transporte

Los conductores de Uber se cansaron de esta plataforma y crearon su propia aplicación

Fory es una aplicación “100 por ciento colombiana” que quiere que el gigante de transporte estadounidense deje de ser la plataforma predilecta en el país.
8.2.19
the-myth-of-safety-why-arent-there-any-safe-transportation-options-for-women-511-1442529296
Foto vía usuario de Flickr Joakim Formo.

Artículo publicado por VICE Colombia.


Desde que Uber llegó a nuestros smartphones, hace un poco más de cinco años, se estima que se ha extendido a 785 áreas metropolitanas del mundo y actualmente lo utilizan cerca de 100 millones de usuarios. A muchos ahora nos parece indispensable movilizarnos por las calles de nuestra ciudad con este servicio de transporte que permite que carros particulares nos lleven a nuestros destinos. Sin embargo, su crecimiento como servicio de transporte ha atravesado algunas dificultades. Entre las quejas de usuarios por las tarifas dinámicas, por diferentes amenazas a su seguridad con algunos conductores y las de los conductores por bajas ganancias, Uber ha empezado a ganar detractores, que se reparten entre usuarios, trabajadores y sus enemigos naturales: el gremio taxista, por la zona gris legal en la que se ubica la aplicación. Se cree que en el país hay cerca de 90.000 socios conductores y 2,2 millones de usuarios al mes en 19 ciudades. Simultáneamente, la aplicación ha sido multada al menos dos veces por sumas de casi 250.000 dólares.

Ser conductor de cualquier otra aplicación de transporte irregular en Colombia puede costar la suspensión de la licencia de conducción por 25 años, lo mismo que cuando alguien conduce en estado de embriaguez o atropella a alguien con el vehículo. El Ministerio de Transporte ha reiterado las multas a estas aplicaciones y las sanciones a las que los conductores se enfrentan si trabajan dando este servicio. Esto, sumado al porcentaje que cobran las aplicaciones más conocidas por cada viaje realizado (Uber cobra 37% de cada viaje y Cabify cobra 24%), hizo que en algunas ciudades del país hayan surgido nuevas aplicaciones, sistemas "disidentes" que buscan montarle la pelea y reemplazar a las plataformas transnacionales. Estas aplicaciones nuevas están siendo creadas por conductores de Uber o Cabify que se cansaron de trabajar en estos servicios y están buscando que, a través de grupos de WhatsApp y vídeos de influencers criollos, la aplicación se tome las capitales colombianas.

Una de las aplicaciones disidentes que más está tomando fuerza en Colombia es Fory, una plataforma creada hace menos de seis meses que tiene la misma función de Cabify, Uber, Beat y las demás: poder pedir vehículos para transportarse por la ciudad. VICE Colombia habló con Mario Pinzón, el estratega de marketing digital en Bogotá de la aplicación, que ya está empezando a coger vuelo en otras ciudades como Cali y Medellín.

VICE: ¿Cómo y por qué nace Fory?
Mario Pinzón: Fory nace del corazón de cientos de conductores que se cansaron de estar peleando en las oficinas de Uber para que nos mejoraran las tarifas, que peleaban por los costos altos que Uber cobraba al usuario y lo poquita plata que les quedaba a ellos. Mucha plata pasaba por nuestras manos, pero al final casi toda se iba para Uber, por lo que comenzamos a promover apagones a la aplicación para que los conductores no se conectaran y la empresa mejorara sus condiciones laborales.

Publicidad

Pero nos cansamos de estar peleando y decidimos tomar cartas en el asunto. Así creamos una aplicación que nos permitiera tener las ganancias que queremos, sin necesidad de cobrarle tanto dinero a los pasajeros. Así nació Fory, un nombre conformado por la letra inicial del nombre de cada uno de los socios de la app, inicialmente llegó a la ciudad de Cali, luego a Bogotá y ahora también está en Medellín.

¿Hace cuánto crearon la aplicación y quiénes la conforman?
Fory arrancó a finales de noviembre del año pasado, y en Bogotá empezó a finales de diciembre con el plan piloto. Para comienzos de enero estuvo disponible para los usuarios. Yo soy el administrador de la red de apoyo Uber, que es la red más grande de conductores de aplicaciones, no solo de Uber, sino de todas las demás que se reúnen en grupos de WhatsApp y gracias una aplicación que se llama Zello, que convierte el celular en un radio teléfono. Entre todos los conductores de la red nos damos apoyo y Fory está formada por varios socios, en Bogotá solo trabajamos tres administradores de la red.

¿En qué se diferencia a otras aplicaciones como Beat y Uber?
En muchísimas cosas. Lo principal es que es 100 por ciento colombiana y nacida de los conductores cansados de Uber. Segundo, todas las demás aplicaciones manejan algo que se llama 'Tarifa Dinámica', que aplica cuando hay alta demanda de usuarios y los precios de las carreras aumentan, nosotros no manejamos eso. Tercero, es que el porcentaje que la aplicación pide al conductor es más bajo. Uber, por ejemplo, cobra el 37 por ciento de cada servicio realizado, Beat cobra el 25, Cabify el 24, y Fory es la única que cobra el 10 por ciento, incluso a muchos solo les cobramos el cinco por ciento. Y por último, somos una aplicación prepagada para los conductores, quienes hacen una recarga a la aplicación por el valor que quieran y generan el 95 por ciento de ganancias sobre lo que recargaron. Así el conductor nunca le debe plata a la aplicación, ni la aplicación a él.

