Nueva normalidad

Varias personas nos cuentan cómo van a vivir la 'nueva normalidad'

Les hemos preguntado a jóvenes de diferentes partes de España cómo llevan la "nueva normalidad" y qué piensan de ella.
12 Mayo 2020, 8:26am
nuevanormalidad
Todas las fotografías cedidas por los protagonistas

Hace ya casi 60 días que abandonamos nuestras supuestas vidas normales para encerrarnos en casa. Nos metimos en nuestros pisos, ¡a lo loco!, sin saber que esos 15 días que nos decían, al final, como era de esperar, se estirarían como un chicle. Engulleron la Semana Santa, el puente del Día del Trabajador, los días del Padre y de la Madre, muchos cumpleaños, varios polvos y demasiados fines de semana.

Teníamos planes que el confinamiento nos ha robado y ahora no van a volver. Incluso cuando podamos salir a la calle -y no digo como ahora, una horita y fingiendo que haces running para ir a ver a tus amigos de otro barrio, sino cuando salgamos de verdad- deberemos replantear todos estos grandes planes de futuro.

Con la llegada de la "nueva normalidad", nos estamos dando cuenta que lo que echamos de menos son las cosas más sencillas. La gran mayoría de nosotros no estamos en casa pensando joder que ganas de que Pedrito nos de la fase tres o la veintisiete para poder hacer ese viaje a Tailandia de 21 días y así encontrarse a uno mismo. Aun así, seguimos pensando más que nunca en que vamos a hacer cuando nos devuelvan la libertad y "venzamos" al virus. Es por eso que queremos saber que tal les ha ido a los jóvenes de nuestra Españita y sobretodo cuales son sus planes y que opinan de LA NUEVA NORMALIDAD.

Aitana Tevar, 21, Alicante

La primera semana estuve en mi piso de Barcelona, pero como vi que se alargaba me vine a Alicante para estar con mis padres. Al principio estaba más agobiada por retomar la convivencia, pero me he ido acostumbrando. Lo peor de esto es que teníamos todo el paso del ecuador organizado y casi cerrado para estos días. Con todo nos ha tocado aplazarlo. Lo que ya hemos perdido definitivamente eran las colonias que hacemos todos los de la uni juntos, pero bueno.

Ahora mismo lo que más me apetece es ver a mis amigos de Alicante que estando aquí no hemos podido ni quedar, pero también a los de Barcelona. Me gustaría mucho poder ir a las fiestas de pueblo y a los de los pueblos de alrededor como todos los otros años. Pero cómo se han cancelado supongo que lo primero que haremos será juntarnos todos en una casa y hacer una fiesta con barbacoa y mucha bebida y esas cosas.

A mi la nueva normalidad me parece muy rara. Ahora que acabamos de salir de este periodo de estar encerrados en casa todo el rato, menos para 4 cosas imprescindibles, volver a la “normalidad” es extraño. Se me va a hacer difícil cuando ya podamos salir sin horarios, pero aún así haya restricciones para ciertas cosas como fiestas, conciertos y así. Realmente llevamos mucho tiempo pensando en todo lo que haremos cuando salgamos, pero posiblemente no podamos hacer muchas de esas cosas. Aun puede pasar mucho tiempo hasta que podamos salir a la calle sin tener que seguir un horario.

Paula Santos, 23, Logroño, La Rioja

Yo el confinamiento lo he pasado en casa con mi familia: mi padre, mi madre y mi hermano. Por culpa de todo esto hay un par de planes que no he podido hacer. Por un lado, iba a ir al Viña Rock, pero se pospuso. En teoría ahora es en octubre, pero ya veremos. Y luego en Semana Santa iba a ver a una amiga a Copenhague, pero por suerte no compré los billetes.

También iba a opositar para maestra de educación primaria en 2021, pero se han retrasado a 2022. Pero bueno, viendo que nadie tiene claro que va a pasar con el curso que viene, quizás necesitan más maestros y encuentro trabajo.

Ahora mismo lo que más me apetece es ir al Falstaff, que es un bar de rock de Logroño. Estarnos ahí día y noche. Ir al monte. Quiero ir a ver el Salto de Nervión y subir al San Lorenzo que están cerca y se puede hacer en un día. Y lo típico, ver a mis amigos. Tampoco he pensada en planes de futuro ni nada. En plan viajes y así. Como no sabemos cuando volveremos a la normalidad no vale la pena jugársela.

Al final tengo la sensación de que todo esto de la “nueva normalidad” es tan confuso que no puedes pensar a largo plazo. No puedes ni planear que vas a hacer en verano, y eso a mi me da una sensación muy grande de bajona. Te pones a pensar y es como ves que se acerca y en tu cabeza ya estás viendo que será un verano de mierda. Pero sin más. Todo se organizará de un día para otro. Supongo que será otro tipo de verano.

Rafa Cristal, 27, Valencia

Pues a mi el estado de alarma me pilló de visita a mis padres en el pueblo. ¡En el fondo fue una suerte porque soy muy hipocondríaco! Con todo esto se me jodió un viaje a Madrid y algún proyecto que dependía de ese viaje. Pero al final se encuentra la manera de sacar las cosas adelante. Supongo que durante una temporada deberemos adaptarnos a trabajar a distancia o en remoto.

Yo ahora mismo no veo el momento de poder ver a mis colegas sin una pantalla de por medio. Para mi, lo ideal sería irme con ellxs a pasar el día donde fuera. Cerveza fresquita y a olvidar todo esto. En cuanto al futuro, cuando las cosas vuelvan a la “normalidad”, quiero empezar el proyecto de una serie de animación, pero tal y como están las cosas es complicado. También quería sacar una tirada de muñecos del personaje que siempre dibujo, pero evidentemente esto lleva trabajo y ahora está en stand by y no se cuando se volverá a poner en marcha.

