Lo personal y lo político

Hoy quiero replantearme: no existe tal 'feminismo paramilitar'

Quise responder a una columna publicada esta semana por Hekatombe respondiendo a una columna pasada y, de paso, poder ejercer mi derecho a replantearme.
14.2.19
no hay feminismo paramilitar
Imagen por Julián Guzmán.

Artículo publicado por VICE Colombia.


*Esta columna es una respuesta a la columna publicada por Sharon Barón en Hekatombe el pasado 10 de febrero de 2019.

Si algo me ha enseñado el feminismo en la vida es a replantear.

A replantear mis concepciones del mundo, a replantear mi visión sobre la vida, a replantear la moral, la ética, el amor, la política, hasta la forma en la que concibo mi cuerpo. El feminismo también me ha ayudado a replantearme también el sexo, el placer, el deseo y por ahí derecho a replantear a las otras y los otros: ¿cómo debo amarles, cómo quisiera que me amaran a mí, cuáles amistades debo replantear, cuáles amistades debo dejar atrás como manifestación coherente con esta lucha? El feminismo puesto en práctica empieza por ahí: replantearse el mundo, los cuerpos que lo habitan, las personas que lo gobiernan y la gente que conocemos, para poder, juntas, combatir este sistema y cambiarlo.

Publicidad

La mayor enseñanza que he tenido de mi experiencia feminista es esa, la de replantearme. Deconstruirse, si le quieren llamar. Uno de los procesos más bonitos y más complicados y más eternos que he experimentado en la vida, sobre todo porque ya aprendí, y asumí, que nunca voy a terminar: este es un proceso que se construye día a día, durante toda la vida, a través de otras mujeres, vivencias, textos y prácticas.

Mi propio feminismo me lo he replanteado una y otra vez, como sé que lo han hecho tantas de ustedes, y como deberíamos hacerlo constantemente en este ejercicio de pedagogía constante. Me gusta sentir que acá no hay verdades absolutas cuando de derrocar al patriarcado se trata, y que hay muchas maneras de hacer parte de esta lucha. No quisiera sentir, como lo ha dicho antes en mis redes sociales, que el feminismo es un dogma con doctrinas inamovibles y discursos que no se pueden cuestionar, como pasa a veces. Si no estamos en constante construcción y deconstrucción, si nos da miedo cuestionar al mismo movimiento, ¿a qué estaríamos jugando?

Pensé todo esto después de muchas críticas que recibí después de mi columna De la denuncia en redes a la amenaza de muerte: feminismo sí, pero no así, que publiqué el pasado 27 de diciembre, un día después de que Santiago Melo, un joven de 21 años tomara la decisión de suicidarse luego de que una mujer que fue su exnovia decidiera denunciarlo por redes sociales, y de que muchas personas respondieran a esta denuncia amenazándolo por estos mismos canales. Muchas mujeres no estuvieron de acuerdo en ese momento con mi columna, sobre todo porque acuñé un término polémico, el de ‘feminismo paramilitar’, que ahora siento tan desacertado. Algunas solo se quedaron con la ofensa en mi contra, puteándome a través de ese muladar de ira y confusión en el que a veces se convierten las redes sociales. Otras, a quienes agradezco, se acercaron a mí para hablarme, para ayudarme a replantear junto a ellas.

Publicidad

Por eso quise responder una columna que Sharon Barón publicó esta semana en la revista Hekatombe, sobre si existía o no un feminismo paramilitar. Me encanta responder a este tipo de críticas, a todas las que vengan. Así es como concibo el feminismo, cuestionándonos unas a otras con el ánimo de construir, problematizando cada vez más lo que sale de nuestras bocas y nuestros dedos, debatiendo, criticando, regañando a veces, todo con el ánimo de encontrar el tipo exacto de feminista que cada una quiere ser.

Yo, como Sharon en su momento, también denuncié el caso de Santiago en mis propias redes un día antes de lo sucedido. Nunca intenté algo más, como una amenaza, o algo. Creo firmemente, como Sharon, que uno de nuestros deberes como mujeres feministas es amplificar las voces de mujeres que quieren ser escuchadas pero que no las escuchan, ya sea la Fiscalía, su propia familia, el Estado o sus círculos sociales. Respetando, eso sí, a las mujeres que no quieren serlo. Permanecer en silencio, resistir sin querer mencionar una palabra, tomar la decisión de no denunciar, también es una elección que debemos respetar.

Vi, al igual que ella, cómo las denuncias en contra de Santiago aumentaban con el paso de las horas. Mujeres y hombres que relataban por sus propias redes las experiencias violentas que habían tenido con él. Yo, paralelo a eso, me enteré de otros elementos sobre la vida personal de este presunto agresor, como su inestabilidad mental y su consumo de sustancias, que pudieron o no tener juego en la situación, pero que definitivamente no justificaban, ni por un momento, la agresión que su expareja denunciaba. Sin embargo, considero necesario mencionar esto. Soy periodista, y siempre me siento en la constante obligación de dotar de contexto a quien me lee. Santiago seguía siendo una persona que debía ser denunciada.