¿Entonces cómo hacen para sostenerse sin tarifa dinámica y con bajos porcentajes para el conductor? Uno supondría que en algún momento los precios van a aumentar.
Ese 10 por ciento es el porcentaje mínimo que por ahora necesitamos para que la aplicación siga funcionando para pagar al equipo de desarrolladores y al servidor. Aún así, hemos hecho la promesa de nunca cobrarle más del 10 por ciento de por vida a los conductores, es lo que hemos promocionado en nuestras campañas. Esperamos que a medida que la app y los usuarios crezcan, ese 10 por ciento también aumente. Ahorita somos muy pequeños, y a medida de que tengamos más usuarios, más plata nos entra. Hasta ahora ya tenemos más de dos mil descargas, aunque eso no necesariamente significa que sean usuarios.

Publicidad

¿Cuáles cree que son hasta ahora las falencias que presenta la aplicación?
Tenemos una falencia con los filtros de seguridad de los usuarios. Ellos en este momento pueden descargar la app fácilmente y pedir un servicio sin ninguna dificultad, eso es una falencia porque el proceso de registro no es riguroso y eso pone en peligro a los conductores. Esa es una debilidad que todavía tenemos. Sin embargo, nuestros precios son más bajos, y nuestras tarifas son mejores, funcionan también como Uber por kilometraje y minutos recorridos.

¿Cómo es el proceso de selección de los conductores? ¿Por cuáles filtros pasan?
Los conductores sí pasan por un filtro para garantizar a los usuarios que van en un carro seguro. Primero descargan la aplicación de conductor donde responden varias preguntas personales y se les piden fotografías de la cédula, tarjeta de propiedad del vehículo, del pase de conducción. Se hace todo a través del registro para comprobar que el conductor es apto para conducir. La documentación tiene que estar al día y el vehículo tiene que estar en buen estado y ser modelo 2005 en adelante.

¿Cómo está la aplicación en términos de legalidad? ¿Es igual de ilegal que Uber?
La aplicación es igual de legal a otras, estamos registrados ante la Cámara de Comercio como empresa, y pagamos todos los impuestos que nos exigen. Podemos decir que es 100 por ciento legal, porque está debidamente registrada. Es legal porque se presenta como una aplicación que conecta conductores con usuarios y eso se permite en Colombia, es conectar a alguien demanda un servicio con quien lo ofrece. Lo que pasa es que la actividad de los conductores es ilegal y está siendo sancionada. El usar vehículos particulares para el transporte de usuarios es ilegal. Nuestros conductores están expuestos a las multas y a la inmovilización de sus vehículos.

¿Hay intermediarios entre ustedes y los conductores? ¿Han recibido quejas de ellos?
Hasta el momento no hemos recibido quejas por parte de los usuarios ni de los conductores. Cuando alguien toma un servicio con Fory, yo me tomo el trabajo de llamar a cada uno de los usuarios y conductores para preguntarles cómo fue la experiencia. Nosotros hacemos como 800 servicios en el día. No hay intermediarios, no hay terceros, ni nadie cobrando plata por vincular vehículos.

¿Cómo garantizan buenas medidas de seguridad?
Todo vehículo en Fory tiene que ser debidamente registrado, con documentación al día. Pero básicamente, eso es todo. Se trata de tener la documentación al día. Aunque también rastreamos los servicios, llamando a los conductores y monitoreando todo lo que pasa. Del resto, si hay dificultades, miramos en detalle cada caso y cada dificultad.

En la tienda de aplicaciones hay varias quejas de parte de usuarios que descargan la aplicación y no encuentran conductores o sus servicios no llegan, ¿cómo responden a eso?
Los comentarios fueron publicados a principio de enero, cuando estábamos empezando y los usuarios empezaron a pedir servicio y obviamente no encontraron vehículo. Pero todos esos comentarios se van a quedar abajo porque ya hay muchos más conductores registrados y hay más demanda de los usuarios. Somos muy nuevos todavía y es muy difícil que con un mes que llevamos tengamos una flota lista para toda Bogotá.

¿Cómo piensan seguir expandiéndose?
Esperamos que la app se posicione por completo en Bogotá y sus alrededores. Aún no sé si la aplicación abra en otras ciudades. En Cali, funciona bajo otro nombre, como ForyCali, y se posicionó por encima de Uber, suena más entre los ciudadanos. Ya es muy difícil conseguir un servicio con ellos porque los conductores nos prefieren. Gracias a esa aceptación en Cali nos pudimos posicionar en otras ciudades. Por ahora Bogotá y Cali son las ciudades más fuertes y pensamos fortalecer la app.