trabajo, dinero, motivación, buscar trabajo, consejos
Ilustración de Evan Weselmann 
Dinero

Odio mi trabajo, ¿cómo me motivo mientras busco algo mejor?

Es muy difícil mantenerte motivado en tu trabajo una vez que decides irte, pero no imposible.
20.8.21

Es muy difícil mantenerte motivado en un trabajo que no solo te disgusta sino que ya decidiste dejar. Y el hecho de que tu jefe ya se haya dado cuenta y haya implementado un plan de acción para solucionar la situación, solo índica que ese camino no será fácil.

Cuando no estás contentx con tu trabajo y todo el tiempo estás buscando ofertas laborales, lo mejor es tratar de mantener la calma hasta que te vayas. Probablemente vas a querer una buena carta de recomendación de este trabajo en algún momento, y aunque quieras cambiarte a otra área completamente diferente, tus futuros jefes probablemente van a querer hablar con el o la actual para preguntarle cosas como tu forma de trabajar y tu ética laboral… y escuchar que te fuiste haciendo el mínimo esfuerzo los últimos meses, es el tipo de cosas que pueden estropear una buena oferta de trabajo.

Publicidad

También puede ser que tus compañeros de trabajo actuales tengan buenas conexiones para el futuro, como que te recomienden algún trabajo o que te conecten con alguna otra empresa. Es más, nunca sabes cómo o cuándo te volverás a topar con alguna de esas personas. Tal vez pienses que nunca los volverás a ver y luego dentro de dos años, te encuentres a uno entrevistándote para otra empresa, o que tu nuevo jefe se lleve bien con esx amigx, o qué sé yo.

Si lo ves de esta manera, seguir esforzándote en tu trabajo hasta que te vayas en realidad es una inversión para tu salida. Tener una buena reputación te facilitará conseguir tu próximo trabajo, y así sucesivamente, además, te da opciones, de modo que cuando estés en un trabajo que no te guste, sea mucho más fácil conseguir algo mejor.

Todo eso significa que, por muy tentador que parezca que te despidan cuando ya no te gusta lo que haces, debes tratar de evitarlo. Que te despidan de un trabajo no es lo peor del mundo, pero no será bueno para tu currículum, tanto por el despido en sí como por lo que tengas que hacer para que te despidan. Y las prestaciones por despido, si bien son útiles, generalmente serán solo una fracción del salario que recibes ahora.

Eso sí, pueda haber excepciones. Si llevas poco tiempo en tu empresa, como unos meses o menos, puede ser más fácil dejar ese trabajo fuera de tu currículum y borrarlo de tu historial laboral (¡y de tu memoria!). Sigue existiendo la posibilidad de que vuelvas a encontrarte con alguien de ese trabajo y renuncies a las posibles conexiones, pero se podría decir que vale la pena. O, si estás tan infeliz que tu salud física o mental se está viendo afectada, eso también cambia las cosas.

Sin embargo, suponiendo que ese no sea el caso, aférrate a esto: ¡estás trabajando activamente para salirte de ahí! En algún momento te irás y hacer un trabajo decente hasta entonces te facilitará la vida, posiblemente durante mucho tiempo.

Algunos consejos prácticos para guardar las apariencias hasta entonces: asegúrate de parecer motivado, participa en las reuniones y en los planes a largo plazo (aunque sepas que no estarás allí durante el periodo que se está discutiendo) y trata de no llegar increíblemente tarde o irte súper temprano. Además, considera trabajar discretamente en algún documento para la persona que te reemplazará; organizar y documentar tu trabajo es una forma legítima de pasar el tiempo (siempre y cuando no obstaculicé tus prioridades) y puede ser muy satisfactorio realizar una actividad que esté directamente relacionada con tu eventual partida.