FYI.

This story is over 5 years old.

Los tipos de personas que uno más odia en las novenas

El niño que hasta ahora está aprendiendo a leer se lleva el primer puesto.
19.12.16

Llegó diciembre y pues la verdad, qué mamera.

Qué mamera salir a ver luces y chupar frío, qué mamera cantar tanto sonsonete horrible, qué mamera tragar tanto y comenzar el año todo pasado de kilos, qué mamera estar borracho tantos días y sufrir tantos guayabos, qué mamera poner cara de que todo anda bien cuando no, qué mamera gastar tanta plata cuando no hay, qué mamera no tener prima navideña, y sobre todo, qué mamera darse cuenta que se acabó el puto año y no se hizo ni mierda otra vez.

Publicidad

Si les soy sincero desde que un día de las velitas por allá en el '96 un amiguito del conjunto me dijo "el niño Dios son los papás", esta vaina se fue al chorizo.

Ya llegó la hora de aguantarse estas insufribles 9 sesiones de lectura conductista. La novena de aguinaldos es una realidad, y si sienten al Grinch que llevan dentro gritar "¡No me jodan!" como me pasa a mí, seguramente reconocerán algunos de estos ejemplares siempre presentes en las tantas salas sobrepobladas de este tiempo.

Con ustedes, las personas que más sacan la piedra en las novenas de aguinaldos.

***

El primo que se caga de la risa en la parte de "padre putativo", y ya tiene 21 años.

No hay nada más peligroso que contagiar una risa en una novena, puede llegar a ser incontenible, inclusive al punto de poner muy bravos a los invitados.

El que cuando acaban de cantar "nooo tardes tanto, no tardes tanto, Jesús ven ven" siempre termina con un "ven ven" adicional, y eso le hace mucha gracia.

Ya hombre, ya estuvo bueno de eso.

La tía que lo boletea a uno pasándole el librillo y lo obliga a leer

Y uno bien ateo dizque "Benignísimo Dios de infinita caridad que tanto amasteis a los hombres…" ¡Vade retro!

El primito que apenas está aprendiendo a leer.

Y vuelve y juega. Le pasan el librillo este al chino más pequeño de la reunión. El niño muy consciente de que tiene la lengua más enredada que el tío más borracho se reúsa, pero siempre habrá insistencia de parte de alguna señora. Empieza pero trastabilla tanto que parece que no fuera a acabar, tan así que sus propios padres desesperados empiezan a completarle las estrofas para acabar con la tortura.

Publicidad

Hay dos tipos de personas en el mundo, los que cantan "Dulce Jesús mío mi niño adorado" o los que cantan "Ven, ven, ven, ven a nuestras almas…"

Una parte odia a la otra con ganas.

El tío que siempre pasa y nunca lee

Capaz que uno está sentado al lado y le chanta al guante.

 El que no come natilla pero sí coge de a dos buñuelos

Los buñuelos son contados siempre, a pesar de que digan lo contrario. Nunca hay los suficientes porque es un camello hacerlos. Pero siempre está el hermano vivo que se parquea al lado del proveedor para ver si puede comerse dos o tres más que los demás.