De la nueva normalidad espero que, como poco, se parezca algo a las cosas buenas de la antigua… Pero tampoco sé qué pensar. Llamarlo “nueva normalidad” ya deja claro que no va a ser como antes y que aprovechando el sentimiento de inseguridad en el que nos hemos sumergido limitan aún más las libertades.

Ekaitz Ikazuriaga, 28, Hernani, Gipuzkoa

A mi el confinamiento me cogió en Hernani. Yo trabajo en la docencia y ya me lo veía venir un poco, pero a pesar de estar algo preparado mentalmente, se ha hecho un poco raro. Durante estos días que hemos estado confinados tenía previsto visitar a mi novio que vive en Italia. Yo iba a ir un par de veces y él venía para el puente de mayo. También tenía un curso para prepararme las oposiciones al que no he podido ir. Y también dos bodas que han tenido que ser canceladas y me da mucha pena.

Soy de Bilbao, así que cuando pueda iré a visitar a mi familia y amigos que están ahí. Y cuando nos dejen ir a visitar a mi novio en Italia o que venga el aquí. Pero creo que lo primero que voy a hacer va ser ir a la Playa de La Concha a pasear y aprovechar el buen tiempo.

A mi toda esta idea de la "nueva normalidad" y sus fases me parece lo más sensato para asegurarnos que no haya un repunte y todo esto vaya a peor. Al final si lo hacemos rápido y corriendo no vamos a tardar mucho más en salir de toda esta situación. Pero visto lo lento que está avanzando todo no se si podré hacer lo que tenía planeado para este verano. Mi idea era ir a Londres con mi novio y hacer algún voluntariado en alguna asociación LGTBIQ+ pero tal y como están las cosas ahora ya no lo veo tan claro.

María Talaverano, 26, Madrid

La cuarentena la he pasado en casa de mis padres, que viven también en Madrid. Su piso está en las afueras así que me he sentido aislada, como si estuviera fuera de la ciudad. Eso y la falta de espacio me han bloqueado creativamente. Es algo que no me suele pasar.

La verdad es que durante estos días me hubiera gustado poder ir al Coachella que era un festival en el que íbamos a tocar con Cariño. La verdad es que nos hacía mucha ilusión. Era la primera vez que teníamos conciertos fuera de España. También se suspendieron los que teníamos por México. Pero bueno, nos quedamos aquí.

Ahora que se acerca el desconfinamiento teníamos planificado girar con el grupo, pero de me momento es imposible. Así que hasta que podamos, y teniendo en cuenta que no podemos desplazarnos, lo que haré será componer más. Centrarme en el disco. Ordenar mi vida y dar tiempo a todo el mundo que, por mi ritmo de vida frenético pre-covid, tenía abandonado.

Para mi la "nueva normalidad" no existe. Todo esto es un trámite hasta que estemos como siempre. No sé cuando pasará eso, pero creo que ahora mismo solo se le llama “normalidad” para anestesiar de alguna manera a la sociedad. A lo que podemos llamar normalidad es lo que había antes y no llegará hasta no seamos capaces de aceptar esta etapa de distancia social. Supongo que todo esto también se alcanzará cuando exista la vacuna. Hasta entonces… tendremos que adaptarnos. Pero no creo que lo idóneo sea llamarla “nueva”, sino más bien “trámite” para conseguir la normalidad.

Daniil Teterevkov, 25, Santiago de Compostela

Vivo solo con mi gata, y ya de por sí trabajo en remoto, así que supongo que ya estaba un poco acostumbrado a pasar muchas horas en casa sin nadie más. Este marzo tendría que haber ido a Barcelona a ver a mi familia y amigos y no ha podido ser. La verdad es que también me he perdido muchísimos conciertos. Pero creo que lo que más rabia me da es perderme un viaje de trabajo que tenía que hacer a Las Vegas este verano y tiene pinta que no pasará.

Ahora, para mi, lo más importante es que podamos salvar un poco el verano. Poder hacer cosas con los colegas, aunque no sean todas las que nos gustarían. Pero lo que más me apetece, el día que pueda salir, es hacer lo de siempre. Quedar con mi amigo Fede en nuestro punto. Fumarnos unos verdes, vermuts, comer algo y empezar la fiesta ya en la precena. Y luego que pase lo que tenga que pasar.

En lo que si que pienso en la idea de un verano sin conciertos, sin fiestas de pueblo. Era en lo único que gastaba mi dinero. ¿Y qué hago con todo ese dinero? ¿Ahorrar? ¿Ahorrar para qué? Todo esto es muy incierto y no saber cuando vamos a poder celebrar que todo esto a acabado y realmente hemos vuelto a la "nueva normalidad" hace más difícil fijarte objetivos.

Yo no soy ningún experto, ni científico ni nada, así que quiero pensar que en un año o así esto solo será un mal recuerdo. Cuando volvamos a la “normalidad”, y las noticias no hablen del covid-19, la gente que lo ha pasado mal lo seguirá pasando mal. Todo esto de la “nueva normalidad” no deja de ser otra vez más ese sueño que nos intentan vender de que todo es posible y de que no vamos a dejar a nadie atrás. Pero esto es rotundamente mentira. Igual deberíamos plantearnos qué queremos como sociedad y hacer algo distinto en lugar de volver a algo que sabemos que no funciona.