FYI.

This story is over 5 years old.

Qué hay más allá del mañana: una conversación con Jeff Mills

THUMP se pone profundo con uno de los auténticos visionarios de la música dance.
20.2.15

El Techno, como lo conocemos, como cualquiera lo conoce, no existiría sin Jeff Mills. Él es elemental, eterno. Posiblemente una de las figuras culturales más importantes del siglo 20 y más allá, el nativo de Detroit es un auténtico visionario de la música electrónica.

Mills es un examinador e interrogador tanto en el entorno en el que trabaja y el mundo que lo rodea. No está contento entendiendo a la música electrónica como un medio puramente funcional, o al menos no como un medio cuya función interpretativa está limitada a una sola cosa. El techno no es solamente un medio para hacer que ocurra el baile. Él está muy consciente de la relación entre el cuerpo y la mente y cómo esto impacta directamente a las pistas de baile y a las cabezas. Mills siempre ha visto más allá del aspecto físico, siempre preocupado con la naturaleza del proceso y la interpretación.

Publicidad

Ese sentido de ir más allá, ir adelante, más profundo, ese sentimiento de intentar controlar la comunicación es una parte fundamental del trabajo de Mills. Escuchen un disco como "The Extremist" o vean un performance como The Exhibitionist .Lo que presencian, lo que escuchan, en lo que se sumergen, es una obra maestra, un hombre inherentemente capaz de llevar la música hacia el límite. Este es un intercambio de información de la mayor calidad.

No estando contento solamente con encontrarse con mentes en los clubes a través de sus sobrehumanas presentaciones con tres tornamesas o el tipo de techno avasallador que es al mismo tiempo completamente ajeno y completamente humano, Mills se ha ramificado en años recientes para explorar la relación entre la música y las imágenes en movimiento. THUMP lo llamó, ostensiblemente para discutir su soundtrack recientemente publicado para el clásico de ciencia ficción vanguardista de Fritz Lang, Woman in the Moon. Mills nos llevó más adentro de lo que habíamos anticipado.

Publicado en Axis, su propio sello discográfico, el soundtrack es una odisea de tres discos hacia los límites de la ambientación y el techno que se construye sobre el trabajo 'cine-mix' que Mills ha realizado en conjunto con las proyecciones del filme.

Como ya había re-musicalizado Metropolis el tan influyente trabajo de Lang, tenía sentido trazar los pensamientos de productor sobre el trabajo como director del expresionista alemán. "Él era simplemente un maestro del cine, de la cinematografía y la narrativa, así que me parece muy cómodo sentarme y ver lo que ha hecho y escribir música para ello. Existe mucha compatibilidad entre sus filmes y la música techno". El cine mudo y el techno, razonó, son perfectos compañeros de cama. "No existe ningún diálogo para trabajar, así que fueron, supongo, un blanco fácil, algo accesible para que alguien como yo reescribiera. Primeramente comenzó con fines prácticos y técnicos".

Publicidad

El cine mudo nos lleva a pensar acerca del cambio perceptual en la conciencia cultural que es tan inevitable y digno de consideración más profunda. Esa forma, ahora un reliquia de un pasado desconocido, era la norma. Ahora estar interesado en el cine mudo puede ser considerado como una pretensión, una instancia deliberadamente oscura sostenida como una forma de diferenciación interpersonal. Se ha resbalado del mainstream hacia los recesos del avant-garde. ¿Es, nos preguntamos, el mismo término 'avant garde' algo que inmediatamente limita el discurso?

"Exponer a alguien a algo que sacude su razonamiento, eso cuestiona lo que ellos siempre habían creído ser verdadero o lógico, es algo aún mucho muy necesario. Creo que ser capaces de retroceder y replantear, revalorar la situación es cómo nosotros, al final, nos convertimos en seres más inteligentes, sabios y llenos de conocimiento. El avant garde funciona como una herramienta, una utilidad, que en verdad nos ayuda con el proceso de reflexión de lo que siempre habíamos considerado como verdadero. Cuanto más una persona se acerque a algo que cuestione la lógica, más benéfico será. No siempre se asumen las cosas de la manera que 'suponen' ser. La manera en que la naturaleza, supongo, tiene un sentido en el que las cosas cambian con el tiempo. No esperas lo mismo todo el tiempo. Así que el avant-garde nos ayuda a ser mejores".

El avant es muy difícil, en desventaja con el alivio que muchos de nosotros buscamos de nuestra existencia en el mundo. "Creo que es aterrador, escalofriante y amenazante porque es provocativo, una manera muy descarada de cuestionar la realidad de uno. Y creo que eso es un poco entendible", dice. "Si vives toda tu vida intentando lograr una cierta cantidad de estabilidad y propósito y confianza y eres confrontado por algo que quiere destruir eso o cuestionar de forma amenazante - y no creo que esa sea una situación sencilla o cómoda para encontrarse. Eso no es para todos. No tiene que ser para todos pero esa es la razón por qué: imponer la idea, a través de la interacción, las cosas que uno consideraba como verdaderas no tienen por qué ser la verdad absoluta. Ese el propósito".

