Creators

Obras clásicas insertadas en la realidad (Fotos)

Alexey Kondakov saca a seres renacentistas, latinos y griegos y los hace convivir con la surreal realidad que tenemos que vivir.
Imágenes cortesía del artista. 

La obra del diseñador de arte ucraniano Alexey Kondakov fusiona la fotografía con las pinturas clásicas para hacer que los antiguos dioses irrumpan en el presente. Daily Life of Gods es el título de esta serie en la que Ko dakov se dedica a insertar reconocidos retratos de dioses en los autobuses, aceras y cafeterías de Kiev, imaginando cómo se comportarían Venus y Dionisio en el mundo moderno. A algunos de ellos, claramente les encanta su nuevo entorno, como Baco, al que vemos corriendo alegremente por los lúgubres túneles de la ciudad, a diferencia de con su compañero Apolo que toca el harpa en otro oscuro rincón con mucho menos entusiasmo.

Publicidad

La idea para esta serie surgió cuando al autor le llamó la atención una foto de gente bebiendo vino que vio en un Tumblr y sintió la necesidad de sustituir al grupo de personas por su propio séquito. "Entonces pensé, '¿Y si invito a todos estos dioses a nuestra realidad e imagino que andan por las calles del Kiev moderno?'", explica a Creators. Sin embargo, Kondatov quiere dejar claro que Daily Life of Gods no es un homenaje a la sociedad, la religión o el arte. "Mi proyecto trata sobre la vida", dice. "Quiero evitar el comentario social".

Con comicidad y atemorizante realismo, los personajes y dioses que Kondakov reinterpreta dan un giro sobre nuestra percepción del tiempo, la realidad y la visión que constantemente imponemos sobre ellas.

Puedes ver más obras, abajo:

Apolo, Nicolas Regnier

Baco sobre el trono, Caesar Van Everdingen

Francesco Furini

La juventud de Baco, Bouguereau

David y Goliat, Caravaggio

Venus y Adonis, Luca Cambiaso

Puedes ver la serie completa en la página de Facebook de Alexey Kondakov.

Relacionados:

Superhéroes y villanos fotografiados como retratos del siglo XVII

Mitología metrosexual: el mito de Pan y Hermafrodita en un peligroso giro posmoderno

¡Llega Caravaggio a la CDMX!