medio ambiente

Tu orina le está cambiando el sexo a los peces

Por supuesto, hay muchos químicos hechos por el hombre que pueden trastornar el ecosistema acuático; Ward cita al Viagra, la cafeína, el ibuprofeno como ejemplos.
02 Septiembre 2015, 6:00pm

Hace un tiempo se publicó una noticia acerca de que la pipí humana de mujeres que toman anticonceptivos está provocando que aparezcan ovarios en los peces machos. Ahora un nuevo estudio en Nature.com muestra que los esteroides con los que alimentamos al ganado también le está haciendo cambiar de sexo a los peces.

El estudio es un poco denso – se titula "Los procesos de intercambio de reversión y corriente hiporheica acoplados aumentan la persistencia ambiental de metabolitos trembolona" – pero la idea clave es alarmante. En esencia, es una droga muy común para el ganado, aunque en general se piense que es inofensiva está haciendo un desastre en la vulnerable vida acuática.

La droga en cuestión se llama trembolona acetato (TBA), un esteroide que está prohibido para los fisicoculturistas pero que se puede usar en el ganado. Los investigadores dicen que su uso es "ubicuo" entre los productores de carne convencionales, una forma de bajo costo de aumentar la masa corporal. Se estima que las hormonas bajan los costos en alrededor un 7 porciento – 1 billón de dólares anuales en ahorros a nivel nacional.

La teoría es que la luz solar neutraliza cualquier efecto colateral extraño de este esteroide. Una vez que se dispersa en el ecosistema de la granja y eso que se creía que el TBA era benigno en general. ¡Ni tanto!

Un estudio de 2013 por parte de los mismos investigadores mostró que la luz solar no puede, de hecho, descontaminar el TBA. La luz sí hace a la droga inerte, pero sólo temporalmente. En la oscuridad – como una especie de demonio de película de terror – el TBA recupera sus poderes.

Y qué poder es. "En niveles muy bajos, el acetato de trembolone ha sido documentado como causante de intercambio parciales o incompletos del sexo de los peces, el disminuir la tasas de reproducción en los peces, y alterar sus sistemas endócrinos," el investigador principal Adam Ward le dijo a CNBC.

Algunos granjeros de peces los alimentan con drogas similares al TBA a propósito; puede prevenir que hayan crías no deseadas al volver a todos machos. Esa práctica turbia es una discusión ética para otro día, pero parece certeramente incontestable que no queremos al TBA flotando en nuestras corrientes de agua sin control alguno.

Por supuesto, hay muchos químicos hechos por el hombre que pueden trastornar el ecosistema acuático; Ward cita al Viagra, la cafeína, el ibuprofeno como ejemplos. Y, como fue mencionado antes, la orina llena de estrógeno puede darle órganos femeninos a los peces machos.

En noticias semi-relacionadas un pececito dorado llamado Monty acaba de pasar por una cirugía de 45 minutos para remover algunos de sus tumores. Fue la tercera operación de Monty.

Publicidad