No queremos igualarnos al orden patriarcal, que permite que nos maten para matar de vuelta, ni queremos poder violar a los hombres como ellos nos violan a nosotras. De eso no se trata el feminismo.

También, por ser periodista, me veo en la obligación de usar la presunción de inocencia de la persona denunciada, algo que me critica Sharon en su columna. Es una regla básica del periodismo hablar de ‘presunto’ y ‘presunta’ hasta que la Fiscalía o el ente de la justicia competente compruebe y dictamine que la persona denunciada, en efecto, es culpable. No hacerlo, es decir, denunciar de primerazo a la persona, puede generarle incluso problemas legales al medio en el que publico. Esta es una de las primeras cosas que se aprende en el oficio. De ahí que, por más que pueda creer que Santiago era un agresor, me veo obligada por mi quehacer periodístico a seguir usando el presunto, pues su muerte, infortunadamente, eliminó las posibilidades de esclarecer una culpabilidad.

La denuncia de ese momento tuvo visibilización. Siempre he apoyado y seguiré apoyando la difusión de estas denuncias, así como Sharon lo hace saber en su columna, para que la justicia se vea obligada a investigar estos casos de violencia de género y también para evitar futuras víctimas. Sin embargo, yo no creo que la denuncia social genere mucho impacto sobre muchos hombres machistas violentos, ni que incida en su comportamiento. Soy una mujer feminista que cree que la resocialización del macho es posible, pero también creo que, así como hay tantos hombres que logran cuestionarse su forma de actuar y sus privilegios, hay hombres, como el Gonotaser (cuya audiencia tuvo lugar ayer) y probablemente como Santiago (en vista de la cantidad de denuncias), que de verdad representan y van a seguir representado un altísimo riesgo de vida para nosotras las mujeres. Hombres violentos con tendencias feminicidas, que tienen el sistema patriarcal inserto en la médula, y que ni siquiera están interesados en desmontarlo.

Tenemos que aceptarlo, hay hombres machistas y agresores que nunca van a cambiar, y en cambio siempre van a reincidir. Es ahí cuando la justicia tiene que estar de nuestro lado, algo que hasta ahora no ha pasado. Yo creo que Sharon puede estar de acuerdo conmigo en esto. Por eso la virtualidad se ha convertido en una herramienta tan útil y necesaria para nosotras.

En un momento de su columna, Sharon se pregunta, “¿Por qué habríamos de sentirnos culpables por la decisión que tomó Santiago?". No sé si se lo pregunta a ella misma o me pregunta a mí como si lo hubiera afirmado en alguna parte de mi texto anterior. Nunca lo hice. Ni su ex pareja, ni ninguna de las que denunció, ni ninguna de las que lo amenazó, debemos sentirnos culpables de la decisión que tomó Santiago. Nuestro deber, como dice Sharon, era seguir denunciando, mucho más después de ver que más personas señalaron al presunto agresor.

Publicidad

Y luego Sharon menciona un tema en el que yo no me atreví a ahondar en mi anterior columna, y es el de la culpa. Esta, estoy de acuerdo con Sharon, es una de las armas que los hombres machistas disparan contra nosotras. En la columna anterior no quise ahondar en esto porque había pasado muy poco tiempo después de lo sucedido, pero el caso del suicidio de Santiago no es algo nuevo en una relación que parecía abusiva. Muchas hombres ejercen este tipo de abuso emocional contra sus parejas mujeres, mucho más si se mezclan otros elementos a la ecuación: trastornos de personalidad, enfermedades mentales, abuso de sustancias controladas, entre otros.

Amenazar con el suicidio se vuelve, entonces, uno de los últimos recursos que utilizan los hombres para manipular y neutralizar a sus parejas, porque es la mayor culpa que les podrían hacer llegar a sentir. Conozco hombres agresores que se han pegado y cortado a sí mismos mientras les pegan a sus parejas para culparlas después porque “mira lo que me hiciste hacer”, o incluso están los descarados que muestran esas huellas de maltrato propio en la Fiscalía, haciéndolo pasar como maltrato de su pareja. ¿Cómo combatir una dinámica de mierda tan enferma?

El suicidio, por esa línea, es el agresor diciendo “me voy a suicidar para manipularte y si no cedes lo voy a hacer en serio para que cargues con esa culpa toda la vida”. Sin embargo ni yo, ni nadie, podríamos saber si este caso específico es un ejemplo de lo que acabo de mencionar.

