bdsm rave berlín
Trabajadores sociales. Fotos: Kseniya Apreysan
fiesta

Fotos de raveros berlineses vestidos para salir y para trabajar

Esta fotógrafa de Berlín retrata a gente en sus dos facetas: cuando salen de fiesta con sus looks más atrevidos, y con la ropa que llevan durante el día, en el trabajo.

Este artículo se publicó originalmente en VICE Alemania.

Salir una noche por la escena más fetichista de Berlín suscita una serie de preguntas muy interesantes. ¿Quién es el tipo con pantalones de cuero que se arrastra de rodillas por los urinarios? ¿Que hay detrás de esa máscara de cerdo de látex? ¿A qué se dedica realmente la elfa de neón que va medio desnuda?

En su serie Dresscode, la fotógrafa Kseniya Apresyan retrata a gente de fiesta vestida con atuendos fetichistas y también con su ropa de trabajo, mostrando no solo las dos facetas de una misma persona, sino también de una misma ciudad.

Publicidad

Apresyan es original de Moscú, y la primera vez que salió por Berlín fue hace cinco años. La ciudad la cautivó al instante. Ahora lleva dos años viviendo allí, trabajando como diseñadora gráfica autónoma y estudiando fotografía. Por la noche, acude a clubs como el Berghain o el KitKatClub y a eventos como el Pornceptual. Allí conoce a gente enfundada en cuero, látex y cota de malla que, durante el día, se convierten en los guías turísticos, técnicos de laboratorio y contables que ves en las fotos.

1579707730945-fet2

La asistente de un político en su oficina

VICE: Hola, Kseniya. ¿En qué momento crees que los individuos de tus fotos están jugando a disfrazarse: cuando están en el trabajo o de fiesta por la noche?
Kseniya Apresyan: Buena pregunta. De fiesta es cuando se muestran como son. Para ellos es algo especial.

¿Cómo se te ocurrió la idea de mostrar ambas facetas?
Un chico al que conocí en la discoteca me contó las historias sobre raves más locas que he escuchado. Luego me enteré de que el tipo trabajaba en una embajada. En el armario de su casa tenía un montón de camisas blancas. No era la primera vez que me sorprendía el enorme contraste que podía haber entre la forma de vestir de la gente durante el día y la noche. El proyecto va más allá de la ropa. Algunas de estas personas tienen dos personalidades diferentes.

Ein Bankangestellter in Strapsen und High Heels

Un empleado de banca

¿Y cómo percibes eso?
Por la forma en que se comportan delante de la cámara, que cambia según la ropa que lleven. Cuando van vestidos para salir, sus movimientos se vuelven más refinados y demuestran más emociones. Cuando el chico que trabajaba en un banco se vistió para salir de fiesta, con las correas y los taconazos, pensé para mis adentros que en ese momento estaba mostrándose como realmente es. Perdió el miedo a la cámara y se lo veía muy feliz.

Publicidad

Algunos de tus protagonistas son muy jóvenes; otros son raveros de la vieja escuela que podrían ser sus padres. ¿Notaste alguna diferencia entre ambos?
No mucho. Tal vez que la gente que lleva mucho tiempo saliendo se ha vuelto más selectiva. Dicen que antes había un ambiente menos comercial y más underground.

Junge Frau in Fetisch-Kleidung und mit Buch

Una escritora

¿Qué llevó a todas esas personas a Berlín?
Algunas son alemanas, muchas son expatriadas. Otras me contaron que se mudaron a la ciudad por la fiesta, aunque la mayoría vino en busca de trabajo o de pareja.

Tú también llegaste a Berlín desde Rusia.
Un ambiente nocturno así sería imposible en Moscú. Las clases sociales están muy definidas. Alguien con una vida conservadora y “normal” nunca se vestiría de esa forma para salir. Estudié programación, por ejemplo, y sería impensable que alguien como yo se disfrazara así. Pero esto es Berlín, donde hasta un ejecutivo sale de fiesta.

Anästhesist

Un anestesista vestido con cota de malla

¿Cómo abordas el aspecto del código de vestimenta en tu vida?
Trabajo como diseñadora gráfica, por lo que nunca debo llevar nada muy estricto u oficial. Pero a veces, para trabajar, me pongo el vestido negro que llevo por la noche.

¿Qué has aprendido de ti misma trabajando en este proyecto?
Al principio me preguntaba por qué la gente salía tanto, prácticamente todos los fines de semana. Luego me di cuenta de que salir de marcha es el modelo de sociedad perfecto. En un club, todo el mundo es feliz, nadie rechaza a nadie ni se enfada contigo por tu comportamiento. Bueno, casi nunca. Y todos se apoyan mutuamente.

Publicidad
1579696268013-rave-2

Un guía turístico

Mientras tanto, el rollo fetiche y rave se ha puesto de moda.
En los mercadillos de aquí, a veces ves gente que vende esta ropa y te dice: “¡Con esto te dejan entrar en KitKat!”. Pero para mis héroes, es algo que les sale de dentro. No siguen ninguna tendencia ni copian a nadie.

¿Te costó encontrar a los sujetos para esta serie?
Algunos eran amigos míos. Al resto de ellos los encontré mediante un anuncio que puse en un grupo de Facebook del KitKatClub. Antes de aquello, iba a los clubes, me acercaba a la gente y les daba mi tarjeta. No sé por qué, todos se olvidaron por completo, ja, ja.

¿Te resulta más fácil ahora adivinar quién hay detrás de los arneses y las máscaras en los clubs?
¿Te refieres a saber si alguien trabaja, por ejemplo, como profesor de guardería? No, eso sigue siendo impredecible incluso para mí.

Sigue bajando para ver más imágenes del proyecto.

Eine Frau leckt einen Schuhabsatz

Una profesora de idiomas

Holzarbeiter

Un carpintero

Geigerin

Violinista

Studentin

Una estudiante de Lingüística