FYI.

This story is over 5 years old.

Según unos científicos, este orangután puede preparar cocteles

Un nuevo estudio de la Universidad de Lund en Suecia dice que los grandes primates tienen una clase de memoria gustativa que pueden usar para preparar cocteles deliciosos.
Phoebe Hurst
London, GB

¿Alguna vez has estado en un bar, aplastado entre tres personas un viernes por la noche, haciéndote espacio discretamente con los codos mientras golpeas la barra impaciente con tu tarjeta de crédito y refunfuñando que cualquiera podría preparar un gin & tonic más rápido que este tipo? Es decir, vamos, ¿qué tan difícil es rebanar un limón y echar hielo en un vaso?

Es tan fácil que hasta un simio podría hacerlo, podrías decir si estuvieras tratando de ser el peor cliente de mierda.

Publicidad

Pero según investigadores de la Universidad de Lund en Suecia, podrías tener razón.

LEER MÁS: La única manera de sobrevivir como bartender es emborracharse

En un nuevo estudio publicado en el diario Animal Cognition, la investigadora de ciencia cognitiva Gabriela-Alina Sauciuc afirma que los grandes primates tienen una clase de memoria gustativa, que antiguamente se pensaba era exclusiva del ser humano, y puede usarse para preparar cocteles deliciosos.

Los investigadores llegaron a esta conclusión después de ofrecerle a Naong, un orangután macho de un zoológico sueco, tres jugos: cereza, ruibarbo y limón. Asimismo se le proporcionó vinagre de sidra de manzana y cada uno de los líquidos se sirvió en pequeñas botellas con popotes.

Tal y como New Scientist informa, Naong no solo era capaz de aprender los sabores de cada sustancia, sino también el sabor de cada posible combinación.

El jugo favorito de Naong fue el de cereza, pero también le gustó el cóctel de cereza y ruibarbo. No le gustó mucho el limón y odió el sabor del vinagre.

El orangután mantuvo sus combinaciones de sabor favoritas el 88 por ciento del tiempo, en tres rondas de prueba. Según Sauciuc, el hecho de poder predecir si los cocteles sabrían bien o no es una habilidad que antes se pensaba era "exclusiva de los humanos".

Comentó a New Scientist: "Se había pensado que solamente los humanos podían [hacer predicciones de esta clase], pero retamos esta idea y demostramos que un orangután es capaz de predecir si las mezclas que nunca antes ha probado sabrán bien o mal, y puede hacerlo tan bien como diez sujetos humanos".

Publicidad

Para asegurar que no eran los colores de las bebidas a lo que Naong se sentía atraído, los investigadores repitieron el experimento usando diferentes tintes. Cada vez, sin embargo, Naong escogió con base en el sabor.

Los investigadores dicen que el hecho de que Naong pudiese predecir si las diferentes combinaciones sabrían bien fue la clave, pues demuestra una "predicción afectiva", la habilidad de predecir si una situación será agradable o no con base en experiencias previas.

LEER MÁS: Soy bartender y me río de tus citas de Tinder

Muy parecido a tus recuerdos de los shots de tequila o los vodka con jugo de uva durante los primeros años de la universidad, Naong fue capaz de recordar que no le gustó el sabor del vinagre y evitarlo en combinaciones futuras.

Sauciuc comentó: "Nuestro estudio refuerza la opinión de que los orangutanes poseen capacidades mentales avanzadas y facultades cognitivas flexibles".

No se ha dicho si las "facultades cognitivas flexibles" abarcaban prohibir la entrada a clientes adictos a las redes sociales o crear cocteles de barril (con aguas frescas mexicanas). Después de todo, se necesita más que saber mezclar para ser un buen bartender.