Y, seguramente, razonamos, uno puede vivir la vida sin recurrir a lo experimental. "Creo que el futuro de la humanidad podría llevarnos a un lugar donde no tengamos ninguna alternativa más que pensar en esos términos", comienza, mientras las cosas se ponen cósmicas. "Creo que nuestra especia ha evolucionado a un punto donde la mayoría de nosotros entiende la forma en que funcionan las cosas: ya sea el caso de la naturaleza o la ciencia o la economía o la salud. La persona promedio cree que existen muy pocas cosas que los humanos no saben. Pero con el tiempo, creo que podría haber situaciones donde nos encontremos confrontando cosas acerca de las cuales conocemos muy poco. Cosas en las que nuestra ciencia, nuestras matemáticas, y todo lo que hemos desarrollado con el tiempo, en realidad no sirven de mucho.

Mills está convencido de que algo ocurrirá y forzará a la humanidad a replantear algo más allá de nuestra comprensión o imaginación actuales. La persona promedio, dice, entiende al mundo en que vivimos. Pero así no funciona la naturaleza. En algún punto, el hecho de quiénes somos, dónde estamos, qué estamos haciendo y la forma en la que la naturaleza fuera de este planeta funciona, significa que eso es inevitable, que alcanzaremos un punto que nos forzará a reevaluarlo todo".

Este proceso de reevaluación humanista los lleva hacia otro tema con el que Mills está apasionado: el escapismo. El escapismo es inextricablemente relacionado con la música dance. Entramos a los clubes y experimentamos un mundo fuera del que estamos obligados a residir. En el club no existen las cuentas por pagar. No existen los recargos en el club. No hay que lavar los platos en el club.

Publicidad

Con el propósito de aceptar la idea que le planteamos a Mills de que el escapismo es un elemento inherente y fundamentalmente crucial de la psique humana, él plantea que para aceptar esa idea, uno también tiene que aceptar la idea de que existe algo más allá de lo que somos capaces de experimentar, algo más. "Generalmente pensamos que habrá un mejor lugar si dejamos que la mente sea libre y la abrimos lo suficiente para trascender a un punto de éxtasis, supongo, o un estado de conciencia más elevado. Creo que siempre ha estado ahí, desde el comienzo de nuestra evolución". Desde que vimos la inconmensurable eternidad del mar, supimos que hay más en la vida que lo que conocemos, donde vivimos, lo que podemos ver. Ese otro lugar, continúa, es evocado a menudo de forma interna en momentos de necesidad. "Lo observamos a través de la música, las artes, el cine, la literatura, de muchas maneras. El otro lugar ha sido introducido en cada uno de nosotros. Para abordarlo, tienes que conocer un poco de la psicología de las personas y lo que se necesita para capturar la atención de los demás, para poder arrastrarlos hacia el otro lugar. Esa es parte de la psicosis de ser DJ o productor o un artista o cualquier persona que cree algo".

Ah, sí, por supuesto: Jeff Mills es un DJ. Un DJ es el creador y curador de una narrativa y de un contexto. "En la posición de un DJ, debe tener conocimiento acerca de la música nueva pero también el lugar del DJ, o su responsabilidad, es encontrar música que decía algo que era relevante para las vidas de la gente en el dancefloor. Eran piezas individuales reunidas. Ese formato de historia, esa narrativa, es en lo que el DJ trabaja - hacer algo substancial". ¿Eso se refleja sustancialmente en la música que lo acompaña? "Lo que ha ocurrido durante años es que necesitábamos tener algo con un sentimiento universal que pueda hablarle a esa gente, gente acerca de la cual existe muy poca información. La música dance necesitaba tener un estilo universal y eso trajo al minimalismo, esa estructura minimalista en la música. El contenido que tenemos actualmente está formado por la visión colectiva que los DJs tienen acerca de la gente frente a ellos y cómo el mundo alrededor de esa gente los afecta. En mi caso, yo no trabajo con lo que existe en la actualidad, sino con lo que se encuentra más allá del mañana. Así que creo que tengo un propósito que proviene de una perspectiva particular, mientras que otro DJ utilizará otra".

La última vez que THIMP estuvo en presencia de Mills, habíamos visto Man From Tomorrow la producción de avant-garde de la directora francesa Jacqueline Caux. Al final de la proyección la autora y su sujeto (de alguna manera) respondieron preguntas de la audiencia. Mills decidió cambiar las cosas. Subió y bajó las escaleras alfombradas del ICA, con micrófono en mano, viendo a todo el mundo como un animador de las Vegas, haciendo preguntas. Quería saber cómo creíamos que la música sonaría en el año 3000. Estábamos atónitos. En esta ocasión decidí concluir nuestra conversación dándole una vuelta a su volteón. Jeff Mills, ¿cómo será la música en el año 3000 d.C.? "Ese es un cambio de siglo. Cada cambio de siglo está típicamente acompañado por muchos cambios e incomodidad. Usualmente las cosas están en transición de una industria a la siguiente. Mucha gente está disgustada por eso. La gente en ese momento generalmente tendrá un sentido de querer ser distinta, quieren representar una época distinta. Eso va a afectarlo todo: la música, la comida, los viajes. Las cosas no han sido presentadas aún".

Woman in the Moon ya fue publicado en Axis Records

Josh Baines está en Twitter