Feminisme

156 mujeres demostraron la clase de monstruo que es Larry Nassar

El desprestigiado doctor del equipo olímpico femenil de gimnasia de Estados Unidos fue condenado a 175 años de prisión.
DS
traducido por Daniela Silva
30.1.18
Foto de Jeff Kowalsky vía Getty

La semana pasada Rachael Denhollander, la primera gimnasta en acusar públicamente de agresión sexual al ex médico de gimnasia de EE. UU., Larry Nassar, fue la última mujer en hacer su declaración en la audiencia de sentencia. Horas más tarde, el desprestigiado doctor fue condenado a 175 años de prisión.

Han pasado 18 meses desde que Denhollander habló por primera vez sobre el abuso que sufrió cuando tenía 15 años, y el proceso para hacer justicia ha sido demasiado lento. "Esto, lo que se necesitó para llegar hasta aquí, lo que tuvimos que pasar para que las autoridades escucharan nuestras voces, ha agravado en gran medida los daños que sufrimos. Y sí importa", dijo, hablando deliberadamente.

Publicidad

Continuó, dirigiéndose a la juez: "Le ruego que, mientras delibera la sentencia para Larry: envíe un mensaje de que estas víctimas valen la pena… le ruego que imponga la sentencia máxima en virtud del acuerdo de culpabilidad".


Relacionados: Casi todas hemos sufrido a un Harvey Weinstein


Antes del testimonio de Denhollander, otras 155 víctimas se aparecieron en la sala de la juez Rosemarie Aquilinia en Lansing, Michigan, y leyeron sus desgarradoras declaraciones, las cuales detallaban los abusos que sufrieron en manos de Nassar, algunas dijeron que tenían tan sólo seis años cuando pasó. Al inicio de la audiencia de sentencia, la jueza Aquilina se comprometió a permitir que cada víctima compartiera su historia. Cuando comenzó la audiencia, los funcionarios judiciales tenían contempladas a 88 mujeres; ya para el final el número se había duplicado.

En noviembre, Nassar se declaró culpable de haber abusado sexualmente de siete menores. Además, ya había sido sentenciado a 60 años en una prisión federal por posesión de pornografía infantil. La federación de gimnasia de Estados Unidos, que despidió a Nassar silenciosamente en 2015 después de enterarse de las acusaciones en su contra, ha sido acusada de organizar un encubrimiento masivo de abuso sexual en la organización.

"Usaremos nuestras voces para asegurarnos de que recibas tu merecido: una vida de sufrimiento al repetir las palabras de este poderoso ejército de sobrevivientes".

La jueza Aquilina se presentó como defensora de las víctimas que hablaron en el tribunal, las elogió y apoyo durante todo el proceso de una semana. "Deja tu dolor aquí y sal a hacer cosas increíbles", le dijo a una mujer joven después de su declaración, según el The New York Times. También le comentó a otra mujer: " Mattel debería hacer juguetes para que las niñas puedan mirarte y decir: 'Quiero ser cómo ella'. Muchas gracias por estar aquí y por tu fortaleza".

Muchas de las mujeres que dieron declaraciones de impacto a las víctimas hablaron de un sentido de solidaridad y catarsis. "Escuchar las voces de mis compañeras me ha dado la fuerza para contar mi historia", dijo la bailarina Whitney Burns, la mujer número 125 en dar su testimonio.

Publicidad

"En última instancia, fuimos lo suficientemente fuertes como para vencerlo", dijo Kaylee Lorincz, la víctima número 155 en hablar, la madrugada del miércoles. "No por una, sino por un ejército de sobrevivientes". “Ya no somos un nombre más en la lista".

"Imagínate no tener poder ni voz", dijo la medallista de oro olímpica Aly Raisman en la corte el viernes. "Bueno, ¿sabes qué, Larry? Tengo el poder y la voz, y ahora los estoy usando. Todas estas valientes mujeres tienen poder y usaremos nuestras voces para asegurarnos de que recibas tu merecido: una vida de sufrimiento, al repetir las palabras de este poderoso ejército de sobrevivientes".

Según Stephen Gillers, profesor de derecho en la Universidad de Nueva York especialista en leyes y reglas éticas que rigen a los abogados y jueces, la conducta de Judge Aquilina tiene un gran alcance no sólo para la víctima, sino también para la sociedad. "Es catártico para la víctima", le dice a Broadly. "Las declaraciones se transmiten por internet, y las víctimas reciben un cambio para ser escuchadas, para contarle al mundo su dolor y el daño que les causaron".

En diciembre, algunos defensores expresaron su preocupación de que no se prestaba suficiente atención al creciente abuso sexual de Nassar. Sin embargo, desde que comenzó la audiencia de sentencia la semana pasada, la cobertura de prensa y la atención nacional se han disparado.


Relacionados: Un hombre fue condenado por violar en línea a 27 adolescentes


Pero la conducta de la jueza Aquilina no sólo es importante por el aumento de atención nacional sobre el tema, enfatiza Gillers: también ha validado la experiencia de cada víctima. "El juez es la autoridad moral en el tribunal", explica. "A través de sus comentarios repetidos sobre la valentía y el coraje de cada víctima, ejerce esa autoridad moral en su nombre. Al comentar cada afirmación, valida el efecto del daño a las víctimas".

Durante la sentencia final de ayer, la juez Aquilina se vio entusiasmada con su última oportunidad de ejercer esta autoridad moral sobre Nassar. "Es un honor y un privilegio sentenciarte", dijo. Al señalar la duración de la sentencia de 40 a 175 años, agregó: "Acabo de firmar tu sentencia de muerte".