no son baratos?).

Super Cup ya se ha ganado su fama como la marca que hace “sopas instantáneas con sabores raros”, como demuestran sus brutales fideos con sabor a gyoza o la extraña combinación de marisco y vainilla (¿?).

Pringles también está a tope con los sabores, sobre todo en Japón. El año pasado, en Estados Unidos sacaron una serie de sabores para Acción de Gracias (pavo, relleno y pastel de calabaza), y ahora han sacado también “yakisoba de calamar” y “ramen de pollo y soja” para esta nueva colaboración con Super Cup. Afortunadamente, ninguna de estas está todavía disponible aquí, en Singapur. Por lo que a Pringles respecta, parece que se les da mejor hacer sopas que patatas.

Este artículo apareció originalmente en VICE ASIA.

Tagged:
noodles
Japón
singapur
comida rara
pringles