Publicidad

Sharon también menciona en su columna que las amenazas de muerte y de violación fueron, en su mayoría, hechas por hombres machistas y que no hay manera de saber si hubo mujeres feministas involucradas en estas amenazas. Yo le digo a Sharon que sí las hubo, que las conozco, que las vi en Twitter, que algunas incluso me escribieron contrariadas luego de que nos enteramos de lo sucedido, porque el impacto inicial es normal. Mujeres que, en nombre del feminismo, amenazaron de muerte al presunto agresor y posteriormente se alegraron (algunas) con su muerte porque en el mundo había un agresor menos. Algunas me lo dijeron en persona. Y ellas están en todo su derecho de creer eso, pues no mataron a Santiago.

Pero acá es donde empiezo a discrepar con Sharon, y propongo replantear. Porque si bien pienso que estamos en todo nuestro derecho de ser violentas en legítima defensa, no siento que alegrarse del suicidio de esta persona nos haga mejores, o haya acabado de alguna manera con el enemigo contra el cual luchamos de alguna manera, que es el sistema patriarcal (no lo perdamos de vista). Al amenazar de muerte a Santiago, al celebrar su muerte, siento que estamos haciendo apología de ese dispositivo a través del cual el patriarcado nos ha oprimido todas nuestras vidas: la violencia. Sin embargo, hacer apología no es lo mismo que hacer uso explícito de ella, o al menos no de la misma forma en que la usan este tipo de agresores. No es comparable, como dice Sharon.

Publicidad

Muchas entendimos hace rato que el feminismo no se trata de obtener los mismos derechos, sino que este es un movimiento que busca nuestra liberación. No queremos igualarnos al orden patriarcal, que permite que nos maten para matar de vuelta, ni queremos poder violar a los hombres como ellos nos violan a nosotras. De eso no se trata el feminismo.

Por eso creo, y acá va mi replanteamiento principal, que fui muy lejos, y estuve muy equivocada al acuñar el término de feminismo paramilitar. Las mujeres que se acercaron me hicieron caer en cuenta (amiga: ¡date cuenta!) de que la violencia de algunas feministas, como lo dije arriba, es en legítima defensa. El paramilitarismo es todo lo contrario: es todo sobre ataque, todo sobre ser reaccionario, sobre violar y mancillar derechos. La violencia feminista, sea virtual, verbal o física, cuando se ejerce, dista mucho de la violencia paramilitar. Y comparar ambas fue un gran error de mi parte.

Acá replanteo. Rectifico. No existe, que yo sepa, el feminismo paramilitar. Y comparar ambos términos, unirlos, fue un gran error de mi parte. Agradezco infinitamente a las mujeres que, en vez de ofenderme, en vez de putearme, se acercaron a mí y me ayudaron a replantearme. Gracias también a ti, Sharon, por darme la oportunidad de replantearme en esta otra columna.

Todo lo que dice ella sobre este error en mi columna, lo acepto. Fui irrespetuosa, imprecisa, y quizá debí dejar pasar un par de días antes de escribir inmediatamente. Sin embargo, como continúa Sharon cuando habla de machismo, yo jamás hablaría ni sugeriría que el machismo es un “ente inmaterial que posee un cuerpo para violentar mujeres”. Lo he dejado claro en muchas columnas: el machismo y sus manifestaciones hacen parte de un sistema, el patriarcado, y todo esto es muy material en la vida diaria de las mujeres, un ente que oprima, violenta, rechaza, discrimina, viola, mutila y mata.

Los hombres, la mayoría son productos del patriarcado. Es el patriarcado el que oprime, el enemigo es el sistema patriarcal, como decían ayer las mujeres kurdas que nos visitaron esta semana en Bogotá: ‘el enemigo no son los hombres, el enemigo es el patriarcado, es este sistema el que tenemos que perseguir’. Es por esto que estas mujeres, quienes fundaron en 1995 la Unión de Mujeres Libres de Kurdistán y la primera unidad militar integrada por mujeres, responden tranquilas cuando se les cuestiona sobre por qué su movimiento, un referente dentro del movimiento feminista, está liderado por un hombre, Abdullah Öcalan, preso en Turquía hace 20 años.

Así como el patriarcado lo combatimos cuando identificamos a un hombre machista, también nos toca identificar al patriarcado en mujeres machistas, que lastimosamente todavía abundan. No perdamos de vista eso. Y reconocer estas violencias denunciarlos como hicimos con la agresión de Santiago, es nuestro deber y nuestro quehacer como feministas.

En este espacio me seguiré replanteando. Me seguiré equivocando, me seguiré corrigiendo con su ayuda, seguiré rectificando por acá y lo más importante: seguiré haciéndome preguntas para que, entre todas, las respondamos y sigamos construyendo. Mucho está escrito, sí, pero todo es susceptible de ser cuestionado.