pau-gonzalez
Foto Alexandra Gil @agiltaboas
Edición 5: Orgullo

Pau González | Activista | Panamá

“Me siento orgulloso de lo que hemos logrado con Hombres Trans Panamá, pero soy consciente de todo el camino que falta. Este mes del orgullo no estamos felices ni celebrando: por las medidas binarias en la pandemia vivimos con miedo”.
23 Junio 2020, 6:10pm

“¿Cómo voy a cuidar de otros en un sistema que no cuida de mí?”, le oyó decir Pau González a un trabajador de la salud trans que, como otros profesionales LGBTIQ+, ha vivido episodios sistemáticos de discriminación en su lugar de trabajo. La pregunta caló hondo en él, porque él mismo ha vivido los efectos de las violencias transfóbicas del sistema de salud y sus operadores. Por la dificultad de acceso a una salud integral para personas trans en Panamá, se vio forzado a viajar a Colombia para poder empezar su proceso de transición y el cuidado que necesitaba: Pau quería sentirse mejor y libre en su cuerpo.

—Como acá no fue fácil encontrar médicos sensibles al tema de personas trans, en aquel momento tuve que iniciar mi transición con una doctora en Medellín. Pero en un punto dejó de ser sostenible tener que volar a otro país para ir a una cita médica. Yo decía: ¿cómo hago para pagar estos tratamientos que son tan caros y que no se pueden realizar en el sistema de salud público? No es justo: la salud es un derecho humano. Ahí lo personal se volvió político.

Pau es el director y uno de los fundadores de Hombres Trans Panamá, una organización que desde 2016 trabaja en la defensa de los derechos de la población trans del país. Sus frentes de acción incluyen la construcción de espacios afectivos seguros, encuentros de educación familiar en diversidad sexual y de género, puente para el acompañamiento psicológico y jurídico —en especial a jóvenes que están comenzando sus tránsitos— e incidencia en el aparato normativo hacia la creación de leyes y estatutos que garanticen sus derechos humanos, civiles y políticos.

Lo que inició como un grupo en Facebook que abrió junto con Jin y Lu “para saber si en Panamá había más gente como nosotros” se ha vuelto en los últimos años una colectividad de más de cincuenta personas que adelanta acciones para que, como enuncia su misión, “indistintamente de nuestras creencias personales, religión, partido político, orientación sexual o identidad de género, le sea posible a la población LGBTIQ+ panameña vivir en Panamá, sin miedo a ser agredidos o discriminados”.

Haciendo un uso estratégico de su experiencia en negociación (además de hacer activismo, trabaja como corredor inmobiliario), Pau ha ejercido una incidencia significativa junto con organizaciones aliadas en procesos de incidencia para lograr el cambio de nombre en el documento de identidad oficial para personas trans, trámite que por la discriminación legal, dificultades burocráticas y las aprensiones y desconocimiento de algunos funcionarios estatales era un trámite casi imposible: “De un engorroso proceso de más de un año para cambiarnos el nombre, hemos logrado que cada vez el proceso sea más corto, accesible y sensible”. Durante la actual emergencia sanitaria por el COVID-19, además, Hombres Trans Panamá ha sido una de las organizaciones más visibles en la denuncia contra la discriminación y las agresiones transfóbicas que ha suscitado la implementación de una “cuarentena por género”. Con medidas como esa, Pau dimensiona el camino de resistencia que aún falta.

—Los cambios no son de la noche a la mañana: cuando cultivas algo, debes trabajar primero la tierra. Los hombres trans, y toda población trans, todavía debemos actuar para que Panamá avance en asuntos como la creación de políticas públicas, leyes, decretos que vayan de acuerdo la opinión consultiva 24 de la Corte Interamericana de Derechos, que es vinculante para Panamá, para poder avanzar en los procesos de cambios de nombre, cambios del marcador de sexo en los documentos de identidad sin necesidad de pruebas ni tratos humillantes al pasar por exámenes de medicatura forense; inclusión laboral, educación sin discriminación, y corregir los vacíos en el acceso a la salud y protocolos claros con perspectiva de derechos humanos. Desde el movimiento LGBTQ+ nos hemos articulado mucho entre nosotres a nivel nacional e internacional. El camino es largo, pero no descansaré hasta lograr que en mi país sigamos avanzando, que se reconozca a las personas trans y podamos gozar de todos nuestros derechos por el simple hecho de ser humanos. Tengo la esperanza de que Panamá pronto estará del lado correcto de la historia.

Pau es uno de lxs cincuenta líderes en disidencia sexual y de género cuya vida celebramos en nuestra quinta edición, ORGULLO.

Orgullo VICE

A Felipe lo encuentras en Instagram y Twitter como @estimadofelipe.